El juez Ferrín denuncia sentirse indefenso, mientras el CGPJ le sanciona por retrasar un expediente de adopción entre lesbianas

El juez Ferrín denuncia sentirse indefenso, mientras el CGPJ le sanciona por retrasar un expediente de adopción entre lesbianas

La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha decidido sancionar al juez  de Primera Instancia número 9 de Murcia, Fernando Ferrín Calamita tras presentarse contra él  una denuncia por una falta grave de retraso injustificado en la tramitación de un expediente de adopción de una niña por la cónyuge de su madre. El CGPJ ya acordó el pasado 25 de julio la incoación de un primer un expediente disciplinario contra este juez por falta grave del artículo 418.6 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), por las "expresiones innecesarias" vertidas en el auto en el que otorgaba la custodia de dos niñas al padre porque la madre mantenía una relación lésbica. El magistrado ha manifestado su indefensión y ha afirmado que siempre acata la ley aunque disienta de ella. Los ciudadanos han podido expresarle su adhesión a través de una alerta de HO. La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha decidido sancionar al juez  de Primera Instancia número 9 de Murcia, Fernando Ferrín Calamita tras presentarse contra él  una denuncia por una falta grave de retraso injustificado en la tramitación de un expediente de adopción de una niña por la cónyuge de su madre. El CGPJ ya acordó el pasado 25 de julio la incoación de un primer un expediente disciplinario contra este juez por falta grave del artículo 418.6 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), por las "expresiones innecesarias" vertidas en el auto en el que otorgaba la custodia de dos niñas al padre porque la madre mantenía una relación lésbica. El magistrado ha manifestado su indefensión y ha afirmado que siempre acata la ley aunque disienta de ella. Los ciudadanos han podido expresarle su adhesión a través de una alerta de HO.

fernandoderrinjuez.jpgREDACCIÓN HO, EUROPA PRESS.- La denuncia fue interpuesta por una mujer que consideró que el procedimiento de adopción de la hija de su pareja, "que para cualquier pareja heterosexual hubiera resultado rutinario, ágil y sencillo, se convirtió para ella y su cónyuge en un vía crucis de trabas y de dilaciones absolutamente injustificadas donde el juez adopta decisiones absolutamente escandalosas, discriminatorias e inauditas", informa Europa Press.

 

El Servicio de Inspección del CGPJ proponía la incoación de un nuevo expediente disciplinario a Fernando Ferrín Calamita por la comisión de una falta grave de retraso injustificado, prevista en el artículo 418.11 de la LOPJ.

Pidió informes "innecesarios".

Tras estudiar la denuncia, el Servicio de Inspección concluye que la tramitación del expediente de adopción, iniciado en mayo de 2006, se demoró, por primera vez, tras recibirse el informe favorable del Ministerio Fiscal el 21 de junio de 2006. En dicha ocasión, en vez de acordar la adopción, Ferrín Calamita solicitó un nuevo informe al Jefe de Servicio de Protección del Menor, que lo remitió al Juzgado el 4 de junio siguiente.

Pero resulta que aquí tampoco se dictó la resolución definitiva, según la Inspección del CGPJ, sino que ésta se volvió a dilatar pidiendo ampliación de su informe inicial a la psicóloga adscrita al Juzgado, a la que se concedió un plazo de diez días. Transcurrido este tiempo sin que se presentara dicha ampliación, Ferrín prescindió del trámite "con la llamativa frase de que 'en el fondo es innecesario'".

Después se declararon los autos conclusos para dictar resolución "cosa que tampoco se hace porque se va a plantear una cuestión de inconstitucionalidad y se deja en suspenso el dictado de la misma", según destaca la Inspección. "Creemos que resulta cuanto menos, incongruente y sobre todo (...), dilatorio, el acordar la práctica de una diligencia que luego se califica como innecesaria", añade la propuesta, que propone la incoación de un expediente disciplinario por la comisión de una falta grave de retraso injustificado.

Explicaciones de Ferrín

La propuesta del Servicio de Inspección incluye el escrito remitido al Tribunal Superior de Justicia de Murcia por el juez Ferrín, que niega haber retrasado el expediente y justifica la necesidad de nuevos informes psicológicos en la parquedad del primero que recibió.

"Se viene a decir que las dos mujeres son muy felices, que están muy compenetradas, que se compaginan para cuidar a la niña y que van por el Club Cordillera. Me congratulo de que sean felices, pero eso no era lo que yo pedía... (sino) la influencia que en C. pueda tener la adopción pretendida, y a eso no me han contestado", señala el juez en su escrito.

Añade que los peritos de la Dirección General de Familia y el propio gabinete psicológico adscrito a su Juzgado le ha dicho en muchas ocasiones que las figuras materna y paterna son esenciales para el desarrollo del niño, "y  ahora, de repente, parece ser que porque lo dice una ley (pendiente de recurso ante el TC) los menores ya no necesitan la figura paterna y materna, y que da igual que en vez de dos padres(...) tengan dos madres o dos madres. No da igual".

Límites del legislador.

En el caso de C., la menor cuya adopción es solicitada por la esposa de su madre, Ferrín señala que "no es igual ser educado y crecer con tus padres padres que con dos "mamás" o dos "papás". Añade que una ley "no puede ir contra la naturaleza de las cosas" y que "no se puede decir que la Tierra es plana, cuando sabemos que no lo es. El legislador tiene sus límites". En esta idea justifica el juez su recurso de inconstitucionalidad, porque "más que dudas", dice tener "la certeza" que el artículo 44 del Código Civil, que regula las adopciones, es "claramente inconstitucional".

Dice también que se siente "indefenso" al aparecer su nombre en la prensa y que, como los jueces no tienen derecho a la objeción de conciencia, la "única salida" que le queda es plantear la cuestión de inconstitucionalidad. Agrega que durante los 21 años que lleva en la carrera judicial siempre ha acatado la ley aunque disienta de ella."La prueba: estoy dictando por desgracia cientos de sentencias de divorcio cada año, pese a que soy contrario al divorcio".

Precisamente las medidas cautelares que Ferrín Calamita adoptó el pasado mes de marzo en relación con un divorcio son las que le merecieron una tercera denuncia por parte de un particular, un hombre que se siente perjudicado porque, entre otras actuaciones, se le embargó el sueldo en previsión de que no pagara a su esposa la pensión alimenticia por sus hijos.

Este hombre también pedía que se comprobara la capacidad de Ferrín Calamita para el ejercicio de su trabajo al apreciar, en su condición de médico, que el juez presentaba un temblor "muy característico" en los casos de psicosis.A este respecto, el Servicio de Inspección del Consejo propone el archivo de la información previa realizada a raíz de la denuncia. Entiende que lo que realmente se discute en esta queja es el acierto o desacierto del auto de medidas cautelares, por lo que, al tratarse de una cuestión jurisdiccional, queda fuera de las competencias disciplinarias del CGPJ.