Financiación internacional del aborto donde es ilegal, disfrazado de vacunas

Financiación internacional del aborto donde es ilegal, disfrazado de vacunas

Según publica Servicios Latinoamericanos (SELAT) en su boletín del 27 de agosto, el Centro de Investigaciones sobre Dinámica Social de la Universidad Externado de Colombia ha convocado un encuentro de congresistas iberoamericanos, que tiene como fin promover el denominado ?aborto inducido? a través del uso irrestricto de una nueva generación de vacunas abortivas en las naciones donde el aborto está penalizado.

REDACCIÓN HO.- El evento, que tendrá lugar del 7 al 9 de octubre próximos en Bogotá (Colombia), se denomina Encuentro de Parlamentarios de América Latina y el Caribe sobre Aborto Inducido: Los Desafíos para la Salud Pública y la Legislación. La reunión está aparentemente auspiciada por la Universidad Externado de Colombia pero, según revela SELAT, en realidad es impulsada por entidades anti-vida como la International Medical Parliamentary Organization (IMPO), que a su vez es financiada por la International Planned Parenthood Federation (IPPF), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Banco Mundial, entre otras organizaciones de tradición controlista.

Nuevo intento

Esta no es la primera vez que se pretende reunir a congresistas de la región para debatir sobre el aborto y promover su legalización. El reporte de SELAT afirma que en 1992 las mismas entidades impulsaron un primer encuentro orientado a tal fin.

Sin embargo, esta vez la reunión congregará a más de 100 parlamentarios, un grupo de ?observadores? y algunos participantes especiales, que escucharán las ponencias de los expertos invitados, para emitir un documento final y un plan de acción orientado a legitimar el aborto. La propuesta, sin embargo, no será la de promover la ?tradicional? aspiración uterina, sino de la difusión masiva de vacunas abortivas ?anti embarazo?.

Financiación  internacional

Estas vacunas forman parte de un plan iniciado en 1974 por la Fundación Ford y el Population Council (Fundación Rockefeller) para difundir el aborto en todo el mundo. Desde esa fecha la Organización Mundial de la Salud (OMS) auspició trabajos de investigación para perfeccionar la píldora abortiva RU-486 y la ?vacuna anti embarazo?.

Hasta 1993, el denominado ?Programa Especial en Reproducción Humana? de la OMS había gastado más de 356 millones de dólares en sus investigaciones con aportes de Suecia, Inglaterra, Noruega, Dinamarca, Alemania, el Banco Mundial, la Fundación Rockefeller, la Fundación Ford, el International Research and Development Center of Canada, Estados Unidos y el UNFPA.

Abortos disfrazados de vacunas

Según las denuncias, las vacunas abortivas se presentan como vacunas inocuas para facilitar su difusión, pero lo cierto es que con ellas no se pierde la capacidad para concebir, sino que aplicadas en mujeres gestantes, permiten la generación de anticuerpos contra la hormona gonadotrofina coriónica humana (HCG) secretada por la envoltura del concebido mientras éste se implanta en la capa interna (endometrio) del útero materno. De esta manera, se impide el desarrollo del cuerpo lúteo en el ovario, el que a su vez deja de producir progesterona, ocasionando cambios en el endometrio que finalmente producen el aborto.

Algunos líderes pro -vida insisten en que estas vacunas ya comenzaron a ser distribuidas en países como Nicaragua, México, Perú y Filipinas, a través de una campaña de vacunación masiva contra el tétano, auspiciada por la OMS, que tiene como objetivo exclusivo mujeres entre los 15 y 45 años. Estudios practicados por un grupo de especialistas detectaron en Filipinas la presencia de los anticuerpos en las mujeres vacunadas y según los expertos no hay forma de que una mujer los tenga, a menos que le hayan introducido artificialmente la hormona HCG en vacunas contra el tétanos o la rubeola.

Eficacia de las iniciativas pro-vida

En Perú, en octubre de 1995, los medios de comunicación informaron que el Ministerio de Salud suspendió la vacunación masiva antitetánica por las denuncias de los pro-vida. Sin embargo, poco después se reinició la campaña con vacunas canadienses fabricadas por el laboratorio Intervax, involucrado en el caso de Filipinas. En las últimas semanas se han registrado denuncias en las provincias norteñas de Chimbote y Piura sobre campañas similares entre mujeres jóvenes y se espera realizar un estudio para determinar la existencia de las sustancias abortivas.