Polémica en Argentina por el intento de despenalizar el aborto por la puerta de atrás

Polémica en Argentina por el intento de despenalizar el aborto por la puerta de atrás

Entre la confusión y el oscurantismo, estalla la polémica ante la Guía del Ministerio de Salud para realizar abortos no punibles, sin más requisito que una declaración jurada de la mujer, desde los 14 años, asegurando que fue violada.





REDACCIÓN HO.-  Apenas consumado al ataque a la familia y a los derechos del menor en Argentina con la equiparación del matrimonio a las uniones homosexuales, una nueva polémica sacude el país, esta vez ante lo el intento de introducir la despenalización del aborto por la puerta de atrás, por la simple decisión ministerial. En medio de la confusión y la falta absoluta de transparencia, debate e información que rodea todo el caso, ayer se anunció la firma de una resolución que aprobaba la difusión de una guía para la realización de abortos no punibles dirigida a ginecólogos y obstetras, en la cual se afirma que sólo basta una declaración jurada de la mujer para que el médico ejecute la intervención. En Argentina el aborto es un delito, despenalizado sn dos supuestos: peligro para la vida de la madre que no se pueda solveentar de otra forma, y cuando la embarazada es discpacitada mental. En  todo caso, siempre se necesario una autorización judicial.


En medio de la confusión y la polémica generada, el Ministro de Salud ha desmentido haber firmado esa resolución, pero afirma a la prensa local que pese a ello la guía, colgada en su web, está vigente. Numerosos grupos cívicos y jurídicos en defensa del primer derecho humano han acusado al Gobierno de facilitar y “legalizar de hecho” el aborto por medio de una interpretación del Código Penal.


Si bien el protocolo no lleva la firma del ministro, está colgada en la web del Ministerio y presenta en su página 4 un texto en el que se dice:


“Los procedimientos previstos por esta Guía son de aplicación establecida por Resolución Ministerial Nro. 1184 del 12 de julio del 2010. Ministerio de Salud de la Nación.”


El texto aparece firmado por Paula Ferro, Coordinadora Programa Nacional Salud Sexual y Procreación Responsable, y por Guillermo González Prieto, subsecretario de Salud Comunitaria del Ministerio de Salud de la Nación.  


La guía sí explicita un reconocimiento a un ex ministro de Salud de Néstor Kirchner, Ginés González García. Consultado en una ocasión por el diario Clarín si estaba a favor el aborto, González García contestó: “No, nada que ver. Yo creo que cualquier persona normal está en contra”. Sin embargo, esta guía le reconocía méritos.


Funcionarios del mismo Ministerio de Sanidad dieron a conocer la polémica guía. En ella se explicaba que las mujeres que tengan más de 14 años y presenten una declaración jurada asegurando haber sido violadas, pueden acceder al aborto sin más requisitos.  “No se debe requerir ningún otro tipo de constancia, documentación o información, ni realizar gestión alguna ante otras personas o instituciones”, indica.


De acuerdo con lo enunciado en la Guía, los casos no punibles de aborto son tres: 1) si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida de la mujer y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; 2) si el embarazo es producto de una violación y 3) si el embarazo proviene de un atentado al pudor sobre mujer idiota o demente.


Para "comprobar" que el embarazo fue provocado por una violación, la mujer deberá presentar al médico la constancia de la denuncia o una declaración jurada. Y sólo las menores de 14 años tendrán que estar acompañadas de uno de los padres, pero nada dice de las menores entre 14 y 18.


La guía oficial modifica en forma importante otra emitida en 2007, cuando el ministerio estaba a cargo de Ginés González García. Entre otros puntos, plantea "no judicializar" los casos de abortos no punibles y deja a criterio del médico -sin intervención de un juez- la aceptación de la solicitud del aborto.


Además, la redacción de la cartilla reinterpreta el artículo 86 del Código Penal para permitir el aborto en todos los casos de violaciones y no solamente frente a mujeres con deficiencias mentales, tal como figura en ese artículo. La redacción original de ese punto ocasiona desde hace años debates entre juristas. Según fuentes de la cartera sanitaria, la nueva normativa es la que deben usar los hospitales nacionales, aunque no se cuente con una resolución ministerial.


