Pablo González, Fiscal de menores del TSJCLM: ''No se puede ocultar datos a los padres del menor de edad''

Pablo González, Fiscal de menores del TSJCLM: ''No se puede ocultar datos a los padres del menor de edad''

El facultativo que atiende a un menor de dieciséis años no puede ocultar a los progenitores información clínica sobre el paciente, pues quebrantaría la ley vigente y, de producirse un daño, podría incurrir en responsabilidad, según Pablo González Mirasol, Fiscal de menores del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

DIARIO MÉDICO .- "El médico no puede ocultar información clínica a los padres de un menor que no ha cumplido dieciséis años y si actúa sin el conocimiento y el consentimiento de ellos, aunque sea a petición del menor, incumple la ley y su actuación incurre en responsabilidad", según Pablo González Mirasol, Fiscal de menores del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.
El experto, que ha participado en el XVI Congreso de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente, celebrado en Albacete, ha aclarado que el facultativo "debe respetar la decisión libre y voluntaria del menor que ya ha cumplido dieciséis años, salvo en tres supuestos: interrupción voluntaria del embarazo, reproducción asistida y ensayos
clínicos, donde la mayoría de edad se eleva a dieciocho años". En estos casos, si el médico considera que la decisión del menor es perjudicial para él, "está obligado a comunicar la situación a la autoridad y a no cumplir la voluntad del paciente".
En su análisis de la Ley 41/2002, de Autonomía del Paciente, el jurista ha aclarado que "todo menor que haya cumplido los dieciséis años, esté o no emancipado, goza de independencia sanitaria y tiene plena capacidad para aceptar o rechazar la información clínica, compartirla u ocultarla a los progenitores".
Comprobar la edad
Además, "en la configuración moderna de la relación médico-paciente el consentimiento informado pasa a tener un papel esencial". En consecuencia, cuando un menor de edad solicita al profesional sanitario un determinado tratamiento "lo primero que tiene que hacer el facultativo es cerciorarse de la edad del paciente con el que está tratando. Si no tiene dieciséis años, la decisión sobre la aceptación o rechazo de un tratamiento corresponde a los padres, y la información no se les puede sustraer.
La decisión debe ser adoptada por ambos progenitores y si se genera un conflicto que pueda perjudicar al hijo, debe ser médicamente detectado y judicialmente solucionado". González Mirasol ha subrayado que "hasta la fecha, en la Fiscalía de Menores del tribunal autonómico no ha habido muchas intervenciones en esta materia y las pocas que ha habido siempre se han producido por la negativa de los padres a que los hijos reciban un tratamiento o por la ausencia de los progenitores para tomar una determinada decisión clínica".

Alerta relacionada:

Opina en los foros de HazteOir.org: