Obama defiende el aborto como 'una decisión de las familias'

Obama defiende el aborto como 'una decisión de las familias'

<a href="http://www.hazteoir.org/node/32950">«El congresista Smith denuncia el renovado mecenazgo internacional de Obama al aborto»</a>« »
<a href="http://www.hazteoir.org/node/17149">«Más de la mitad de los estadounidenses rechazan las medidas abortistas de Obama»</a>
<a href="http://www.hazteoir.org/node/16886">«Obama, el mejor embajador del lobby abortista internacional»</a>

 REDACCIÓN HO / EUROPA PRESS.- Durante un encuentro con un grupo de ciudadanos en el jardín de una casa en Albuquerque (Nuevo México), el presidente de los EEUU, Barack Obama, ha afirmado que la decisión de abortar "debe tomarla únicamente la familia y no el Gobierno". Una declaración que disfraza la realidad de su constante apoyo  al lobby abortista -vía también financiación- y su afán por extenderlo por todo el mundo. Curiosamente, ahora al menos parece que en su foro interno cree la figura masculina tiene algo que decir pese a que no es lo que predica su administración, que lo exporta como un "derecho de la mujer". Y por si tal disfraz no fuera suficiente, sus afirmaciones se acompañaban de otras en las que hacía referencia a sus convicciones religiosas, añadiendo que se declara "cristiano por elección".

Respondiendo a la pregunta de una de las asistentes al encuentro, Obama  enfatizaba que el aborto ha de ser "seguro, legal y excepcional" y que "las familias y no el Gobierno deben ser las únicas que tomen la decisión" "Todos deberíamos reconocer que es una situación difícil, y en muchas ocasiones, son situaciones trágicas", añadía.

En cuanto a sus creencias religiosas, aseguraba que es cristiano "por elección" propia pues, según añadía, su familia no iba a misa todas las semanas. "Mi madre era una persona muy espiritual pero no me metió en la Iglesia. Encontré mi fe más tarde, porque los preceptos de Jesús me hablaron y pensé que era la vida que quería seguir",afirmaba.

En este sentido, enunciaba algunas claves de ese tipo de vida: "Tratar a los demás como me gustaría que me trataran a mí, comprendiendo que Jesucristo murió por mis pecados, tener humildad, hacer lo mejor que podamos para ayudar a otras personas a encontrar su propia gracia". "Es por lo que me esfuerzo y rezo cada día", concluía.