Las autoridades vuelven a desmentir la existencia de presas por abortar en México

Las autoridades vuelven a desmentir la existencia de presas por abortar en México

El gobernador Oliva lamenta una vez más que algunos grupos feministas mientan en su afán por promover el aborto.

REDACCIÓN HO / .- El este enésimo desmentio de las falsedades que siguen empeñándose en difundir los defensoras del aborto, el gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva Ramírez, lamentó que algunos grupos feministas mintieran en su afán por promover el aborto y descartó una vez más que en su jurisdicción existan mujeres presas por haber abortado.

“(Desde) un principio establecimos que no había mujeres presas por aborto, que era la acusación que se imputaba al gobierno del estado por esos grupos feministas, y hemos demostrado que no existen tales casos en Guanajuato”, señaló.

El gobernador reiteró que la Procuraduría de los Derechos Humanos del estado y el Alto Comisionado en Derechos Humanos de la ONU establecieron que “no existen mujeres presas por aborto” y con las respuestas de esas instancias se deja “clara y contundentemente demostrado que no es cierto, que se faltó a la objetividad y a la verdad”.

Hace unos días, la ONU echó por tierra la falsa denuncia del grupo feminista Las Libres que aseguró la existencia de "decenas de mujeres" sentenciadas por causar la muerte de sus hijos recién nacidos como víctimas de la justicia mexicana de la ley que protege la vida desde la concepción.

Tras los desmentidos por parte del Gobernador Olivia y de la presidenta del Poder Judicial y del Supremo del estado mexicano, Raquel Barajas Monjarás, también los cuatro magistrados del Supremo Tribunal de Justicia de Guanajuato decidieron comparecer públicamente oara avalar que las seis mujeres condenadas a tres décadas de prisión son culpables del delito de homicidio en razón de parentesco y no de aborto, porque sus hijos nacieron vivos, respiraron y sus madres los privaron de la vida.

En esa comparecencia, el magistrado Alfonso Fragoso Gutiérrez aseguró que en los seis casos se comprobó con dictámenes médicos “que el producto vivió y que hubo una acción de la madre que provocó la muerte”. Uno de los menores, dijo, fue arrojado a una letrina para que falleciera y otros padecieron la obstrucción de las vías respiratorias para que fallecieran por asfixia mecánica.

Noticias relacionadas: