Asia Bibi: "Prefiero morir como cristiana que salir de prisión musulmana"

Asia Bibi: "Prefiero morir como cristiana que salir de prisión musulmana"

Este domingo 21, a las 13:00 h., hay convocada  una concentración de oración ante la embajada de Pakistán en Madrid, donde se exigirá su liberación y se defenderá la libertad religiosa frente al fundamentalismo.

REDACCIÓN HO.- El testimonio de Asia Bibi está recorriendo el mundo, mientras miles de ciudadanos se suman cada día a la condena internacional contra su sentencia a morir en la horca en Pakistán por mantener sus convicciones cristianas:  "prefería morir como cristiana que salir de la prisión siendo musulmana", mantuvo ella ante el juez del tribunal Punjab -a 75 kilómetros al oeste de Lahore- que la condenó por blasfemia: su cargo: contaminar el agua que recogió mientras trabajaba en el campo una mañana de junio de 2009 de una fuente de la que se proveían mujeres musulmanas, que la atacaron y denunciaron por el simple hecho de profesar la fe a la que esta mujer de 45 años, con dos hijos que lloran por la ausencia materna y a los que su marido no ha tenido el valor de explicar la cruel situación en la que se encuentra su madre, no está dispuesta a renunciar, aunque le cueste el martirio.

Cristianos perseguidos en Pakistán

La persecución a la minoría cristiana es el pan nuestro de cada día en el fundamentalismo régimen islñamico pakistan. Asia Bibi le ha vuelto a poner rostro, y por su causa  católicos, protestantes así como organizaciones de derechos humanos y varias ONG sin más causa que la del respeto a los derechos humanos sin necesidad de profesar ninguna confesión se están movilizando para evitar que se ejecute la sumarísima pena.

A raíz de las graves inundaciones que asolaron el país durante el pasado verano, la respuesta a la tan ejemplar e inmediata acción solidaria de la Iglesia Católica a través de las redes de organizaciones como Cáritas o Ayuda a la Iglesia Necesitada, fue la discriminación de los miembros de las minorías cristiana e hindú al repartir las ayudas por el simple hecho de no profesar la fe del Corán.

También conmovieron al mundo otras noticias, como el brutal martirio de un matrimonio cristiano por no doblegarse a la pretensión de su patrón de convertirse al Islam, o cuando políticos del país inundaron un  poblado cristiano para desviar el agua de la inundación y que sus tierras no se vieran afectadas:  Murieron decenas de ciudadanos de esta minoría religiosa, que ni fueron avisados por este terrateniente musulmán al anegar las tierras para que pudieran al menos slavar su vida.

Testimonio de fe

En esa mañana de junio de 2009 cuando esta trabajadora agrícola fue mandada a buscar agua mientras trabajaba en un campo y fue increpada por las mujeres musulmanas en el pozo al "contaminarlo" por ser ella cristiana, exigiéndola que renegara de su fe, Bibi se opuso señalando a sus compañeras que "Jesús murió en la cruz por los pecados de la humanidad",  y preguntándolas a sus increpadoras qué había hecho Mahoma por ellas. En cuanto oyeron estas palabras, las mujeres acudieron al imán local, esposo de una de ellas, que a su vez presentó una denuncia ante la Policía por el delito de blasfemia. Y es que el artículo 295 del Código Penal de Pakistán pena con la muerte blasfemar contra el profeta del islam.

El juez, Naveed Iqbal, la condenó a muerte tras haber sido previamente detenida. El magistrado descartó totalmente que hubiese sido falsamente acusada o que existieran "circunstancias atenuantes". Ahora la sentencia a morir en la horca tiene que ser ratificada por el Tribunal Superior de Lahore.

El diario La Razón publica las palabras de Asia Bibi, que su abogado guarda en el móvil. En ellas se relata que el juez que la condenó a muerte "entró en la celda y le ofreció convertirse al islam para salir libre. Asia le respondió al juez que prefería morir como cristiana que salir de la prisión siendo musulmana".

"Yo no soy una criminal, no hice nada malo. He sido juzgada por ser cristiana. Creo en Dios y en su enorme amor.Si el juez me ha condenado a muerte por amar a Dios, estaré orgullosa de sacrificar mi vida por él", dijo la mujer a su abogado.

Movilización internacional

Los obispos pakistaníes han hecho un llamamiento al Papa para que intermedie en el conflicto. "Instamos a la comunidad internacional a levantar su voz, a hacer presión y trabajar en todos los niveles para salvar a esta mujer, que es inocente", dicen los prelados.

En España ya han comenzado a organizarse y para el domingo, 21 dee noviembre, se ha convocado una concentración frente a la embajada de Pakistán en Madrid (Avda, Pío XII, número 11. metro Pío XII, Línea 9). Allí harán un acto de oración a partir de las 13.00 horas y pedirán la libertad para la cristiana condenada a muerte y protestarán por esta decisión.

Otras iniciativas se centran en el envio de mails a las autoridades para hacer presión y poder salvarla.  HO prepara una alerta en este sentido.

Recursos informativos: