El diputado socialista Victorino Mayoral, uno de los mayores impulsores de los “valores” que trata de imponer la EpC, hace caja

El diputado socialista Victorino Mayoral, uno de los mayores impulsores de los “valores” que trata de imponer la EpC, hace caja

Un diputado socialista se está haciendo de oro a cuenta de su gran "invento", una ONG. La Liga Española de la Educación y la Cultura Popular, presidida por el parlamentario del PSOE Victorino Mayoral, ha firmado contratos por casi un millón de euros con administraciones locales gobernadas por su propio partido. Según desvela ABC, entre abril de 2006 y julio de 2007 ha sellado cinco acuerdos con los ayuntamientos madrileños de Alcorcón, Fuenlabrada y Parla por valor de 923.000 euros. Curiosamente, Mayoral es para más datos presidente de la Fundación Educativa y Asistencial CIVES, promotor del Manifiesto Laicista del PSOE y de la expulsión de la religión de las escuelas. Curiosamente también , es uno de los políticos socialistas que más están destacando como impulsor ?escándalo de financiación del profesorado incluido- y defensor a ultranza de Educación para la Ciudadanía y como detractor de quien osa oponerse a la asignatura ?recordemos la calificación de "integristas" que otorga a quienes se pronuncian por ejemplo desde la Iglesia Católica- . Cuando se pretende educar en ?valores?, que no se asombren que desconfiemos cuando sus adalides incurren en semejantes prácticas.

REDACCIÓN HO, PERIODISTA DIGITAL, ABC.ES.- Victorino Mayoral es diputado socialista en el Congreso de los Diputados, miembro de la Comisión de Educación del Congreso y uno de los máximos ideólogos de la polémica asignatura Educación para la Ciudadanía. Mayoral es presidente de la Liga Española para la Educación y la Cultura Popular, asociación "sin ánimo de lucro", remarca Mayoral, e inscrita en el registro nacional de asociaciones con fecha de 23 de enero de 1987. Esta asociación es dueña de la Fundación Cives, conocida en los últimos tiempos por sus cursos (por toda España) para formar profesores que puedan dar la asignatura Educación para la Ciudadanía.
Así describe ABC su trayectoria profesional. Su vida cambió cuando la Liga Española de la Educación y la Cultura Popular firmó con el Ayuntamiento de Alcorcón: 322.522 euros para dar un "servicio de cohabitación a la convivencia para la Concejalía de Bienestar Social". Y eso a pesar de que su oferta estaba 11.000 euros por encima del presupuesto base de licitación. Después vinieron los de Parla -cuyo alcalde, Tomás Gómez, es el nuevo secretario general del PSM- y Alcorcón.

Contrata por un millón con municipios socialistas

Según publica ABC, La Liga Española de la Educación y la Cultura Popular, presidida por Mayoral ha obtenido contratos por un valor próximo al millón de euros con administraciones locales gobernadas por su propio partido. A la ictada ONG se le han adjudicado entre abril de 2006 y julio de 2007 cinco contratos con los ayuntamientos madrileños de Alcorcón, Fuenlabrada y Parla por un montante total de 923.000 euros, según los documentos públicos a los que ABC ha tenido acceso.

La Liga Española de la Educación y la Cultura Popular, según los datos a los que ABC ha tenido acceso, empezó a firmar contratos con las administraciones públicas en junio de 2006. Primero fue con el Ayuntamiento de Alcorcón, que le adjudicó un contrato por un importe de 322.522 euros para dar un "servicio de cohabitación a la convivencia para la Concejalía de Bienestar Social". Obtuvo la contrata pese a que su oferta estaba 11.000 euros por encima del presupuesto base de licitación: a las ofertas por debajo del precio de licitación se le daban tres puntos y se obtenían cuatro "por calidad y excelencia en la presentación de este tipo de servicios acreditada por las correspondientes certificaciones expedidas por organismos públicos o entidades privadas de prestigio".

