Científicos británicos buscan crear un embrión híbrido de conejo y humano

Científicos británicos buscan crear un embrión híbrido de conejo y humano

La idea de que el fin justifica los medios parece cobrar fuerza en la experimentación genética. Prescindiendo de toda consideración ética,  tres equipos científicos británicos solicitarán este mes permiso a las autoridades para fusionar células humanas con óvulos de animales. Su argumento, puro aire: se trata de un experimento gracias al cual esperan que puedan tratarse un día algunas enfermedades neurológicas actualmente intratables. Detrás se esconde la negación de la vida humana desde la concepción, al entender que el embrión con catorce días es "un amasijo de células". La ausencia de respeto a la vida humana y la falta de escrúpulos para manipularla nos intenta ofrecer como ciencia el puro esperpento.

REDACCIÓN HO.- Tres equipos de Londres, Edimburgo y Newcastle presentarán simultáneamente sendas solicitudes en ese sentido a la Autoridad para la Fertilización Humana y la Embriología del Reino Unido, según informaba ayer el diario británico The Guardian. Los científicos pretenden ?crear embriones quiméricos (sic) que serán humanos  en un 99,9% mientras que el 0,1% restante será de coneja o de vaca (sic)?, según el rotativo.

Los permisos que buscan permitirán a los expertos extraer los núcleos de los óvulos animales y reemplazarlos con células humanas, lo que dará lugar a embriones que contienen el equipo completo de genes humanos más docenas de genes de animales encerrados en los mitocondrios, productores de energía.

Dos de esos equipos, dirigidos por Ian Wilmut, de la Universidad de Edimburgo, cuyo equipo creó la oveja Dolly, y Stephen Minger, del King's College, de Londres, quieren utilizar los embriones para crear células madre portadoras de los defectos genéticos responsables de enfermedades como la de las neuronas motrices.

Jugar con la vida humana con efectos inciertos

Convirtiendo esas células en neuronas, los expertos confían en poder determinar el proceso mediante el cual ese tipo de enfermedades degenerativas destruyen los nervios y encontrar fármacos capaces de frenarlo o incluso invertirlo. El equipo de Newcastle espera a su vez obtener permiso para insertar células de piel humana en óvulos animales para analizar cómo estos últimos pueden "reprogramar" los tejidos adultos para convertirlos en células más primitivas.

De tener éxito sus experimentos, los científicos podrían tomar células de un paciente y convertirlas en otro tipo de tejido como células renales, lo que permitiría llevar a cabo trasplantes sin temor a eventuales rechazos.

Científicos que trabajan en Shamghai dicen haber demostrado que es posible obtener células troncales de embriones fusionando células humanas con óvulos de coneja. Si se da luz verde a ese experimento, señala The Guardian, ?se dejará crecer los embriones un máximo de catorce días, momento en el que consistirán en un amasijo de células (sic) del tamaño de una cabeza de alfiler?. Como se señala desde la Bioética, lo terrible es que no hay que esperar catorce días: ya, desde el primer momento, ese embrión humano es vida humana.