El historial de Morín incluye su paso por prisión por abortos ilegales en Alicante

El historial de Morín incluye su paso por prisión por abortos ilegales en Alicante

La presunción de inocencia es un derecho pero, cuando los indicios se acumulan en torno al abortista Carlos Morín, se requiere una investigacion seria. "Usted tiene su moral y yo la mía", decía el empresario abortista a los periodistas de la TV Danesa que le entrevistaban. Lo que no decía es que es una moral que ha pasado por prisión. Lo recuerdan las hemerotecas; El País del 21-12-1989 recoge el ingreso en prisión de Carlos Morín y otro doctor en ginecología, Tomás Parra, por una práctica de abortos ilegales en la clínica Ginetec de Alicante.

REDACCIÓN HO, FORUM  LIBERTAS.- Ginetec es una de las sucursales de Barnamedic. Allí se desplazaba Morín desde Barcelona a realizar abortos, que él siempre insistió en que eran legales. La Fiscalía de Alicante había recibido denuncias de abortos ilegales de parte de otros médicos, de trabajadores sociales y de mujeres.Reaccionó deteniendo a los ginecólogos, confiscando 500 historiales de la clínica e incluso la actuación judicial se extendió al Servei Valencià de Salut de Alicante, donde se incautaron los expedientes relativos a las peticiones de reintegro de gastos por las intervenciones realizadas en algunas de las mujeres atendidas por Ginetec.

Esta investigación fiscal de Alicante en 1989 contrasta con la inacción de las autoridades catalanas en 2003, cuando se publicó un artículo en la revista Época confirmando abortos ilegales en  periodos tardíos, y en 2004, cuando los periodistas del Sunday Telegraph grabaron con cámara oculta a los abortistas de Ginemedex.

Más irregularidades en Mallorca

Las autoridades también fueron contundentes en Mallorca cuando en noviembre de 2005 la Conselleria de Salud de Palma de Mallorca ordenó cerrar la clínica abortista Emece (C/ Capitán Salom, 11), perteneciente al grupo Barnamedic. En Emece Mallorca se hacían abortos... pero no había ningún ginecólogo acreditado, según la Dirección General de Acreditación y Evaluación. El "médico" que efectuaba los abortos no era ginecólogo.

En Alicante y en Mallorca se actuó, pero Barcelona es un paraíso de impunidad. Cuando Médicos Cristianos de Cataluña denunció los anuncios de "abortos en directo" durante un Congreso de la Fundación Morín (se practicaron el viernes 17 de octubre de 2003 entre las cinco y las siete de la tarde) tampoco se vio un excesivo celo investigador.  Y cuando en 2004 el diputado del Partido Popular hizo unas preguntas parlamentarias en Madrid sobre el caso Ginemedex el silencio fue la respuesta.

Ahora, como informó el sábado HazteOir.org, el diputado popular José Eugenio Azpíroz ha presentado otra vez las preguntas parlamentarias que realizara al Gobierno en 2004, ?de las que desea obtener respuesta por escrito?. A saber: ¿Qué está haciendo el Gobierno ante estas situaciones? ¿Cuántas inspecciones, durante cuánto tiempo y con qué medios ha verificado en los centros abortistas españoles durante el 2005 y el primer semestre de 2006 para comprobar el cumplimiento de la legislación vigente en toda su extensión? ¿Cuántos supuestos de incumplimiento legal se han comprobado? ¿Cuántas sanciones, en su caso, se han impuesto?  ¿Qué va a hacer para evitar casos como el denunciado por la TV pública danesa? ¿Qué medidas ha adoptado o piensa adoptar tanto de tipo sanitario como penal ante los claros indicios de criminalidad que el documental denuncia?

Incertidumbre judicial

En cuanto a la justicia, reina la incertidumbre. Los Mossos d'Esquadra lo único que han hecho ha sido pasar un informe con recortes de prensa a Fiscalía.

Pero según La Razón, ya hace 4 meses que la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil recibió ?abundante documentación? que el Partido Social Europeo (PSE) le entregó sobre clínicas en Madrid y Barcelona que practican abortos fuera de los supuestos legales.
 
Entre estos documentos también figuran varios certificados médicos, firmados por un psiquiatra, que diagnostican ?graves riesgos para la salud física? de la gestante, con la particularidad de que el espacio reservado para el nombre de la paciente aparece en blanco. Esta certificación médica es imprescindible para que se pueda practicar un aborto acogiéndose al supuesto de ?grave riesgo físico o mental para la madre?. Desde el PSE se señala que este certificado ?podría estar utilizándose de forma indiscriminada, sin que el médico realmente haya examinado a la paciente. Confiamos en que la actual investigación pueda aclarar estos aspectos?.

En el terreno judicial cabe recordar también queHazteOir.Org presentó el viernes ante la Fiscalía General del Estado una denuncia contra el grupo CBM por "practicar abortos supuestamente ilegales en su clínica EMECE de Barcelona",según muestra el reportaje grabado con cámara oculta de la televisión pública danesa DR. HO busca que la Fiscalía abra una investigación sobre los supuestos hechos delictivos cometidos en las clínicas que el grupo CBM tiene en España (tres en Barcelona, una en Alicante y otra en Madrid), y que, de comprobarse su culpabilidad, se cierren estos centros y se inhabilite por un tiempo de uno a seis años al director de la clínica protagonista del vídeo, Carlos Morín, quien podría cumplir de uno a tres años de prisión. Este médico tiene montado todo un complejo y lucrativo negocio en torno al aborto.

¿Y si se tratase de euros, y no de niños?
 
La gran acumulación de indicios y sospechas, denuncias, grabaciones y documentos ya deberían haber llevado a investigaciones serias. Imaginemos que se tratase de un delito económico, fugas de capitales que involucrasen millones, o de delitos de estafas. Que el señor Morín fuera un empresario que va de ciudad en ciudad en el margen de la legalidad, organizando diversos negocios nebulosos. ¿Acaso la fiscalía no tendría ya activada una potente actividad investigadora? ¿Hay dejadez en la Conselleria de Salut de Cataluña? ¿Cómo es posible que para Salut en el año 2005 sólo se abortaran 7 fetos de más de 22 semanas?
 
Con todos los indicios acumulados de Mallorca, Barcelona, Madrid y Alicante, con los vídeos de los periodistas daneses y los ingleses, con los testimonios de mujeres implicadas, hay mucha materia para delimitar la investigación. Y con las cifras: en Cataluña han abortado (según Salut) 18.434 mujeres en el 2005..., más del 90% por ?riesgo para salud de la madre?. ¿De verdad puede haber en un año tantos miles de mujeres ?en riesgo?? ¿Quién vela para que la ley no sea un coladero, es decir, un fraude?