Aumenta el número de médicos que se niega a practicar abortos en Gran Bretaña, donde un estudio revela la lucha del bebé por viv

Aumenta el número de médicos que se niega a practicar abortos en Gran Bretaña, donde un estudio revela la lucha del bebé por viv

El Colegio Real de Obstetrices y Ginecólogos ha revelado que cada vez son más los médicos ingleses y estudiantes de Medicina que se niegan a practicar abortos, alegando el derecho a la objeción de conciencia. Se estima que la mitad de los abortos que se realizan en el país, ocurren en clínicas privadas porque una gran parte de los médicos en el sector pública se reserva el derecho de practicarlos. Y es que estos profesionales no son ajenos a la barbarie que supone el aborto, en la que ahora se ha vuelto a incidir precisamente a raíz de un estudio que ha utilizado como muestra e 3.000 abortos en 20 hospitales del Reino Unido durante un periodo de 9 años. Las conclusiones no pueden ser más escalofriantes: Uno de cada 30 fetos abortados químicamente sale vivo y tarda 80 minutos en morir.

REDACCIÓN HO, ACI PRENSA.- Cada año, se practican unos 190.000 abortos en Gran Bretaña, un tercio de las mujeres se ha sometido a por lo menos un aborto en su vida y el 90 por ciento de los abortos se practica antes de la semana 12 de embarazo.

Para Paul Danone, portavoz de la Sociedad Protectora de los No Nacidos, una de las más importantes asociaciones pro-vida en Gran Bretaña, "al fin despierta la conciencia de los médicos británicos" luego de seis millones de muertes desde que el aborto es legal.  "Ya era tiempo de que la profesión médica se diera cuenta de la extensión y seriedad de la realidad de los abortos", ha afirmado Paul Danone.

En el Reino Unido se puede abortar por "razones de salud del feto o de la madre" hasta las 24 semanas de gestación, incluyendo el "riesgo psíquico para la salud de la madre" como razón admisible. Después de ese plazo, vienen a abortar a España, a centros como Isadora en Madrid o Ginemedex en Barcelona, como señalaba el Sunday Telegraph hace tres años. O bien, si el niño tiene síndrome de Down u otra enfermedad "seria" (hay una lista) aún puede abortarse en Reino Unido.

¡Quiero vivir!

Para provocar el aborto a estas alturas de la gestación, se induce químicamente un parto provocado. Muchas veces el diminuto bebé de menos de tres meses nace aún vivo y se le deja morir a la intemperie. Según el estudio del Instituto Perinatal de las West Midlands, en Inglaterra, publicado en el British Journal of Obstetrics and Gynaecology, se registraron al menos 102 casos de niños que murieron ya fuera de su madre sobre 3.189 abortos provocados en 20 hospitales de esta región, entre 1995 y 2004.

El estudio, recogido por ForumLibertas.com, incluso informa de que los bebés, pese a ser tan pequeños, sobreviven una media de 80 minutos -puede ser sobre una fría superficie metálica... o cualquier recipiente-  pero algunos han resistido hasta seis horas de vida extrauterina. Pese a que mueren fuera de la madre, se les contabiliza como abortos.

En West Midlands (la zona estudiada) sólo se provoca el 10% de los abortos del Reino Unido, por lo que podría considerarse que el número de niños británicos que murieron ya fuera del seno materno al ser expulsados "médicamente"  podría ser de bastantes más de mil, muchos de ellos niños con síndrome de Down de unos 3 meses de gestación.