De la despedida de De la Vega a lo que esconden los nuevos nombramientos de ZP

De la despedida de De la Vega a lo que esconden los nuevos nombramientos de ZP

De la Vega se marcha "con la maleta hecha": "Hay que estar preparada cuando se forma parte de un gobierno democrático", dice. Debe ser de la poca 'preparación' que ZP le exige a sus ministras...

REDACCIÓN HO / Por Cristina Castro.- La vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno hasta ayer -al menos en la web oficial de Moncloa, que no ha esperado a publicar los ceses ni a la toma oficial de los nuevos titulares y su publicación oficial-, María Teresa Fernández de la Vega, se ha despedido en una comparecencia en La Moncloa para agradecer su trato y colaboración por doquier: desde a la Casa Real hasta a los ciudadanos y periodistas, pasando especialmente por el presidente del Gobierno. Una despedida  en la que ha asegurado no estar sorprendida por su relevo: "Cuando uno pertenece a un gobierno democrático se está con la maleta hecha", dice. A tenor de lo visto, debe ser la única 'preparación' que Zapatero exige a sus ministras, cuyos valores, salvo raro caso, está más en el dedo, la docilidad al mandatario y la sonrisa fácil que en los propios méritos. 

Según la crónica de la despedida que hace Europa Press, De la Vega ha comentado la charla que mantuvo el domingo por la noche con José Luis Rodríguez Zapatero, que el propio presidente adelantó ayer, sobre la remodelación del Gobierno. "Sorpresa, no, porque repito, los miembros del Gobierno estamos siempre a disposición de poder dejar el Gobierno, son las reglas del juego democrático, todos las aceptamos con gusto", ha insistido. Algo que no parecen compartir todos y todas los miembros y miembras del remodelado gabinete, al menos a tenor de sus reacciones ayer en el Congreso tras conocer por la prensa sus ceses: desde la cara de palo de Bibiana Aído, que con un novio por el que procurar y mostrando su apego al sillón a falta de méritos para otro quehacer acepta  la humilalción de ser ahora la segunda en un Ministerio absorbido por Pajín, hasta  las lágrimas de Miguel Ángel Moratinos, el ministro de las alianzas con dictaduras y extremismos islámicos al que le gusta más el vino francés, al verse sustituido por una Trinidad Jiménez que no quiere ser 'señorita' de boquilla, pero que luego acepta el dedazo como premio a su simpatía y sonrisa profidén pese a carecer de experiencia alguna en la rama -lo que hará sin duda que siga siendo Bernardino León el ministro en la sombra- y que va de ascenso en ascenso a medida que suma derrotas, la más reciente la labrada frente a Tomás Gómez en el seno mismo del partido. 

Volviendo a De la Vega, la inquisidora contra el patrimonio de todos los españoles a la que no le gustan los hermosos Valles y por ello los  destroza y nos los cierra a todos se ha detenido especialmente en explicar el "privilegio" que ha sido para ella trabajar junto a Rodríguez Zapatero "en estos intensos años" y frente a un proyecto "social, comprometido, de ciudadanía y progreso". "Un proyecto que hasta en los momentos más duros ha merecido y merece la pena", ha recalcado.

Fernández de la Vega no ha evitado tampoco dar salida a su ramalazo feminista, al destacar que ha sido la primera mujer en presidir un consejo de ministros -hay mujeres que preferimos no hacer mención a las cuotas, casi mejor que nos valoren por la valía que no entiende de sexos-, pero ha atribuido ese "mérito" de nuevo al presidente del Gobierno, "que así lo quiso" y ha ejercido una política de igualdad, y a las mujeres que durante décadas "han ido abriendo camino".

No está de más tanto el agradecimiento, eso sí, cuando a la ministra a la que no se le conoce oposición para acceder a la judicatura - accedió a través del muy cuestionado cuarto turno, mecanismo ideado por los socialistas en los años 80, en principio, para aumentar el número de jueces y para combatir a la sazón la tendencia supuestamente conservadora de la judicatura- se le ha preparado una buena salida: ser "miembra" del Consejo de Estado, algo en principio reservado para ex presidentes del Gobierno pero que ciertamente se le puede conceder a petición de un presidente. Lo que no tenemos tan claro es cómo Zapatero le aseguraba ayer tal destino, cuando no hay ninguna vacante en el Consejo. .Otro de los pactos en la sombra que se nos ocultan a los ciudadanos, como seguramente lo es el del nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, todo un sindicalista de la UGT que en plena huelga general, ayer como quien dice, se manifestaba en contra de la reforma laboral del Gobierno en el que ahora toma asiento. 

Pactos en la sombra como puede haber mediado también en torno a un Ramón Jáuregui que, siempre declarado partidario del diálogo con ETA y con buenas relaciones con el PNV puede ser la esperanza de un Zapatero que tiene en el fin del terrorismo su última baza electoral, por lo que no dudemos en que puede agarrarse a ello a cualquier precio. Las inquietantes declaraciones del propio presidente del Gobierno sobre Batasuna en su rueda de prensa para informar sobre los cambios en el gabinete nos invitan a quitarnos el cartel de ingenuos.

Y hoy, De la Vega se despide. Estos últimos, ha dicho, han sido el objetivo de su labor y de su vida, atender sus necesidades, sus sueños y su bienestar. "Tanto su afecto como sus críticas me han ayudado a hacer mejor mi trabajo", ha recalcado. Adiós, Maria Teresa, adiós.

Para poder comentar esta noticia debes estar registrado en la comunidad HO o haber iniciado sesión.
"Las críticas que le han ayudado a hacer bien su trabajo", son las que responde con fianzas multimillonarias al grupo Intereconomía, o las que responde intentando cerrar HO, la COPE y todo medio que no diga amén?

HazteOir.org

es una comunidad de ciudadanos activos que busca promover la participación de los ciudadanos en la política

EL MOVIMIENTO HO LO FORMAN

466.791

ciudadanos activos

2.381.778