Alternativa Española se querella también contra Morín por un delito de aborto

Alternativa Española se querella también contra Morín por un delito de aborto

Alternativa Española ha presentado una querella por un presunto delito de aborto ante los juzgados de Instrucción de Barcelona contra el doctor Carlos Guillermo Morín Gamarra, director de la clínica EMECE , perteneciente al grupo CBM, a raíz de la emisión del vídeo de la cadena pública danesa DR grabado con cámara oculta, en el que se observa como  Morín se compromete a realizar un aborto a una embarazada de 30 semanas que acude a citada clínica barcelonesa para abortar por haber roto con su pareja, sin más requisito que el de pasar por caja y abonar 4.000 euros; a pesar de su avanzado estado de gestación, que hace ilegal el aborto en Dinamarca, y sin realizarle prueba médica alguna: la mujer, como trámite meramente ?burocrático? según el propio doctor, sólo debe rellenar un test para poder acogerse al supuesto legal de peligro de la salud de la madre, pese a que  ésta declara está perfectamente sana.

REDACCIÓN HO.- La querella, que se hace extensible a ?aquellas personas  que en fase de instrucción del procedimiento aparezcan como coautoras, cómplices o encubridoras del delito?,  indica también que el citado documental incluye la entrevista a una joven danesa que asegura que se le practicó un aborto en la citada clínica cuando estaba embarazada de 26 semanas a cambio de 4.000 euros.

Tras la descripción de los hechos, Alternativa Española entiende que son constitutivos de un delito de aborto según  el artículo 145 del Código Penal, que establece que  ?a quien produzca el aborto de una mujer, con su consentimiento, fuera de los casos permitidos por la ley, será castigado con pena de prisión de uno a tres años e inhabilitación especial para ejercer cualquier profesión sanitaria o prestar servicios de toda índole en clínicas, establecimientos o consultorios ginecológicos, públicos o privados, por tiempo de uno a seis años?.

Aparte de observar que no se cumple el requisito legal de perjuicio para la salud de la madre, que no queda acreditado médicamente, la querella recuerda que, según la ley, ?los profesionales sanitarios habrán de informar a las solicitantes sobre las consecuencias médicas, psicológicas y sociales de la prosecución del embarazo o de la interrupción del mismo, de la existencia de medidas de asistencia social y de orientación familiar que puedan ayudarle?. Nada esto se respeta en EMECE, según muestra la prueba videográfica.

Ante ello, Alternativa Española entiende en su escrito de acusación que  el reportaje televisivo evidencia ?un absoluto deprecio? por parte de Carlos Morín a la regulación en materia del aborto, que considera meros trámites las pruebas médicas exigidas por la ley cuando se alega perjuicio para la salud de la madre y que pasa por alto que ésta declara estar sana. Además, tampoco indica en ningún momento las alternativas existentes al aborto ni las consecuencias del mismo.

Asimismo,  se destaca el hecho de que médicos extranjeros atiendan en la clínica EMECE  a clientes procedentes de ?Francia, Gran Bretaña, Holanda Alemania e incluso Australia?, haciendo de ello una práctica habitual, hasta el punto de hacer precios preferentes para las pacientes en los hoteles.

Entendiendo con todo ello que en EMECE  se practican habitualmente abortos con independencia de que se cumplan los requisitos legalmente establecidos para su práctica y que éstos son considerados como ?mera burocracia?, Alternativa Española solicita la práctica de un registro en la clínica EMECE y en todos en los que Morín sea administrador para proceder a la incautación de la documentación necesaria para determinar las condiciones en las que se realizan los abortos.

Asimismo, solicita la detención e interrogatorio de Morín, que se proceda a abrir diligencias contra él y contra las sociedades de las que es administrador como responsables civiles, y que se proceda a fijarle una fianza si se decide su puesta en libertad provisional por un importe de 600.000 euros que, de no hacer efectivos de inmediato, de paso al embargo de sus bienes.