El Ministro de Salud niega haber firmado la resolución


El nuevo protocolo médico que flexibiliza los casos de abortos no punibles causó tal revuelo político, que el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, tomó distancia de la medida, que, sin embargo, sigue vigente.


Manzur difundió ayer un comunicado -colgado también en la web ministerial- en el que dice que "no ha firmado resolución alguna" sobre el tema. Aun así, admitió al diario argentino La Nación que el protocolo, publicado en la página web del ministerio, está vigente.


Comunicado de Sanidad


Oscurantismo 


Fuentes próximas al ministro citadas por el mencionado diario afirmaron anoche que el ministro se sentía "víctima de una operación política" surgida en el interior de su cartera y que "tomará medidas para remover" a los responsables.


El comunicado y la actitud de las autoridades sanitarias causaron no poca confusión. El instructivo difundido oficialmente anteayer mencionaba que respondía a la resolución ministerial 1184, con fecha del 12 de julio de 2010. Sin embargo, el ministro negó que exista tal resolución. Ese párrafo desapareció ayer del documento publicado en Internet.


Cerca del mediodía, tras las fuertes repercusiones que causó la difusión del instructivo,el MInisterio emitió un comunicado que provocó dudas sobre el protocolo: "El Ministerio de Salud de la Nación aclara que su titular, el Dr. Juan Luis Manzur, no ha firmado resolución alguna respecto de la Guía Técnica para la Atención Integral de los Abortos No Punibles ". Hasta ese momento, la iniciativa era públicamente defendida por legisladores oficialistas.


"Lo que diga el Código"


En la Casa Rosada, después del acto de promulgación de la ley de matrimonio gay (de lo que se informa por separado), La Nación le preguntó al ministro Manzur -que el día anterior no había respondido las llamadas de este diario- si será posible un aborto sólo con una declaración jurada de la supuesta víctima de una violación. "Se hará lo que estipula el Código Penal. Si la mujer cumple con las normativas vigentes en la ley, se le hará el aborto. Lo único que yo aclaré es que no hay una resolución ministerial en este contexto", dijo Manzur, que ratificó la vigencia de la guía.


"Hay actualizaciones, hay análisis que se vienen haciendo por parte de los equipos técnicos del Ministerio de Salud. Eso está bien, pero reitero que lo que aclaré es que no existe ninguna resolución firmada", agregó Manzur.


La posición del ministro dejó en una incómoda posición a Paula Ferro, coordinadora del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, que trabajó en la reforma de la guía. Al presentar al público las modificaciones con relación a la guía de 2007, en el Ministerio de Salud se había informado que ese protocolo tenía el respaldo de una resolución ministerial.


Según pudo saber La Nación, ministros de Salud provinciales recibieron ayer llamadas telefónicas por parte del viceministro de Salud de la Nación, Máximo Diosque, que les indicó que "no se había firmado ni se firmará" una resolución sobre la guía de abortos no punibles. Se les informó, además, que el protocolo será debatido en el Consejo Federal de Salud, que se realizará a mediados del mes próximo.  El instructivo tiene como antecedente el protocolo aprobado en mayo último por la Legislatura de Chubut.


Mientras tanto, en la Casa Rosada escapaban a la polémica desatada. La presidenta Cristina Kirchner no hizo referencia al tema durante el acto de promulgación de la ley del matrimonio gay.


Aprovechando otros debates


Mientras tanto, la Comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la Cámara de Diputados aprobó que se debata en el recinto un proyecto que disminuye la pena por filicidio. La propuesta impondría penas de seis meses a tres años por el asesinato de una madre a su hijo “durante el nacimiento o mientras se encontrara bajo la influencia del estado puerperal”.


Si bien la Presidenta Kirchner se ha manifestado con anterioridad contraria a la despenalización del aborto, la vorágine vivida estos días en Buenos Aires tras la aprobación del gaymonio en el Parlamento llama al menos a la precaución. Varios dirigentes políticos y sociales que asistieron  al acto de promulgación de la modificación al código civil que habilita el' matrimonio' entre personas del mismo sexo, y aplaudieron efusivos a la mandataria, tienen la promoción de una legislación similar a la española en mente.