Cabrera vuelve a reconocer que Educación para la Ciudadanía servirá para adoctrinar, mientras crece el escándalo sobre la financ

Cabrera vuelve a reconocer que Educación para la Ciudadanía servirá para adoctrinar, mientras crece el escándalo sobre la financ

En la sesión parlamentaria que tuvo lugar ayer en el Congreso de los Diputados, la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, realizó varias afirmaciones  con las que ha vuelto a confirmar el carácter adoctrinador de esta asignatura. Según Leonor Tamayo, portavoz de Profesionales por la Ética y asistente  a la sesión parlamentaria, la ministra aseguró, por ejemplo, que Educación  para la Ciudadanía incluirá educación sexual "porque los jóvenes españoles necesitan toda la información sobre ese tema". "Estamos de acuerdo en que los jóvenes necesitan información sexual, pero muchos padres, sencillamente, no queremos que se la imparta el Gobierno porque esa información se la queremos dar nosotros o aquellos que nosotros decidamos", afirma Tamayo. Mientras, el PP ha formulado una pregunta parlamentaria a la ministra sobre el escándalo de la financiación del profesorado de la nueva asignatura desvelado por el diario La Razón, sobre el que también exigirá explicaciones el sindicato de estudiantes UDE.

REDACCIÓN HO, LA RAZÓN.- A juicio de Profesionales por la Ética, resulta "absolutamente escandaloso" que la ministra citará como ejemplo de autor de libro de texto para Educación para la Ciudadanía al filósofo José Antonio Marina. "En primer lugar -afirma Leonor Tamayo- la publicidad gratuita de un manual educativo realizada por la responsable del Ministerio en la sede de la soberanía popular es inquietante. En segundo lugar, la referencia nos preocupa porque el proyecto de Educación para la Ciudadanía de José Antonio Marina, según sus propias palabras, pretende formar a los alumnos en una ética universal, que denomina Gran Proyecto Ético y tiene como objetivo ayudar al adolescente a construir su propia identidad, por ejemplo de género, religiosa e ideológica".

La portavoz de la plataforma de expertos añade que Mercedes Cabrera incurrió en graves contradicciones cuando afirmó que los textos de la asignatura no tienen que ver con las directrices del Gobierno ya que la ministra declaró en octubre de 2006, en los pasillos del Congreso de los Diputados, "que el matrimonio homosexual era legal y por tanto entraría en la asignatura".

Según Profesionales por la Ética, "la ministra también faltó a la verdad al insistir en que el Consejo de Estado avalaba la legalidad de la materia Educación para la Ciudadanía cuando precisamente el Consejo de Estado, en su dictamen de 21 de diciembre de 2006, advertía al Ministerio que, a la hora de establecer los contenidos básicos de la asignatura, no debían incluirse valores que no estuvieran consagrados en la propia Constitución".

Finalmente, Profesionales por la Ética ha felicitado al diputado del Partido Popular, Eugenio Nasarre, por su defensa de los derechos fundamentales de los padres que han optado por la objeción de conciencia frente a una asignatura que se entromete de lleno en la formación moral de sus hijos.

El PP pregunta sobre la financiación

El Grupo Popular presentaba ayer por su parte una pregunta por escrito al Gobierno en el Congreso de los Diputados, en la que solicitaba información sobre a qué entidades, fundaciones y asociaciones ha otorgado subvenciones con el fin de que formen a profesores para impartir la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, después de que el diario La Razón publicara que la Fundación Cives ha impartido cursos a 600 docentes.

"Pedimos la máxima transparencia en esta cuestión", afirmó a el portavoz popular en la Comisión de Educación y Ciencia de la Cámara Baja, Eugenio Nasarre. A su juicio, la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, "se ha puesto la venda antes de hacerse la herida" al manifestar el pasado miércoles en el Pleno del Congreso que "no habría comisarios políticos" en la enseñanza de esta materia. "Nadie había usado hasta entonces esta expresión", resaltó Nasarre.

Cuestiones "capitales"

Ante todo ello, el PP pide al Ministerio de Educación y Ciencia que aclare cuestiones ?capitales? sobre Educación para la Ciudadanía, como qué profesores enseñarán la nueva disciplina, si se les exigirá algún tipo de cualificación como al resto de docentes y cuáles van a ser sus criterios de selección.

Por su parte, Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética -asociación promotora de la objeción de conciencia- considera que el hecho de que una fundación, ?que representa el sector más laicista? del PSOE, sea la encargada de impartir estos cursos ?confirma el carácter ideológico y político de la asignatura

Por todas estas razones, Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia, indicó ayer que "hay que pedir ya directamente la supresión de la materia para evitar riesgos de que un partido político ahorme el sistema educativo a su servicio particular". "Si había dudas de que la asignatura era un proyecto ideológico del Gobierno, ahora quedan todas despejadas porque el presidente de Cives fue el promotor del manifiesto de Constitución, Laicidad y Educación para la Ciudadanía del PSOE", puntualiza.

Las declaraciones del presidente de la Fundación, Victorino Mayoral, en las que destaca que, por primera vez en la historia de España, el Estado asume la transmisión de valores también levantaron ampollas. Para la presidenta de la Confederación de Padres y Madres de Alumnos, Cofapa, Mercedes Coloma, el Estado sí tiene el deber de proporcionar a la sociedad ciudadanos conscientes de sus derechos y deberes sociales y cívicos, pero "es la familia la primera responsable en la formación de las virtudes sociales y cívicas, y tiene el deber de exigir que esa formación cívica no sea obstaculizada o deformada por otras instituciones".