Obama refuerza su política antivida con el lanzamiento de una nueva píldora abortiva

Obama refuerza su política antivida con el lanzamiento de una nueva píldora abortiva

Impulsa en una nociva y engañosa campaña la distribución de la EllaOne: su aprobación por la FDA es suficiente para que muchos países la comercialicen.

REDACCIÓN HO.- La administración Obama no cesa en su ofensiva antivida, que con tanto interés impulsa dentro y fuera de sus fronteras, exportándolo principalmente a Iberoamérica y marcando agenda de su secretaria de Estado, la conocida activista proabortista Hillary Clinton. Después de que el el mejor embajador internacional del aborto viera con amargura como la necesidad de apoyos para sacar adelante su reforma sanitaria le cortaba las alas en este empeño, y cosechando encuesta tras encuesta por este afán el rechazo cívico -masivas han sido las manifestaciones ciudadanas-, su administración da un nuevo paso frente al primer derecho humano: el 17 de junio, el comité de asesores para salud reproductiva de la Food and Drug Administration (FDA), votaba por unanimidad a favor de la comercialización como “anticonceptivo de emergencia” de la droga Ulipristal, negando sus riegos abortivos y para la salud al  calificarla de segura y eficaz para evitar embarazos. Como destaca Americans United for Life se trata de la primera vez que una droga antiprogesterona es autorizada como “anticonceptivo de emergencia”.

La FDA es el organismo oficial norteamericano que autoriza la fabricación y/o la venta de medicamentos. La aprobación de la FDA es suficiente para que muchos países comercialicen un producto.

EllaOne, la nueva RU-486

Como recuerda Noticias Globales, desde mediados de 2009 el laboratorio europeo HRA Pharma, fabrica y distribuye un nuevo abortivo hormonal, llamado EllaOne. La misma empresa produce el anticonceptivo de emergencia (abortivo) Norlevo y el dispositivo intrauterino (abortivo) Mona Lisa. HRA Pharma tiene sus oficinas centrales en París y filiales en Bochum (Alemania), Roma, Londres, Madrid y New York.

El EllaOne tiene como principio activo el acetato de Ulipristal y se presenta como “el anticonceptivo de emergencia que brinda protección eficaz (contra el embarazo) de forma constante durante 5 días”; pero lo que ocultan sus fabricantes es que su acción es similar a la del pesticida humano RU-486, cuyo principio activo es la droga mifepristona, que mata al embrión humano aún después de implantado en el útero de la madre.

Bradley Mattes, director del Life Issues Institute declaró: "EllaOne ha sido clasificado como anticonceptivo de emergencia, pero funciona en forma muy similar a la píldora abortiva RU 486 al bloquear la llegada de progesterona al útero”.

¿Segura para la salud materna?

Recordemos que la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2005, incluyó a la mifepristona, el “pesticida humano”, entre los “medicamentos esenciales” y la considera como uno de los medios para alcanzar los Objetivos del Milenio para el Desarrollo (Objetivo n° 5, “Reducir la mortalidad materna”).

Como señala Americans United for Life, “hasta la fecha, se han registrado al menos 13 mujeres muertas después de utilizar la droga abortiva mifepristona (comercializada bajo los nombres de RU-486, Mifegyne, etc.), aunque de acuerdo con su fabricante europeo posiblemente son docenas las usuarias muertas. Además, se tienen registros de más de 1.100 mujeres que han experimentado problemas médicos graves asociados con esta droga, según las cifras del 2006 de la propia Food and Drug Administration (FDA)

Obamistas: extender el aborto químico

La clasificación del EllaOne como anticonceptivo de emergencia facilitaría los planes abortistas del gobierno de Obama. En efecto, la senadora demócrata Barbara Mikulski impulsa en el Senado una interpretación del texto de la nueva ley de salud de Obama. La pretensión, que en realidad responde a los intereses de la multinacional abortista Planned Parenthood (PP), consiste en que el apartado "atención preventiva y exámenes adicionales" incluya el “derecho” de las mujeres a recibir gratuitamente todos los pseudo anticonceptivos (en realidad abortivos) que estén clasificados como “anticoncepción de emergencia”, los cuales no tienen restricciones para su comercialización en USA, como las tiene la mifepristona y sus marcas comerciales: RU-486, Mifegyne, etc.

Richard Doerflinger, miembro de la secretaría del Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia Episcopal, declaró: “el debate en el Congreso debe centrarse en la necesidad de incluir en los ‘servicios de prevención’ las enfermedades mortales como el cáncer de mama, y no en la necesidad de evitar el nacimiento de nuevos beneficiarios del sistema de asistencia sanitaria",

El ovillo de eufemismos

En realidad estamos ante un ovillo de eufemismos creado por la cultura de la muerte para no usar la palabra aborto. 'Anticoncepción de emergencia' es un eufemismo, se trata de distintos procedimientos para provocar el aborto por medios químicos. Clasificar determinadas drogas abortivas dentro de la anticoncepción de emergencia o dejarlas fuera de ese concepto, no es más que otra arbitrariedad nominalista del Nuevo Orden Mundial.

Además, si bien actualmente las políticas abortistas, cada vez más agresivas, de Barack Obama influyen en las decisiones de la FDA, ya cuando se gestó el término anticoncepción de emergencia, desde finales de los años 80, estaba contemplado el uso de la mifepristona, el “pesticida humano”, para provocar “abortos tempranos”.

Campaña nociva y engañosa

La sociedad estadounidense ha empezado a recacionar, comenzando por la Iglesia Católica. El Director del Comité de actividades Provida del Episcopado de Estados Unidos, Cardenal Daniel DiNardo, rechazó enérgicamente el plan anunciado por la Food and Drugs Administration (FDA) para aprobar la nueva píldora abortiva.

En una carta enviada por el Purpurado a la Dra. Margaret Hamburg, Comisionada de la FDA, se señala que los obispos están "seriamente preocupados" por la posible aprobación de este fármaco que puede generar un abortoo en los cinco días siguientes de una relación sexual y que podría ser utilizado como un "anticonceptivo de emergencia". El también Obispo de Galveston-Huston criticó que un comité de la FDA pretenda tratar este tema "sin abrir el debate de manera pública y sin considerar todos los efectos del fármaco para proteger a las mujeres y sus niños no nacidos".

El Purpurado indica que el fármaco Ulipristal tiene efectos similares a otro fármaco abortivo, la píldora RU-486: "millones de mujeres estadounidenses, incluso las que quieren usar anticonceptivos para no quedar embarazadas en diversas circunstancias, personalmente nunca escogerían someterse a un aborto. Se les haría un daño con una campaña nociva que presente el Ulipristal simplemente como un ‘anticonceptivo’". De hecho, prosigue, "la aprobación de la FDA con ese propósito convertiría este fármaco en un abortivo, incluyendo su uso por hombres inescrupulosos que quieren causarle un aborto temprano a una mujer sin su consentimiento o conocimiento. Tales abusos ya sucedieron con la RU-486, pese a las advertencias y su limitada distribución".

Finalmente el Cardenal advirtió que "los planes para aprobar fármacos abortivos como ‘anticonceptivos’ para las mujeres estadounidenses no son consecuentes con la política establecida por la Administración (Obama) sobre estos asuntos.