John Smeaton reclama obispos fieles al Magisterio en la defensa de la vida

John Smeaton reclama obispos fieles al Magisterio en la defensa de la vida

El líder provida anima a los defensores del derecho a vivir a que pidan al Vaticano pastores comprometidos con la defensa de la vida.

REDACCIÓN HO.- El británico John Smeaton, director de la primera organización provida del mundo, fundada en 1966, la Sociedad para la Protección de los Niños no Nacidos (SPUC), y referente internacional en la defensa de la vida humana, ha pedido a los defensores del derecho a vivir que se reclamen al Vaticano obispos dispuestos a defender la doctrina de la Iglesia en relación con la vida.

En el curso de su intervención en la Conferencia Internacional Pro-Vida celebrada en Ottawa, Smeaton habló del “fracaso de los obispos católicos” en este ámbito:

“Este fracaso es directamente responsable de la gran confusión de la inmensa mayoría de los católicos, tanto clérigos como laicos, a la hora de ofrecer una resistencia verdaderamente eficaz a la mayor masacre legalizada de seres humanos en la historia del mundo. Incontables millones de niños no nacidos son asesinados cada año y la política de muchos obispos católicos está contribuyendo enormemente a esta situación deplorable”.

Smeaton citó al Cardenal Raymond Burke, responsable del más alto tribunal del Vaticano, que ha alertado sobre la importancia de que los mismos obispos sean obedientes al Magisterio (“Si el pastor no es obediente, el rebaño fácilmente se hunde en la confusión y el error”) y señaló que su propio obispo, Monseñor Vincent Nichols, de Westminster, “no estaba siendo obediente al Magisterio, cuando dijo en el canal de televisión de la BBC que no sabía si la Iglesia Católica sancionaría las uniones homosexuales”:

“Yo afirmo que el arzobispo Nichols y los obispos católicos de Inglaterra y Gales no están siendo obedientes al Magisterio, al cooperar con la política del Gobierno británico de proporcionar el acceso al aborto a los niños en las escuelas católicas.

Yo afirmo que el arzobispo Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, no está siendo obediente al Magisterio en un artículo, publicado en L’Osservatore Romano el año pasado, en el que afirmaba que hay situaciones difíciles en las que los médicos disfrutan de cierto margen para el ejercicio autónomo de su conciencia, para decidir si llevan a cabo un aborto directo.

En toda Europa los rebaños están verdaderamente dispersos y desorientados nada menos que en el aborto, la fecundación in vitro, la investigación con embriones humanos, la eutanasia y las cuestiones relativas a la homosexualidad”.

Smeaton propuso que los defensores del derecho a vivir escriban al Vaticano para informar sobre el fracaso de los dirigentes de la Iglesia en la defensa del Magisterio y para garantizar que sean nombrados obispos que sean fieles a él:

“Debemos insistir en que sean nombrados obispos fieles a la enseñanza de la Iglesia en la transmisión de la vida humana. El coste en vidas de bebés por el nombramiento de obispos que no son fieles ha sido demasiado alto. Esto tiene que acabar. Tenemos el derecho y el deber de dirigirnos a Roma”.