"La dictadura del relativismo amenaza al hombre"

"La dictadura del relativismo amenaza al hombre"

En su homilía en la multitudinaria eucaristía celebrada en Glasgow, Benedicto XVI incide en la importancia de la educación y de la evangelización de la cultura.

REDACCIÓN HO / EUROPA PRESS.- El Papa Benedicto XVI ha alertado, durante la celebración eucarística en la tarde de ayer en el Bellahouston Park de Glasgow ante miles de fieles escoceses que abarrotaban el espacio al aire libre, que la "dictadura del relativismo amenaza al hombre, su destino y su bien último".

Sobre la importancia de la educación y la cultura para la evangelización, el Santo Padre ha vuelto a referirse a una de las expresiones más repetidas de sus discursos sobre la dictadura del relativismo: "La evangelización de la cultura es de especial importancia en nuestro tiempo, cuando la dictadura del relativismo amenaza con oscurecer la verdad inmutable sobre la naturaleza del hombre, sobre su destino y su bien último".

El Pontífice ha tenido, al principio de la Homilía, un recuerdo de la visita que hizo Juan Pablo II en 1982 y se ha dirigido a los obispos, a los sacerdotes y a los jóvenes.

A los obispos, les ha animado a su dedicación pastoral y les ha hecho hincapié en su responsabilidad sobre los sacerdotes, a la vez que ha pedido que juntos recen por las vocaciones".   A los sacerdotes les ha instado a predicar "el Evangelio con un corazón puro y con recta conciencia". "Dedicaos sólo a Dios y seréis ejemplo luminoso de santidad, de vida sencilla y alegre para los jóvenes: ellos, por su parte, desearán seguramente unirse a vosotros en vuestro solícito servicio al pueblo de Dios", ha dicho.

Tentación de los jóvenes

 Por último, el Papa se refirió a los jóvenes católicos de Escocia, a los que ha alertado de las "muchas tentaciones" que deben afrontar cada día: droga, dinero, sexo, pornografía, alcohol. "El mundo os dice que os darán felicidad, cuando, en verdad, estas cosas son destructivas y crean división", ha constatado.

Con todo, el Sumo Pontífice les ha recomendado: "Sólo una cosa permanece: el amor personal de Jesús por cada uno de vosotros. Buscadlo, conocedlo y amadlo, y él os liberará de la esclavitud de la existencia deslumbrante, pero superficial, que propone frecuentemente la sociedad actual. Dejad de lado todo lo que es indigno y descubrid vuestra propia dignidad como hijos de Dios".

Finalmente el Santo Padre ha dirigido unas palabras en gaélico, diciendo: "La paz y la bendición de Dios sea con todos vosotros; que Dios os proteja; y que Dios bendiga el pueblo de Escocia.

La ceremonia, en la que han participado todos los obispos escoceses y miles de sacerdotes, ha sido el acto multitudinario de la primera jornada del  histórico e importante viaje del Papa en suelo inglés.