Los pro-abortistas españoles presionan para despenalizarlo en Portugal

Los pro-abortistas españoles presionan para despenalizarlo en Portugal

El pasado jueves, día en el que el Parlamento luso aprobó la celebración de un nuevo referéndum para la despenalización del aborto, HazteOir.Org ya informaba de la presión que, desde una clínica extremeña, estaba ejerciendo sobre el Gobierno luso en este sentido para ampliar su ?negocio? al país vecino. Esta semana, y mientras los médicos lusos rechazan los abusos de la ley abortista española,  el semanario ALBA profundiza en el tema con importantes datos: mientras el ministerio de Salud portugués cierra maternidades alegando ?falta de medios?, favorece que centros privados de abortos españoles y británicos puedan establecerse en el país. El socialismo español hace lobby con el portugués para ?flexibilizar? la Ley del Aborto siguiendo el ?modelo español?: convenios con clínicas privadas que bordeando la ley convierten el aborto en libre y gratuito. Y mientras representantes de Los Arcos (Badajoz) y Guadiana (Mérida) se reunieron con el ministro de Salud portugués, los médicos lusos se rebelan contra los abusos de la legislación abortista española. 

REDACCIÓN, ALBA, HISPANIDAD.COM, IDEAL DIGITAL.- Como informa Luis Losada en ALBA, el pasado mes de mayo el ministro de Salud portugués, Antonio Correia de Campos, anunció el cierre de algunas maternidades alegando la ?ausencia de fondos?. Respondía así al plan de austeridad del gobierno Sócrates para tratar de atajar el desbocado déficit público del país. Pero muchas mujeres rurales se quedaban sin una maternidad cercana o tenían que acudir a hospitales españoles con los que el gobierno luso ha establecido convenios.

?La paradoja es que mientras que el gobierno cierra maternidades, abre la puerta a los centros abortistas privados?, señala a ALBA la presidenta de la Asociación Mujeres en Acción, Alexandra Tete. Y es que en efecto, en noviembre de 2005, los responsables de los negocios abortistas de Extremadura se reunieron con el gobierno vecino para tratar de desbloquear la instalación de filiales en Portugal.

A dicho encuentro asistieron Ramón Hernández y Yolanda Hernández, responsable de los centros abortistas Los Arcos de Badajoz y Guadiana de Mérida. También asistió el director financiero del grupo empresarial, Pablo Cubero, y el entonces jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital madrileño Severo Ochoa, Javier Martínez, posteriormente destituido. El objetivo era claro: mostrar el ?ejemplo? español de implantar ?de facto? el aborto libre y gratuito a través de convenios con los centros privados que realizan el 97% de los abortos en España.  Los centros abortistas permitirían vulnerar el espíritu de la Ley al tiempo que engordarían sus cuentas de resultados. Por cierto que además de los citados centros extremeños, también la británica Mary Stopes Internacional ha mostrado su interés de abrir sus instalaciones en Portugal. ?Sería muy útil la instalación de esos centros en el territorio nacional?, señalaba entonces el ministro Correia.


Los abortistas españoles desafían la legalidad portuguesa

Como informo HazteOir.org y según informa la corresponsal en Lisboa de Ideal Digital, la clínica extremeña Los Arcos, con sedes en Mérida y Badajoz, lleva meses preparando la apertura de una tercera clínica, esta vez en Lisboa, para el inicio del próximo año, desafiando la penalización que establece la legislación lusa. Una decisión que llega además en un momento muy delicado para Portugal en esta materia: precisamente el pasado jueves el Parlamento luso decidía celebrar un nuevo referéndum sobre el aborto previsto para el próximo enero, para la legalización del mismo hasta las diez primeras semanas de gestación, aunque resta el pronunciamiento del presidente de la República y el más que previsible del Constitucional. Pero en pleno debate sobre su efecto en la sociedad portuguesa, Yolanda Hernández, directora del centro Los Arcos, ya ha anunciado su decisión fuera cual fuese el resultado del referéndum.

El aborto está considerado un crimen en el país vecino, y conlleva penas de hasta tres años de prisión para las mujeres y de dos a ocho años para los médicos que lo realizan. Según informaba el pasado jueves Ideal Digital, el precio medio de un aborto en la clínica Los Arcos es de 450 euros mientras que en Portugal, de forma clandestina, las mujeres llegan a pagar hasta mil.

