Premios HO 2013, Beatriz Escudero: "Quien no defiende la vida puede hacerlo porque alguien dijo sí a la suya"

Premios HO 2013, Beatriz Escudero: "Quien no defiende la vida puede hacerlo porque alguien dijo sí a la suya"

"Fue un honor poder decir, en la sede de la soberanía popular, que no hay nada más importante que el derecho a la vida"
"Desde el mismo momento de la concepción somos seres humanos distintos, únicos, y esa es nuestra grandeza"
"NADIE puede decidir por la vida de otro, ni por el que está, ni por el que es pero todavía no está"
"¿Pueden encomendarle a alguien un trabajo más digno y apasionante que el de defender firmemente en lo que más cree?
"Es irónico: quien hoy no defiende el derecho a la vida, puede hacerlo porque alguien un día decidió defender la suya"

La diputada por Segovia ha merecido el reconocimiento de los más de 530 mil ciudadanos activos de HO por su firme y ejemplar compromiso con el derecho a vivir: "No hay trabajo más digno y apasionante que el de defender firmemente en lo que más cree".

REDACCIÓN HO.- Otra de las grandes personas que esta noche ha recibido el Premio HO 2013 es la diputada nacional por Segovia Beatriz Escudero, portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Comisión de Política territorial del Congreso, que ha recibido de manos de Olga Cuquerella, miembro de la Junta Directiva de HO. La firme y valiente defensa del derecho a la vida en su labor política, llevada por su firme compromiso personal con este valor primero e innegociable, le han hecho merecedora de este reconocimiento por parte de  de los más de 530 mil ciudadanos activos que conforman la gran comunidad ciudadana de HazteOir.org, apagando los ataques de la intolerancia y la sinrazón que por esta gran labor ha padecido. Con estas palabras ha expresado su agradecimiento:

Buenas noches a todos. Yo iba hace unas semanas conduciendo camino a casa, a mi Segovia, cuando de repente me llamaron y me comunicaron que HazteOir.org había decidido entregarme el Premio este año por defender la vida. Me puse nerviosa y busqué la primera gasolinera en la que parar. Iba por la autopista. ¡A mí me iba a dar un Premio HO!

Yo recordaba otras ediciones, lo veía en los medios de comunicación, y pensaba siempre: ¡qué gente tan importante! Y así, de repente, sin aviso, HazteOir.org me hacía a mí importante. Y pensé: “Importante, ¿por qué?”. Dicen en la carta que me han  enviado que me entregaban el Premio “por defender con perseverancia valores necesarios y esenciales de la sociedad del siglo XXI y por explicarlo con valentía”. ¡Casi nada, y nada! Y les voy a explicar por qué:

Casi nada, porque cuando en mayo de este año subí en el Congreso de los  Diputados [ver vídeo aquí] a exponer en nombre de mi grupo parlamentario, ante una moción presentada por el Partido Socialista en contra de la regulación anunciada por el Gobierno para cambiar la legislación del aborto, para mí fue un honor. Fue un honor subir a la tribuna y poder decir, en la sede de la soberanía popular, que no hay nada más importante que el derecho a la vida. Que sin ese derecho, que es un valor superior, que es inherente a la dignidad humana y que es propiedad de cada uno de nosotros, no seríamos nada. Que desde el mismo momento de la concepción, desde ese primer momento, somos seres humanos distintos, somos únicos, y esa es nuestra grandeza. Esa es la grandeza de la vida, y que nadie, NADIE, puede decidir por la vida de otro, ni por el que está, ni por el que es pero todavía no está.


Porque no tiene un valor superior, porque es exactamente igual su derecho a la vida que el derecho a la vida de otro. ¿O acaso te crees tú que decides quitarme la vida a mí, que estoy dentro, que eres superior a mí? ¿Acaso crees que no somos iguales¿ ¿Por qué? ¿Porque tu hables y yo no? ¿Porque tú piensas y yo no? ¿Porque tú decides y yo no? Pues somos iguales, nuestros derechos a la vida son iguales, y no puedes quitarme por una sencilla razón; porque no tienes derecho. Si me dejas, podré hablar, podré pensar, podré decidir.

¿Pueden encomendarle a alguien, ustedes creen, un trabajo más digno y apasionante que el de defender firmemente en lo que más cree? ¡Casi nada!

Pero esto parece tan obvio, que le estaba hablando en la sociedad del siglo XSXI de la defensa de la vida, y que argumentar en su defensa merezca un premio, produce rareza e incluso un poco de vergüenza.

El debate jurídico sobre cuándo se es persona está superado desde hace muchos años. Hemos cambiado incluso de siglo, y sin embargo estamos donde estamos, se supone que las sociedades avanzan, evolucionan, mejoran… Y sin embargo hoy, en la sociedad del siglo XXI, es más importante el derecho a decidir, que el derecho a la vida; es más importante la libertad sexual y de reproducción, que la defensa de la vida.

Yo pienso en lo importante que es para la historia del hombre cuando la Declaración Universal de los Derechos Humanos se recogió por primera vez en un artículo: “Todos tienen derecho a la vida”, derecho a la existencia, derecho a ser. Eso ha sido recogido desde entonces, desde 1948, en multitud de constituciones de multitud de países, en multitud de tratados internacionales, en multitud de convenios ratificados por múltiples países. ¿Y..? ¡Y nada! ¡Y nada! Porque estamos donde estamos, donde defender la vida es motivo para que te premien.

 Quiero acabar volviendo a darles las gracias por haberme vuelto hecho a sentir, hoy, otra vez un poco “importante”, y decirles que parece irónico, es irónico pensar, que quien hoy no defiende el derecho a la vida, hoy puede hacerlo porque alguien un día decidió defender la suya.

Muchas gracias.