Morín tenía una red de colaboradores a nivel mundial

Morín tenía una red de colaboradores a nivel mundial

El propietario de Ginemedex, Carlos Morín, encarcelado por presuntas practicas de abortos ilegales, tenía una red de colabores a nivel mundial, según publica el semanario ALBA. Los centros abortistas de Gran Bretaña, Rumanía, Bélgica, Francia, Dinamarca, Holanda y países hispanoamericanos remitían clientes de tercer trimestre a Morín a cambio de una comisión. Así lo relata Cristina Rieder de Miguel quien trabajó en la Fundación Morín desde abril a diciembre de 2003.

ALBA.- "Estaba especializado en aborto de tercer trimestre y tenía una cuota de dos 'tres trimestres' al día; si no la conseguía, se ponía nervioso", señala Rieder, quien confirma las irregularidades denunciadas por el testigo protegido del caso Morín: las enfermeras eran empleadas de limpieza, la situación irregular de sus profesionales y el presunto fraude del preceptivo informe psiquiátrico considerado como un "un mero trámite". ¿Cuantía? "Hacía packs de viajes más abortos por 6.000 euros, siempre en efectivo".
 
Rieder asegura también que informó de las presuntas prácticas ilegales de Morín a la Fundación Salud y Familia de la Generalitat así como a la consejería de Salud. ¿Resultado? "Nada; increíblemente me dijeron que probara lo que estaba diciendo".