Débil reacción del gobierno español ante la persecución de cristianos en Marruecos

Débil reacción del gobierno español ante la persecución de cristianos en Marruecos

Exteriores no reitera su protesta ante los nuevos casos con la excusa de que ya lo ha hecho en otras ocasiones.

REDACCIÓN HO.- El gobierno socialista español no protestó formalmente ante Marruecos por la reciente expulsión de la evangélica española Sara Domene de El Aaiún (Sáhara Occidental) porque, según el Ministerio de Asuntos Exteriores, ya había expresado con anterioridad su preocupación ante otros casos similares.

El Gobierno marroquí envió a finales de la semana pasada una nota verbal (la comunicación escrita más habitual en diplomacia) a la embajada española en Rabat en la que comunicaba la orden de expulsión de Domene, profesora de español en El Aaiún, "por motivos de orden público", es decir, acusada de proselitismo, como el centenar de cristianos a los que el reino alauí ha expulsado desde marzo.

En los últimos meses, según un portavoz de Moratinos, ha habido varias reuniones entre responsables de misiones europeas en Rabat, entre ellas la española, con las autoridades marroquíes para trasladarles su "preocupación" por las expulsiones de ciudadanos europeos de confesión cristiana.

Uno de esos encuentros contó con la presencia del primer ministro marroquí, Abbas el Fassi, precisó la fuente, que añadió que el Gobierno no ha decidido emprender nuevas acciones a raíz del caso de Domene al considerar que las gestiones estaban hechas con anterioridad.

En mayo pasado, el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, afirmó que el Gobierno había mostrado su "preocupación" a título nacional y en el de la UE ante las autoridades marroquíes por la expulsión de ciudadanos europeos cristianos acusados de proselitismo y señaló que seguiría "exigiendo" a Rabat "el respeto a la libertad religiosa y a cualquier actuación de cualquier credo religioso, y en particular el cristiano y católico".