Una esquela cuestiona la Ley de Memoria Histórica de Zapatero

Una esquela cuestiona la Ley de Memoria Histórica de Zapatero

Una esquela publicada ayer en el diario El Mundo viene a cuestionar la base ideológica de la Ley de Memoria Histórica que, tras dos años de propaganda desde el Ejecutivo, trata de vengar a una parte de las víctimas de la Guerra Civil. En la esquela, los familiares de un joven minero asesinado durante la Revolución de Asturias se preguntan cómo sería España si el abuelo de Zapatero hubiera muerto a manos de mineros socialistas.

REDACCIÓN HO.- "Mi abuelo murió defendiendo los valores de la democracia en la Guerra Civil". Esta cita de cabecera la "saca" no pocas veces Zapatero a la hora de justificar determinadas acciones políticas, que el pasado 28 de julio culminaban en la aprobación del anteproyecto de la llamada Ley de Memoria Histórica.

Tras dos años haciendo propaganda de ella, la Ley vuelve a enfrentar a unos ciudadanos con otros al reconocer como víctimas sólo a las de un bando, olvidando que el consenso logrado en 1978. Un anteproyecto que no recogía además las reivindicaciones de sus principales precursores, IU y ERC: no anula los juicios, prohíbe los actos en el Valle de los Caídos y sólo podrá eliminar símbolos franquistas donde tenga competencias el Estado.

Para el presidente su abuelo, el capitán Rodríguez Lozano, representa el paradigma de la ideología democrática. Ahora una esquela publicada en El Mundo recuerda que el capitán franquista estuvo a punto de morir tiroteado por los mineros socialistas cuando intentó sofocar la Revolución de Asturias en 1934 y se pregunta que cuál hubiera sido la realidad histórica de España si el militar hubiera caído en ese tiroteo y no a manos del ejercito franquista. 

La esquela está escrita por los familiares de Carlos González Álvarez. Un minero de 19 años asesinado durante la Revolución de Asturias. Después de más de 70 años del suceso y atendiendo a la ruptura que está sufriendo la sociedad española, los familiares se preguntan si, de haber sido al revés, si hubiera muerto el capitán, "la percepción de la realidad histórica por parte de su nieto, el Presidente del Gobierno D. JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ ZAPATERO habría sido radicalmente distinta y la situación política de España hoy también lo sería".

Una esquela por la unidad

Del texto no se desprende la intención de reabrir heridas curadas y no cicatrizadas. Se pretende simplemente emplazar a la unidad, "para que no vuelvan a caer nunca víctimas de un nuevo clima de enfrentamiento entre españoles".
 
"NO PREGUNTES POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS. ¡ESTÁN DOBLANDO POR TI...!". Con esta cita, de John Donne citado por E. Hemingway y suscrita por los autores de la esquela, los familiares del minero hacen un guiño al presidente para demostrar la incongruencia de éste.
 
Por último, los parientes del joven Carlos González Álvarez hacen un llamamiento a aquellos que pretenden avivar el fuego de la división social aludiendo a viejas contiendas del pasado. "Como definición de nuestra trágica y sangrienta guerra civil, que algunos miserables, irresponsables y sectariamente, pretenden desenterrar y reinventar, olvidando y ultrajando a los muertos y a los más de 60.000 asesinados de media España, de ellos 7.000 religiosos, en una de las más cruentas persecuciones de la Historia del cristianismo".