La Generalitat, azote laicista: prepara una Ley en la que el permiso para orar lo daría el Ayuntamiento

La Generalitat, azote laicista: prepara una Ley en la que el permiso para orar lo daría el Ayuntamiento

Según denuncia el Observatorio para la Libertad religiosa, la Dirección General de Asuntos Religiosos de la Generalidad de Cataluña está preparando el "anteproyecto de ley sobre centros de culto o de reunión con fines religiosos", que regularía, entre otras cosas, la actividad de los centros de culto o de los locales que reúnen a y dan servicio religioso a las personas de cualquier religión presente en Cataluña. Como indica el Observatorio, según este proyecto serían los ayuntamientos quienes concederían la autorización para rezar.

tripartito.jpgREDACCIÓN HO.- Aunque el objetivo de dicho anteproyecto de ley sea, según parece, regular la proliferación de oratorios islámicos y protestantes que acompañan la fuerte emigración en Cataluña y que se instalan a veces en condiciones poco adecuadas de salubridad, está claro que las consecuencias de esta Ley serían desastrosas para la libertad religiosa en Cataluña y, en todo caso, dicha regulación dependería de Sanidad, más que de Libertad Religiosa (la cual depende de Vicepresidencia), según destaca el Observatorio para la Libertad Religiosa.

Y es que "el hecho de tener que depender de la autorización del alcalde correspondiente para poder abrir o mantener abierta una parroquia, mezquita o sinagoga supone una dependencia del poder político que a todas luces resulta inaceptable", denuncia este organismo, que destaca también como "quedaría además en entredicho, siguiendo los criterios derivados de la aplicación de dicha Ley (la cual atribuye a criterios de población la necesidad o no de dicho centro), la presencia del Monasterio de Montserrat, por ejemplo".

Enorme paso contra la libertad religiosa

La Ley de Libertad Religiosa de 1980 en su artículo 2.2 establece "el derecho de las Iglesias, Confesiones y Comunidades religiosas a establecer lugares de culto o de reunión con fines religiosos", amparada en el artículo 16 de la Carta Magna de 1978. Se trata pues, de una iniciativa ilegal, anticonstitucional y que de llevarse a cabo supondrían un enorme paso contra la libertad religiosa en Cataluña.

El presidente del Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia, Marcial Cuquerella, se ha dirigido a  Montserrat Coll i Calaf, responsable  de dicha Dirección General, para tratar este tema. Sin embargo, de momento continúa sin obtener respuesta alguna.