El Senado de Uruguay da un sí inicial a la despenalización del aborto

El Senado de Uruguay da un sí inicial a la despenalización del aborto

El Senado uruguayo aprobó el martes en términos generales el proyecto de ley que incluye despenalizar el aborto en todo el país, tras varios intentos fallidos de legalizar el procedimiento en los últimos años, informó un portavoz de la cámara, como ha venido informando HO. La iniciativa, que había sido rechazada hace tres semanas, fue aprobada ayer por 18 votos a favor y 13 en contra, para luego comenzar a ser votada artículo por artículo.

REDACCIÓN HO, REUTERS.- Dieciséis senadores oficialistas votaron a favor, acompañados por un legislador del Partido Nacional y otro del Partido Colorado, ambos opositores y de centroderecha. Sólo un senador de la bancada del Gobierno votó en contra del proyecto, además de los restantes 10 legisladores del Partido Nacional y los dos del Partido Colorado.

Una vez que finalice la votación detallada, el proyecto pasará a la Cámara de Diputados, donde seguirá un proceso similar. El proyecto permite a una mujer abortar antes de las 12 semanas de gestación por "circunstancias derivadas de las condiciones en que ha sobrevenido la concepción, situaciones de penuria económica, sociales, familiares o etáreas, que a su criterio le impidan continuar con el embarazo en curso".

En la actualidad, en Uruguay rige una ley de 1938 que permite el aborto en caso de violación o si peligra la vida de la madre o del feto, pero castiga con prisión a quienes se realicen el procedimiento fuera de esas causas.

El presidente Tabaré anunció su veto

Pese a haber sido presentada por legisladores del oficialismo, la iniciativa no cuenta con la aprobación del presidente Tabaré Vázquez, quien ya advirtió que vetará cualquier ley que despenalice el aborto.

"El aborto siempre es una derrota, un fracaso, es algo que nadie es partidario de vivir. Pero sabemos que una mujer que va a esa situación obligada por una situación económica o emocional no va en un clima de diversión," dijo el senador Julio Sanguinetti, del opositor Partido Colorado. Sanguinetti, dos veces presidente (1985-1990 y 1995-2000), estuvo ausente en la votación pasada y su suplente se retiró de sala para no manifestar una posición.

En mayo del 2004, meses antes de las elecciones presidenciales, el Senado rechazó la despenalización del aborto tras su aprobación entre los Diputados. El proyecto había llegado por primera vez al Congreso, luego de naufragar en comisiones legislativas durante años.

Para los opositores a la iniciativa, despenalizar el aborto sólo incrementaría la cifra de procedimientos. "Legalizar el aborto hará que aumente el número, que mueran más mujeres. Hay que buscar alternativas, informar a la mujer," dijo a periodistas María José del Campo, de la organización Mesa Coordinadora por la Vida.

Noticias relacionadas: