El aborto, delito impune en Colombia que alimenta un negocio sin escrúpulos

El aborto, delito impune en Colombia que alimenta un negocio sin escrúpulos

En el departamento de Villavicencio, las autoridades reconocen que hace más de dos años no hay investigaciones por este delito, pese a los alarmantes casos de mujeres que sufren sus consecuencias. 

REDACCIÓN HO.- Cuando Melissa (nombre ficticio para mantener su anonimato), una joven de 19 años, quedó embarazada, lo primero que pensó fue en no tener a su hijo. Sus amigas, adolescentes que estudian en un colegio de Villavicencio, fueron las que le aconsejaron los consultorios médicos a los que podría ir y pedir "que le retiraran" el feto de cinco semanas de gestación. Le costó 300.000 pesos. Aunque se negó a dar detalles del consultorio, solo dijo que quedaba en un sector residencial y de 'clase alta' en Villavicencio.

Informa de ello el digital colombiano El Tiempo. Su aborto fue hace ocho meses, pero las pistas de quién y dónde se lo practicó se diluyeron. Las autoridades de salud y de policía desconocen hoy el número aproximado de cuántos abortos ilegales se practican en Villavicencio y el departamento, por lo que se ha convertido en un delito que no deja ninguna huella sobre sus autores.

El mayor Mauricio Santamaría, comandante de la Sijín, dijo que hace dos años no hay investigaciones relacionadas con el tema, aunque admitió la posibilidad de que haya negocios dedicados a esta práctica. "Puede que ocurran clandestinamente, por eso invitamos a los ciudadanos que conozcan de estas prácticas para que denuncien, con la garantía de que se mantendrá la reserva de la identidad", afirmaba el mayor.

Hasta ahora, el único caso judicializado por la Policía ocurrió el pasado 11 de julio en Acacías. El hecho sucedió cuando una mujer de 18 años acudió a  las instalaciones del hospital de ese municipio, después de que ingresara con dolor estomacal. Allí se detectó que se encontraba en embarazo y que el feto, de 18 semanas, no presentaba signos vitales. La mujer manifestó que había ingerido drogas para interrumpir el embarazo, debido a sus problemas familiares y económicos.

Con daño colateral

Combinación de pastillas, remedios caseros, ejercicios físicos y hasta hierbas son usados son proporcionadas incluso en los mismos laboratorios clínicos, en los que antes de sacarles el dinero del aborto, les ofrecen a los clientes píldoras que supuestamente ayudarán a detener la gestación, pero que terminan empeorando la salud de la mujer.

El médico Jesús Emilio Rosado indicó que lo que se hace en el Hospital Departamental de Villavicencio son legrados por abortos incompletos en los que han expulsado parte del feto, pero es necesario retirar los restos.Trabajadoras sexuales indicaron que los abortos son realizados en centros médicos ubicados en barrios "muy conocidos de Villavicencio": "Una vez casi me muero porque combiné pastillas con hierbas y tuvieron que llevarme al hospital. Tuve que decir que me iba a suicidar", afirmó la mujer. 

En los últimos 18 meses se han practicado 1.409 abortos en el Hospital Departamental de Villavicencio. Al respecto, el médico Jesús Emilio Rosado, gerente de este centro asistencial, explicó que los procedimientos corresponden a mujeres que llegan muy graves y a las que se les debe practicar el legrado para evitar infecciones. "Cuando llegan aquí han expulsado parte del feto y sangran. Entonces debemos hacerles un legrado porque se trata de abortos incompletos que pueden generar otras consecuencias", explicó Rosado.

El médico enfatizó en que no se puede asegurar que estos casos obedecen a mujeres que han ido previamente a una clínica clandestina a abortar, o han tomado algo para expulsar el feto y luego van al hospital a curarse, pues hay mujeres que espontáneamente o por accidente abortan.