El Gobierno publicita EpC en una Jornada Parlamentaria mientras que Profesionales por la Ética demuestra que la mayoría de los c

El Gobierno publicita EpC en una Jornada Parlamentaria mientras que Profesionales por la Ética demuestra que la mayoría de los c

Ayer el Grupo Parlamentario Socialista celebró en el Congreso de los Diputados unas Jornadas de Estudio con el título "Educación para la Ciudadanía y valores constitucionales". En ella, varios invitados del PSOE mostraron los "beneficios" de la asignatura. Mientras, Peces Barba declaraba que "no cabe una objeción de conciencia". Profesionales por la Ética ha demostrado que la asignatura no se basa en la Constitución.

REDACCIÓN HO, ABC, EUROPA PRESS, ANÁLISIS DIGITAL.- En la Jornada Parlamentaria que se celebró ayer para hacer publicidad de Educación para la Ciudadanía, la Ministra de Educación Mercedes Cabrera, afirmó que "en esta asignatura, como en cualquiera, los centros eligen los libros de texto, deciden qué profesores la imparten y eso depara un panorama plural dentro de lo que dice la ley". Sólo faltaría que el Ministerio impusiera un libro único y colocara un profesor afín en cada colegio.

Cabrera está convencida que los colegios concertados actuarán "con sumo respeto a la ley". No nos extraña si se apoya en la declaración del Secretario General del Ministerio de Educación, Alejandro Tiana, uno de los ideólogos de la asignatura, que volvió a amenazar a los centros concertados con retirarles el concierto en el caso de que incumplan o amparen el incumplimiento de la ley.

La mayoría de los ponentes defendieron la escuela pública y laica y arremetieron con dureza contra la Iglesia. Victorino Mayoral, diputado socialista y presidente de Cives, afirmó en esta jornada que "en un colegio, sea público o concertado, ni se debe hacer propaganda del aborto, ni se debe decir que es un crimen". El PSOE no sólo quiere imponer su ideología, sino que quiere seguir ocultando la verdad. Mayoral también acusó a algunos sectores de la Iglesia de "integristas".

Objeción = insumisión

Por su parte, en estas mismas mesas redondas, el portavoz socialista de Educación, Raimundo Benzal, llamó insumisos a los objetores de conciencia y consideró que este acto es "ilegal". Pues entonces, ¡qué sigan aumentando los insumisos en España!. También opinó que el adoctrinamiento es "muy difícil". Pero con esta asignatura, seguro que les resulta más fácil.

El ex rector de la Universidad Carlos III de Madrid y uno de los padres de la Constitución Española, Gregorio Peces Barba afirmó en la Escuela de Verano de la UGT en Avilés que "el único adoctrinamiento que conozco era la obligatoriedad de la religión en el Franquismo, en una sociedad democrática no hay adoctrinamiento". Entonces, la sociedad que Zapatero está construyendo, o deconstruyendo, no es tan democrática. También afirmó que "no cabe una objeción de conciencia" y añadió que los que están facilitando o sosteniendo que los padres pueden objetar "les están creando un problema muy serio porque si sus hijos no cursan la asignatura no se graduarán, así que les están creando un daño que no tiene justificación".

EpC no se basa en la Constitución

Lo que no tiene justificación es esta asignatura, y así lo ha demostrado una vez más Profesionales por la Ética. Según un análisis realizado por esta asociación, en 3º de ESO, de los 21 temas abordados, sólo uno se refiere a la Constitución Española. En Educación Ético-Cívica de 4º de la ESO, por su parte, solo se cita a la Constitución en un criterio de evaluación.

Así, explica que Educación para la Ciudadanía ignora principios constitucionales fundamentales como la soberanía nacional del pueblo español (art. 1 CE). Tampoco aparece la Monarquía Parlamentaria, que según el art. 1.3 de la CE es la "forma política" del Estado español. Abunda la retórica sobre ciudadanía, pero no se habla de la unidad indisoluble de la Nación española ni de la garantía de solidaridad entre las regiones y nacionalidades españolas (art. 2 CE). El castellano como lengua oficial del Estado (art. 3) o el diseño de la bandera y la obligación de exhibirla en edificios públicos es ignorado en todos los cursos de Educación para la Ciudadanía.

Señala también que la materia no incluye en sus contenidos los derechos fundamentales y libertades públicas contenidas en el capítulo segundo de la CE, como la igualdad entre todos los españoles, el derecho a la vida y a la integridad física o moral, a la libertad y a la seguridad, entre otros. Por el contrario, Educación para la Ciudadanía se refiere vagamente a "los derechos humanos como conquistas históricas inacabadas" (3º ESO) o "los Derechos Humanos como principal referencia ética de la conducta humana, evolución e interpretación de los Derechos Humanos" (4º ESO).

No menciona la libertad religiosa

Igualmente hace referencia "al papel de las Fuerzas Armadas en las misiones internacionales de paz" pero silencia el papel de garante de la unidad de España que otorga el artículo 8 de la CE al Ejército. La asignatura se refiere al pluralismo religioso, pero no menciona la "libertad religiosa" (art. 16 CE) ni "el deber de los poderes públicos de cooperar con las confesiones religiosas, en especial con la Iglesia Católica" (art. 16.3 CE).

También denuncia que "Educación para la Ciudadanía" de 3º de la ESO se refiere a "la familia en el marco de la Constitución Española" pero proporciona como único criterio de evaluación sobre este punto "la participación y la práctica del diálogo para superar los conflictos en las relaciones familiares". La Constitución, sin embargo, afirma (artículo 39.1) que "los poderes públicos aseguran la protección social, jurídica y económica de la familia".

Según Jaime Urcelay, presidente de la asociación, los supuestos valores constitucionales de la asignatura para 3º y 4º de ESO han sido empleados por el Gobierno como pretexto para imponer valores y principios que nada tienen que ver con la Constitución Española.

USO, en contra de la asignatura

El sindicato docente Unión Sindicato Obrera (USO) también se ha unido a las voces en contra de esta asignatura, afirmando que "está ocasionando ya más problemas de los que iba a resolver".  En un comunicado, USO también consideró "curiosa" la actitud del Ministerio de Educación que "parece decir que todo vale con tal de que se imparta la asignatura, sin que existan criterios educativos y profesionales que avalen la coherencia de esta materia".

El fundador del Partido Popular, Manuel Fraga, defendió ayer el derecho de los padres y de la Iglesia a opinar sobre la asignatura si entra en cuestiones de índole moral. Fraga recordó que la Constitución defiende el derecho de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos y que la Iglesia católica forma parte de La historia cultural y religiosa de España.

Zapatero y Cabrera mienten

Por su parte, Luis Carbonel, presidente de Concapa, insistió en que una asignatura que se basa en valores "nunca puede ser obligatoria" y aludiendo a la campaña de propaganda del Gobierno, añadió que "tanto Zapatero como la ministra de Educación han mentido al decir que esta materia se da en Europa lo cual no es verdad exactamente porque no se da en todos los países de forma obligatoria y porque los valores que se aplican son diferentes".

El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, intervino ayer por primera vez en el debate público sobre EpC. Canalda afirmó que "lo que no se puede mantener es posturas enfrentadas de tal modo que, al final, tengamos niños sin clase o sin posibilidad de obtener su título". El Defensor del Menor indicó que la responsabilidad, en primera instancia, es del Ministerio "porque al diseñar una nueva asignatura introdujo unos contenidos mínimos que no son asumibles por la generalidad de los ciudadanos". En este sentido añadió que no puede olvidarse la existencia de un interés superior que es el de los menores y que no debe permitirse que sean éstos los que salgan perjudicados.