El Gobierno reacciona ante la Guía de Objeción de Conciencia

El Gobierno reacciona ante la Guía de Objeción de Conciencia

«<a href="../../../../../../../../node/31972">La objeción sanitaria ante el aborto, derecho y obligación</a>»
«<a href="../../../../../../../../node/31616">Arrecia el acoso del PSOE a los médicos objetores del aborto</a>»

REDACCIÓN HO/EUROPA PRESS.- A las pocas horas de haberse presentado, la Guía de Objeción de Conciencia Sanitaria al aborto ha sido contestada por el gobierno socialista.

El ejecutivo del aborto, consciente de que los profesionales de la sanidad rechazan de manera abrumadoramente mayoritaria su norma, ha dejado patente la delicada situación en la que le están poniendo los sanitarios.

Apenas habían pasado cuatro horas desde que se presentara en la sede de HazteOir.org la Guía cuando la ministra Aído afirmaba que "la objeción de conciencia de los profesionales que intervienen de manera directa" en las intervenciones de interrupción del embarazo está "perfectamente reconocida en la legislación".

Desde Las Palmas de Gran Canaria,  Aído respondía de esta manera al documento del Centro Jurídico Tomás Moro, la Asociación Nacional para la Defensa de la Objeción de Conciencia (ANDOC), Derecho a Vivir y HazteOir.org, un texto que orienta acerca del modo en que se puede ejercer el derecho constitucional a la objeción de conciencia, dirigido a médicos, enfermeros, anestesistas, trabajadores sociales, administrativos y todo el personal del ámbito sanitario que pueda verse involucrado directa o indirectamente en un aborto.

La Guía hace daño a los embajadores del aborto

Las afirmaciones de la ministra son falsas.Su colega de Justicia, Francisco Caamaño, declaraba hace exactamente un año:

"No cabe la objeción de conciencia. Las ideas personales no pueden excusarnos del cumplimiento de la ley porque, si no, nos llevaría en muchísimos temas, en éste y en otros muchos, a la desobediencia civil."

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, aseguraba en mayo de 2009 que su gobierno quiere garantizar el aborto ("el acceso a la IVE", según sus palabras) en igualdad de condiciones y en todo el territorio, limitando el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales porque, a juicio de su partido, en primer lugar "debe respetarse el derecho de la mujer a interrumpir su embarazo".

Hace apenas una semana, Aído señalaba en Jaén, donde fue recibida con una sonora pitada, que frente a la objeción de conciencia, lo importante es regular la normativa de tal modo que el derecho a objetar "no vaya en detrimento del derecho de las mujeres a acceder a esta prestación".

Además en la propia ley del aborto aprobada por el gobierno del PSOE está contenido el germen de la imposición y el desprecio por los derechos de los profesionales de la salud. Y todas las declaraciones de ministros y  dirigentes del PSOE desde su promulgación han ido en el sentido de la amenaza y de la extorsión hacia esas mismas personas.

La objeción de conciencia ante el aborto en España