HazteOir.org al Gobierno: "Habrá movilizaciones si trata de cercenar la libertad religiosa"

HazteOir.org al Gobierno: "Habrá movilizaciones si trata de cercenar la libertad religiosa"

La fuerza demostrada en las movilizaciones en defensa de la vida lideradas por Derecho a Vivir y otras muchas organizaciones cívicas ha servido para frenar al Gobierno, que ahora duda de presentar ante el Congreso su proyecto de Ley de libertad religiosa.

MADRID, 30 DE AGOSTO DE 2010.- Según la información publicada hoy por el periódico progubernamental Público, desde el PSOE y el Ejecutivo, se habría impuesto la tesis de la inconveniencia de afrontar un proceso de reacción ciudadana a cuenta de la modificación de la legislación relativa a la libertad religiosa y de conciencia en esta segunda parte de la legislatura.

El presidente de  HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, confirma que, según las informaciones publicadas, “el Gobierno, está en lo cierto. Debe temer una movilización ciudadana. La sociedad está vigilante desde que se anunció el cambio legislativo en el campo de la Libertad Religiosa y de Conciencia”.

No en vano, la experiencia de la labor de los colectivos cívicos en defensa de la vida, se ha configurado como una referencia fundamental en el análisis estratégico del Ejecutivo para llevar a cabo su proyecto de destrucción de libertades y de imposición de la ideología radical feminista. A juicio de Arsuaga, “es un éxito que el Gobierno empiece a tener en cuenta, de alguna forma, a la ciudadanía activa. Las movilizaciones de los últimos años promovidas por HazteOir.org y Derecho a Vivir y muchas otras organizaciones cívicas han sido fundamentales para que ahora el Gobierno tome en consideración la fuerza de la ciudadanía comprometida en defender la verdad y la libertad”.

En todo caso, la información recogida hoy por Público no asegura al cien por cien que el Gobierno haya dado carpetazo a esta modificación legislativa. Por ello, Arsuaga advierte: “En HazteOir.org estamos preparados para lanzar una campaña de movilización ciudadana al máximo nivel para detener la que podríamos llamar 'Ley de Imposición del Laicismo', si llegara el caso. La libertad religiosa y la libertad de conciencia son derechos fundamentales, igual que el derecho a la vida y estamos dispuestos a defenderlos con igual fuerza. Sabemos cómo hacerlo y, si es necesario, lo haremos. El Gobierno ha de tomar buena nota”.