Tras el triunfo de la vida en Nicaragua, el aborto amenaza a Ecuador y Portugal

Tras el triunfo de la vida en Nicaragua, el aborto amenaza a Ecuador y Portugal

El triunfo del derecho a la vida se ha confirmado en Nicaragua con la firma, por parte del presidente Enrique Bolaños, de la Ley que deroga el artículo 165 del Código Penal, con la que se elimina la legalidad de cualquier forma de aborto en el país. Ganada esta batalla, la lucha por el derecho más fundamental continúa en Ecuador y en Portugal. Por una parte, la Fundación Acción Provida ha instado a los ecuatorianos a estar atentos ante la decisión que tomará el Presidente Alfredo Palacio sobre la Ley Orgánica Sustitutiva del Código de Salud, después de que el Ministro de Salud anunciara que ésta sería vetada parcialmente. En Portugal, donde grupos pro-abortistas españoles están presionando para ampliar su negocio de muerte al país vecino, el Tribunal Constitucional ha aprobado finalmente la realización de un referéndum para decidir la despenalización o no del aborto en el país.

REDACCIÓN HO.- El presidente nicaragüense, Enrique Bolaños, firmó el pasado viernes en la Casa Presidencial, ante la presencia de líderes religiosos y sociales del país, la reforma del artículo 165 del Código Penal, que establecía como legal el aborto llamado "terapéutico",reforma que fue aprobada por la Asamblea Nacional  (Congreso) el 26 de octubre por 52 votos a favor, 0 en contra y 9 abstenciones. 

El Presidente Bolaños destacó que la reforma del Código Penal ponía a la ley del país "en plena sintonía con la Constitución Política" de Nicaragua, que establece que el Derecho a la Vida es inviolable a la persona humana y que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad.

La Ley de Reforma del Código Penal, en su exposición de motivos, señala que la eliminación de la figura del ?aborto terapéutico? se realiza  con el fin de que en Nicaragua "no se continúe realizando actos delictivos encubiertos bajo la figura del aborto terapéutico, por medio del cual se ejecutan diariamente en el vientre materno a niños inocentes en abierta violación a la Constitución Política que protege de forma integral al niño por nacer".

Ecuador lucha por la vida

En Ecuador, la Fundación Acción Provida ha apelado a los ecuatorianos a que permanezcan atentos ante la decisión que tomará el Presidente Alfredo Palacio sobre la Ley Orgánica Sustitutiva del Código de Salud, después de  que el Ministro de Salud anunciara que ésta sería vetada parcialmente.

"Hemos demostrado que somos una fuerza social importante y que deben tomar en cuenta nuestra posición de rechazo total al capítulo tres de la Ley Orgánica Sustitutiva del Código de Salud y, es importante insistir, debemos seguir enviando cartas a la Presidencia y a los señores ministros, ya que será el equipo que tiene la decisión final en sus manos", indicó a través de una nota. El mandatario tiene plazo hasta el 26 de noviembre para pronunciarse.

Desde que el Congreso aprobó dicha ley, los grupos pro vida han movilizado a unas 30.000 personas en Quito, Cuenca y Guayaquil, rechazando una norma que obliga a los profesionales de la salud a practicar abortos dentro de los casos que prevé el Código Penal, sin dejar lugar a la objeción de conciencia.

Asimismo, el texto da potestad al Ministerio de Educación para elaborar "políticas y programas educativos" obligatorios que promuevan la salud sexual y reproductiva en los escolares sin el consentimiento de los padres. Además, establece la distribución de "anticonceptivos de emergencia" (píldora del día siguiente), para contrarrestar las "consecuencias" de la violencia "intrafamiliar y sexual".

De acuerdo a la Constitución, el Congreso recibe el fallo del Presidente y tiene 20 días para decidir si lo acata o rechaza, "pero necesitarán 67 votos, por eso es importante el trabajo que hagamos en éstos 30 días", señala Acción Provida. La prensa local publicó días atrás el anuncio del ministro de salud, Guillermo Wagner, de que el Gobierno vetará parcialmente la nueva ley. Wagner, quien dijo que los grupos pro vida hicieron un "pronunciamiento exagerado", indicó que el nuevo código de salud "es bastante completo", pero que hay que hacer ciertas modificaciones".

El veto parcial estará dirigido a "casi todos los capítulos, pero detalles en general que no son grandes". Para el ministro, "el tiempo ha pasado y hay nuevas necesidades, nuevos asuntos que tienen que ver con la alimentación, con los registros sanitarios, con los medicamentos, con la ley sexual y reproductiva, con los alimentos transgénicos".

Referéndum en Portugal

El Tribunal Constitucional de Portugal aprobó la realización de un referéndum para decidir la despenalización o no del aborto en el país, esta decisión obliga al Presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, a decidir en un plazo de seis meses, si convoca a una consulta pública para que los ciudadanos voten a la pregunta "¿Concuerda con la despenalización de la interrupción voluntaria de la gravidez, si la misma es realizada por opción de la mujer, en las primeras 10 semanas y en establecimiento de salud legalmente autorizado?".

Este referéndum sería el segundo que se realiza para debatir la legalidad del aborto. El primero se realizó en 1998, con la misma pregunta que acaba de ser aprobada. En este entonces la legalización del aborto fue rechazada en las urnas con un 51 por ciento del electorado, pero fue declarada inválida por un alto número de abstencionismo.

En la actualidad, la legislación portuguesa, vigente desde 1984, impone penas de hasta tres años a la mujer que se someta a un aborto ilegal y de dos a ocho al médico que lo realice; sin embargo, admite el aborto en las primeras 12 semanas en caso de violación o si hay algún riesgo para la madre.

Ante esta situación el Presidente de la Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP), Monseñor Jorge Ferreira da Costa Ortiga, recordó que la Iglesia no acepta ningún tipo de aborto y que "aún cuando nos tachen de retrógrados respecto a otros países: estamos positivamente a favor de la vida desde su concepción hasta su muerte". El Prelado expresó durante la Asamblea Plenaria de los Obispos, que se realizó en Fátima, que "carece de todo fundamento hablar "de ?derecho a abortar? por parte de la mujer invocando el derecho a disponer arbitrariamente de su propio cuerpo, porque el concebido no es un apéndice de la madre sino una realidad humana autónoma y como tal, inviolable".

Asimismo reafirmó que "la malicia intrínseca de todo aborto provocado constituye un gravísimo atentado contra la vida humana inocente e indefensa" y recordó que no se puede "reconocer al poder constitutivo una competencia cualquiera para liberalizar o despenalizar lo que, por naturaleza, es un crimen".