“Vemos a España como el icono de la catolicidad”

“Vemos a España como el icono de la catolicidad”

El obispo pakistaní Monseñor Andrew Francis visitó España para explicar la situación en la que se encuentran los católicos en su país y para recordar a los católicos españoles sus raíces nacionales y culturales.

REDACCIÓN HO.- La vida de Monseñor Andrew Francis, obispo de Multan, en Pakistán, no ha sido fácil, como no lo es la de los católicos que viven en los países islámicos. La ceremonia de ordenación de este obispo pakistaní tuvo lugar en la capilla privada de la residencia del arzobispo de Lahore, mientras un tribunal dictaba una orden para tratar de suspender su nombramiento.

Más tarde, en su despacho, fue atacado por dos terroristas fundamentalistas que intentaron matarle. Llevaban sendas pistolas y dispararon apuntando a la cabeza del obispo. Salió indemne del doble intento de asesinato:

“He estado en la valle de la muerte y el Señor me sacó de él.”

En Pakistán, con 165 millones de habitantes, solo el 1,6 por ciento es católico. El resto de la población, de religión musulmana, no está, según Monseñor Andrew Francis, contra los cristianos. La reacción de odio se registra tan solo en minorías radicalizadas, influidas por Osama Ben Laden y su terrorismo fundamentalista.

Sin embargo el gobierno pakistaní consiente que esas minorías actúen impunemente.

Así, barrios cristianos han sido arrasados e incendiados y familias católicos han sido quemadas vivas en el interior de sus viviendas sin que la policía hiciera grandes esfuerzos por impedirlo.

Persecución religiosa e impunidad

Las últimas víctimas murieron hace escasas fechas, el 19 de julio, en aplicación de la ley sobre la blasfemia, una norma que restringe los derechos humanos y favorece la persecución religiosa al permitir que la palabra de un musulmán baste para llevar ante la justicia a cualquiera con la acusación de ofender a Mahoma, a Alá o al Corán.

Dos cristianos fueron acusados de blasfemar contra el islam hace poco más de un mes. No había pruebas, ni testimonios y, después de tres semanas de cárcel, el juez les puso en libertad. A la salida de la audiencia fueron tiroteados hasta morir, ante la pasividad de la policía. Los asesinos no fueron detenidos.

Vocación misionera

Monseñor Andrew Francis, que ha visitado España de la mano de Ayuda a la Iglesia Necesitada, expresó su deseo de llevar el Evangelio a los países limítrofes con Pakistán, en los que apenas hay comunidades cristianas (Irán, Afganistán, India, China, Tajikistán), señaló que el 67 por ciento de la población mundial vive en Asia y tan solo un tres por ciento es cristiana.

En este contexto, el obispo de Multan trasladó la imagen que los católicos de otros continentes tienen de España:

“En Asia vemos a España como el icono de la catolicidad. Os vemos como la gran luz de la misión de llevar el Evangelio a todas partes.”

Frente a la admiración por un país de pasado glorioso y dudoso presente, la fructífera realidad de los católicos perseguidos de Pakistán se muestra poderosa a pesar de las dificultades. Monseñor Andrew Francis ha congregado a multitudes en templos y espacios públicos para rezar, por ejemplo, la novena de San Antonio, del que es particularmente devoto, y ha llenado estadios de fútbol con fieles que empezaban a rezar a las siete de la tarde y terminaban a las cuatro de la madrugada.

Fue ante estas demostraciones de fe y piedad cuando los mulás radicales reaccionaron y Monseñor Andrew Francis se convirtió en el primer obispo atacado por el terrorismo islámico.

El obispo “musulmán” de los místicos españoles

A pesar de todo ello, al prelado de Multan, miembro del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, le conocen en Pakistán como el obispo “musulmán” por su labor de acogimiento a las personas de religión islámica.

Monseñor Andrew Francis, exponente en Asia del ecumenismo, explicó durante su reciente estancia en nuestro país que su labor está dedicada a tratar de construir puentes entre católicos y musulmanes sufíes, y ya ha conseguido que muchos mulás se acerquen a él para pedirle sus oraciones.

El camino que le está llevando a la creación de estos vínculos es el misticismo.  Durante su conferencia en la Casa de Cristo Rey, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), Monseñor Andrew Francis citó a San Ignacio de Loyola, San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús como los grandes referentes que le permiten el acercamiento a los sufíes.

Con los musulmanes reza por las víctimas del terrorismo, estudia los textos de estos santos españoles y ha llegado a orar juntamente con los mulás sufíes algunos salmos, y a leer conjuntamente el sermón de la montaña.

Más información

Diócesis de Multan

Ayuda a la Iglesia Necesitada