 Ideal Digital recoge el desafío de Hernández: ?Nos instalamos en Lisboa con todas las consecuencias ?resalta Hernández-; sabemos que en un comienzo podemos ser rechazados, pero la realidad es que el 60% de nuestras pacientes son portuguesas, unas 4.000 anuales?, una cifra que habría que tomar con reservas. El pasado año, Hernández fue recibida por el ministro de Sanidad luso, Correia de Campos, para plantear la instalación de la clínica en Portugal, ?con o sin el referéndum?. La directora asegura que tienen ya médicos portugueses interesados en trabajar en ella.

El socialismo luso presiona a favor del aborto

?El caso español es muy sui generis, porque teniendo también una ley restrictiva, son resultados prácticos son muy diferentes?, señala la eurodiputada socialista Edite Estrela, organizadora de la Conferencia Internacional sobre Salud Sexual y Reproductiva desarrollada en Lisboa el pasado 16 de octubre. El encuentro ha gozado de todo el apoyo institucional portugués. El mismo primer ministro, José Sócrates ha clausurado las jornadas.

Se trata de meter presión en la propuesta de referéndum sobre el aborto que el gobierno vecino presentó el 19 de octubre. Y por supuesto, las voces de los movimientos feministas no se han hecho esperar. ?Todos estamos llamados a resolver un problema y no a responder de acuerdo con intereses personales? señala María José Magalhaes, dirigente de Mujeres Alternativas y Respuesta, que considera que el problema radica en la ?desigualdad social provocada por la actual legislación?. Casualmente, el mismo argumento esgrimido en España cuando se planteó la despenalización del aborto. Por su parte, Duarte Vilar, del Movimiento por la Despenalización del Aborto defiende abiertamente que el aborto sea ?desmitificado? y sea incluido entre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

En este entorno, España es el ?modelo? que se proponen imitar: la consideración ?de facto? del aborto como un derecho sexual y reproductivo. Esta es la razón del mensaje remitido por Zapatero a la Conferencia Internacional de Salud Sexuales y Reproductivos. El discurso leído de Zapatero fue apuntalado por la presencia física de la Secretaria de Igualdad del PSOE, Maribel Montaño que defendió el ?modelo español? de ?flexibilizar? el aborto a través de los ?cuatro? supuestos despenalizadores de la Ley de 1985. ¿Le falló el subconsciente?, Es la pregunta que se realiza ALBA, porque la legislación española sólo despenaliza el delito de aborto en tres supuestos, aunque el de la ?salud física o psíquica? de la madre se ha convertido de facto en un supuesto socio-económico o ley de plazos. Curiosamente, Montaño defendió el pasado mes de diciembre la necesidad de evitar llegar al aborto mediante la prevención y la educación ?por las graves consecuencias sobre la salud física y psíquica de la mujer?. ¿Coherencia?


Los médicos portugueses rechazan los abusos españoles

Llama la atención que se ponga de modelo la legislación española, cuando los propios médicos lusos se rebelan contra ella. ALBA recuerda como a finales de 2004, el Colegio de Médicos Psiquiatras portugués fue consultado de nuevo sobre la posibilidad de una reforma en la Ley del Aborto portugués. En aquella ocasión, el Colegio de Médicos consideraron ?perfectamente correcta? la actual interpretación de la vigente legislación portuguesa que exige ?como en España- que sea un psiquiatra quien certifique que el embarazo amenaza la salud psíquica de la madre. La diferencia es que en Portugal cumplen la Ley y los psiquiatras no firman lo que la psiquiatría niega. En España, el dictamen independiente del psiquiatra se sustituye por el informe dependiente del psicólogo. Un abuso que los médicos portugueses rechazan.

Hispanidad.com indica al respecto que Portugal tiene una legislación muy similar a la española. La diferencia es que la cumple. Y como la Ley portuguesa -al igual que la española- exige la firma de un médico psiquiatra que certifique los peligros que el embarazo podría ocasionar para la salud psíquica de la madre, el aborto es una realidad cuasi marginal. Porque los médicos psiquiatras saben que no existen causas médicas reales por las que un embarazo pueda generar cuadros psiquiátricos sobre la madre. En cambio, sí que existe el cuadro del síndrome post-aborto. ¿Conclusión? No firman. Y sin firma, no hay aborto.

Lo que el Colegio de Médicos Psiquiatras portugueses considera es que el sistema español es una absoluta burla, un abuso permanente y consentido. Y no están dispuestos. Pero el gobierno de Sócrates sí. Y Zapatero apoya la moción. Así que se prepara un auténtico desembarco de centros privados que hagan la vista gorda al requisito de la firma del psiquiatra sustituyéndola por un psicólogo firmó en nómina del negocio. Y es este modelo español el digno de imitar.