Casi cuatro meses después, a Liga Española de la Educación obtuvo del Ayuntamiento de Parla, cuyo alcalde es Tomás Gómez (nuevo secretario general del Partido Socialista Madrileño), un contrato para gestionar los "servicios educativos de dos casas de niños ubicadas en los colegios públicos Clara Campoamor y Séneca". Le fue adjudicado a la asociación por 168.560 euros.

El tercer contrato de 2006 puede calificarse de sorprendente. Es posible que el Ayuntamiento de Alcorcón anunciase en secreto su resolución, y que sólo la diera a conocer a los beneficiados: la Liga Española de la Educación. Consistía en un "programa de actuaciones educativas durante el verano de 2006", pero no se hizo público a través del Boletín Oficial del Estado hasta bien concluida la temporada estival, hasta octubre. En concreto, ese programa de actuaciones educativas en verano se incluía dentro del "plan de mejora y extensión de los servicios educativos" y se adjudicaban ocho lotes, que se los llevó la asociación presidida por el diputado del PSOE, esta vez con una oferta por debajo del presupuesto. En total, 118.793 euros.

Del cuarto podemos decir que entró en juego una tercera administración local, también en Madrid, también socialista: el Ayuntamiento de Fuenlabrada. La Liga de Mayoral se convirtió en contratista de este municipio por 64.000 euros en mayo de este año, para realizar un "servicio de atención a menores en riesgo social", junto a un "proyecto de educación de calle y proyecto de apoyo escolar en la Junta Municipal del Distrito de Loranca".

El quinto concurso (Ayuntamiento de Alcorcón) le fue adjudicado el 9 de julio. Un contrato de servicio de talleres, incluido también "en el plan de mejora y extensión de los servicios educativos para el curso 2007-2008". Las bases del concurso y la oferta realizada estaban aparentemente en contra de la Liga Española de la Educación, una vez que simplemente igualó el presupuesto base de licitación, cuando "por rebajas efectuadas sobre el precio de licitación" se concedían "hasta cinco puntos a la oferta económica más baja, cero puntos a la oferta que coincida con el precio de licitación y el resto de las ofertas se valorarán de forma proporcional".

La Liga estaba hasta cinco puntos por debajo -si es que se presentó otra oferta- y podía obtener como mucho hasta seis puntos. Y ganó. Así eran las restantes condiciones: "Por mejoras que se oferten a lo previsto en el pliego de condiciones, entre otras, aumento de monitores, coordinadores de actividades en los centros, incremento de actividades, aportaciones de medios y materiales hasta un máximo de tres puntos. Por calidad y excelencia acreditada en el desarrollo de este tipo de talleres del personal que vaya a impartirlos, hasta un máximo de dos puntos. Por la calidad técnico pedagógica de los proyectos del taller, hasta un punto". Fue otro contrato más, ahora por 249.840 euros.

ABC anunció al diputado socialista Victorino Mayoral que se disponía a publicar los contratos con cinco ayuntamientos socialistas, En declaraciones a este periódico, Mayoral aseguró que la ONG tiene, por otra parte, convenios con otros ayuntamientos, como los de Madrid, Granada, Jaén, Málaga, Valladolid y Zamora. Recordó también que su asociación se dedica a cuidar de «personas de la mayor dificultad social, a casas de niños...», que su organización "ha sido declarada de utilidad pública y los directivos no cobran un duro".

Mayoral:  ?no firmo ningún contrato?

Mayoral aseguró que "no tengo ninguna incompatibilidad con mi cargo de diputado porque no tengo retribución de ningún tipo. Todo lo que sacamos tenemos la obligación de reinvertirlo. Me acojo al estatuto que tengo como diputado, al ser una actividad sin ánimo de lucro y en beneficio del resto de los ciudadanos. Y en esta organización quien firma habitualmente no es un servidor. Mi presidencia no es ejecutiva, quien realmente tiene capacidad de firma es la secretaria general. Yo no firmó ningún contrato".

Por último, al ser preguntado qué le parecería si él formase parte de una empresa que optase a un contrato público y se lo diesen a otra porque tiene un diputado en su organización, no tuvo reparo en contestar: "Lo consideraría una inmoralidad si se lo dieran por eso, pero a nosotros nos los han otorgado por nuestra labor social".