Los ecuatorianos, llamados a frenar las medidas abortistas del Gobierno

Los ecuatorianos, llamados a frenar las medidas abortistas del Gobierno

Diferentes voces pro-vida de Ecuador están apelando a la sociedad para impedir que entre en vigencia la Ley Orgánica Sustitutiva al Código de Salud, que promueve el aborto y la distribución de la llamada píldora del día después. Precisamente el rechazo ciudadano es lo que ha permitido que en otro país iberoaméricano, Chile, se paralicen estas medidas abortivas promovidas por el Gobierno.

ACI.-  La nueva ley obliga a los centros de salud, públicos y privados, a practicar abortos en los casos que establece el Código Penal, privando a los médicos de la posibilidad de negarse a través de la objeción de conciencia. Además, da potestad al Gobierno de elaborar políticas y programas educativos en materia de salud sexual y reproductiva, pasando por encima del derecho de los padres a decidir la formación de sus hijos.

La representante pro vida, Cecilia Acosta, a través de un comunicado, pidió a ?todos los ecuatorianos que amamos la vida?, levantar ?una voz de protesta? para que el Presidente Alfredo Palacio vete parcialmente el nuevo texto, aprobado por el Congreso de la República en segundo debate.

Acosta propuso enviar cartas al mandatario, así como organizar marchas pro vida y hacer sentir la oposición de la población a través de los medios de comunicación. ?Pedimos al Dr. Alfredo Palacio ?señala el comunicado?, que se respete el derecho inalienable de los padres a educar integralmente a sus hijos, bajo principios y valores, con conocimientos científicos y con la verdad. Que no se obligue a la familia ecuatoriana a una educación basada en principios hedonistas y de formación extraña a nuestra cultura?.

Desde la Iglesia Católica, el presidente de la Conferencia Episcopal de Ecuador, monseñor Néstor Herrera, hizo ?un llamado respetuoso pero firme a todas las instituciones, familias y personas católicas a encontrar cauces para evitar que esta ley entre en vigencia: es atentatoria contra la autoridad de los padres de familia, de los educadores, de los profesionales médicos e introduce una cultura de muerte y no de vida?.