El Gobierno madrileño hurta información sobre apoyos al embarazo mientras publicita abortorios

El Gobierno madrileño hurta información sobre apoyos al embarazo mientras publicita abortorios

Mientras proclama su compromiso de velar por el ejercicio de un derecho constitucional como la objeción -no cabe esperar menos-, hurta a las mujeres embarazadas que se planteen abortar información relevante sobre alternativas.

REDACCIÓN HO.- Como hemos informado desde HO,  el Gobierno de la comunidad madrileña, a través de su consejero de Sanidad, Javier Fernández Lasquetty, proclamaba a los cuatro vientos su compromiso para garantizar el ejercicio de de lo que es un derecho constitucional, la objeción ante el aborto.  Aunque no está de más dadas las intenciones y el carácter liberticida del Gobierno de Zapatero, hasta ahí podíamos llegar, cabría decir: no se espera menos de nuestros poderes públicos que el  velar porque los ciudadanos puedan ejercitar libremente sus derechos más básicos -que son nuestros, no nos los conceden ni tienen que reconocer ningún gobierno de turno- y que, además, todos conocemos sobradamente cuáles son.

Por contra, donde más necesarias resultan sus gestiones frente a la imposición y promoción del aborto libre que consagra la nueva ley, que es en el apoyo a la mujer embarazada, la competencia del ejecutivo madrileño deja mucho que desear y siembra el panorama de dudas ante el poco celo a la hora de elaborar los listados que contengan una información completa sobre la tan necesaria asistencia, que puede suponer evitar la tragedia de un aborto.

Así, respecto la información que se debe aportar a las mujeres que soliciten abortar, los sobres que recibirán las mujeres madrileñas y que han sido dispuestos por la Dirección General de Inspección Sanitaria de la Comunidad hurtan de decisiva información sobre alternativas y ayudas para proseguir con su embarazo (ver documentos adjuntos), omitiendo en sus listados servicios, aún financiados con recursos públicos, que asisten a la embarazada.

Así ocurre por ejemplo con el servicio de atención a embarazadas del Ayuntamiento de Villanueva de la Cañada, o con el servicio de la "Asesoría Mujer Joven" de Pozuelo de Alarcón, que conforman servicios gratuitos y confidenciales de apoyo a las embarazadas con especiales circunstancias de precariedad o conflicto social, para que puedan llevar a buen término su embarazo, mejorando en lo posible dichas circunstancias.

El asunto de estas omisiones es más correoso no sólo porque el Gobierno de Zapatero está hurtando, como señalábamos ayer, la información relativa a la realidad del aborto y de las alternativas existentes a las embarazadas que se planteen abortar, sino también a tenor de la tibia respuesta del propio ejecutivo de Aguirre a la ley del aborto, evitando mojarse en demasía; por contra, desde el goierno madrileño se han apresurado a subrayar que la acatarán, aún sin aprovechar la capacidad legitima de suspender su aplicación, como han hecho Murcia o Navarra, hasta que se pronuncie el Constitucional. Sobre todo cuando lo que está en juego son daños irreparables que afectan a vidas humanas, como insisten en subrayar los ciudadanos concentrados estos días por toda la geografía española.

Y por si aún fueran pocas las dudas, aunque más bien viene a despejarlas en un sentido trágico, la comunidad publicita como "centro sanitario de planificación familiar autorizado" a Sergine Médica, SL, abortorio privado situado en la calle Toledo.