“Los periodistas, tan alejados del periodismo como de la Luna”

“Los periodistas, tan alejados del periodismo como de la Luna”

Gervasio Sánchez, el reportero que denunció a los gobiernos españoles como “exportadores de la muerte” por su venta de armas, arremete contra la falta de credibilidad de los periodistas.

REDACCIÓN HO.- El reportero Gervasio Sánchez, uno de los mejores fotoperiodistas españoles actuales, especialmente valorado por sus impresionantes trabajos sobre las consecuencias de las minas antipersonas que España fabrica y vende, ha denunciado la falta de credibilidad de los periodistas españoles.Foto Gervasio Sánchez

En el curso de una intervención en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Sánchez ha afirmado que el comportamiento de los periodistas españoles "responde a intereses económicos o de diversa índole", lo que les lleva a “estar tan alejados del periodismo como de la Luna":

"Me gustaría que mi país tuviera un periodismo mucho más fuerte, intenso y crítico con el poder político y económico y que buscase menos la rentabilidad de los medios y más el servicio a la sociedad".

En 2008, al recibir el Premio Ortega y Gasset de periodismo, Sánchez pronunció estas palabras:

“Señoras y señores, aunque sólo tengo un hijo natural, Diego Sánchez, puedo decir que como Martín Luther King, el gran soñador afroamericano asesinado hace 40 años, también tengo otros cuatro hijos víctimas de las minas antipersonas: la mozambiqueña Sofia Elface Fumo, a la que ustedes han conocido junto a su hija Alia en la imagen premiada, que concentra todo el dolor de las víctimas, pero también la belleza de la vida y, sobre todo, la incansable lucha por la supervivencia y la dignidad de las víctimas, el camboyano Sokheurm Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años.Premio Nacional de Fotografía. Foto Gervasio Sánchez

Sí, son mis cuatro hijos adoptivos a los que he visto al borde de la muerte, he visto llorar, gritar de dolor, crecer, enamorarse, tener hijos, llegar a la universidad. Les aseguro que no hay nada más bello en el mundo que ver a una víctima de la guerra perseguir la felicidad. Es verdad que la guerra funde nuestras mentes y nos roba los sueños, como se dice en la película Cuentos de la luna pálida de Kenji Mizoguchi.

Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de la minas y al desminado.

Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.

Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.Foto Gervasio Sánchez

Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos.

Pero como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.”