Simposio Objeción de Conciencia (III), Navarro Valls: “La objeción de conciencia refuerza la democracia”

Simposio Objeción de Conciencia (III), Navarro Valls: “La objeción de conciencia refuerza la democracia”

"El  recurso a la objeción de conciencia confirma la vitalidad de la democracia, al reforzar de alguna forma el consenso en cuya virtud la objeción existe. Al mismo tiempo garantiza uno de los elementos políticos que fundamentan el sistema democrático: el respeto de las minorías", ha defendido el catedrático de Derecho en la Complutense, Rafael Navarro-Valls, durante una ponencia presentada en el II Simposio Nacional sobre Objeción de Conciencia que organiza  la Asociación  Nacional para la Defensa de la Objeción de Conciencia (ANDOC) y que tiene lugar hoy en el Ateneo de Madrid.

REDACCIÓN HO, FUNDACIÓN VIDA.- Navarro-Valls destacó "uno de los fenómenos más llamativos que conoce el Derecho contemporáneo, el de la objeción de conciencia que trata de los conflictos entre ley y conciencia. Es tal  la multiplicación de sus  modalidades que hoy se habla de objeciones de conciencia, en plural".

Un deber de conciencia

El catedrático trató del enfrentamiento entre "el deber de obediencia que impone la norma legal (con base en la conciencia común) y el deber de resistirla que sugiere la norma moral (radicada en la conciencia singular)". "Cuando un ciudadano dice 'no' a la ley en un caso de objeción de conciencia, lo hace por un motivo noble, un deber para su conciencia", afirmaba.

"Hoy se detecta un auge de las objeciones de conciencia en todo el mundo. Así, por ejemplo, de la inicial negativa a un servicio militar armado se ha pasado al rechazo de la prestación social sustitutoria. Y, desde ésta, se ha reclamado la objeción de conciencia a la cuota impositiva dedicada a gastos de defensa", añadía Navarro Valls.

Frente al aborto

"De la objeción de conciencia del personal facultativo a la realización de abortos, se ha desgajado la negativa del personal no sanitario a colaborar en la práctica del aborto; la de algunos farmacéuticos a dispensar medicamentos abortivos, la reticencia de la clase judicial italiana a completar con su voluntad la de la menor que desea abortar contra el consentimiento de sus padres; o la resistencia de algunos contribuyentes en áreas jurídicas diversas a pagar impuestos dirigidos a políticas sanitarias que financian el aborto", recordaba Rafael Navarro-Valls.

"Además ?precisó? todavía resuenan en el derecho continental europeo los ecos de la motivación aducida por el rey Balduino para no firmar la ley belga del aborto: ¿Acaso la libertad de conciencia vale para todos excepto para el Rey?".

Noticias relacionadas: