Aído y Jiménez fuerzan la máquina: los recién nacidos también tienen sus días contados

Aído y Jiménez fuerzan la máquina: los recién nacidos también tienen sus días contados

Tras el eufemismo de "interrupción voluntaria del embarazo" y "salud sexual y reproductiva", ahora instan a sustituir el término "recién nacido" por "criatura"  o las siglas "CRN".

REDACCIÓN HO.- Lo que parecía imposible en la retorcida Ley del Aborto lo consiguen los militantes del radicalismo: una nueva vuelta de tuerca en el documento que desarrolla la ley, en fase de trámite, sustituye el término "recién nacido" por el de "criatura", en un enésimo intento de suavizar el aborto y de deshumanizar la vida y todo lo que tenga que ver con la sexualidad y reproducción humana, negando la ciencia misma.

Tras recurrir al efemismo de "interrupción voluntaria del embarazo", que elevan al título de la ley -a pesar de que, claro está, siguen sin poder explicarnos cómo es posible retomar un embarazo tras un aborto-, las ministras Trinidad Jiménez y  Bibiana Aído, ya habían logrado también sustituir en el texto de la Ley del Aborto toda referencia a la palabra "maternidad" por "salud sexual y reproductiva".  No contentas con ello, ahora quiere que en el  borrador del texto que desarrolla la ley, desparezca el término "recién nacido" ara sustituirlo por el concepto neutro de "criatura" o  "CRN", en referencia a criatura recién nacida, pero sin referirse a ello, dejando sólo las siglas. Así figura en el último borrador de la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva.

Según otros datos que aporta hoy el diario La Razón, el documento suprime los párrafos referentes al cibersexo, aunque mantiene el objetivo de "promover una salud sexual vivida de manera integral, autonóma, diversa, igualitaria, placentera, respetuosa... para mejorar el bienestar de los ciudadanos".

Se elimina, por tanto, esta parte polémica pero a cambio se introduce otra que promete arrojar ríos de tinta. Vamos, que los "recién nacidos" tienen los días contados. La tradicional expresión "bebé" aparece en contadas ocasiones en las 162 páginas de texto, en cambio figura más de un centenar de veces el término "criatura", mucho más neutro y que contempla tanto el sexo masculino como el femenino.

Según La Razón, el cambio terminológico ha sido responsabilidad de Concepción Colomer, actual responsable de un órgano adscrito a Sanidad llamado Observatorio de la Salud de la Mujer. Su empeño en sustituir las palabras "recién nacido" por "criatura", para eliminar la forma masculina, ha motivado algunas disputas en el seno del comité que ha redactado la estrategia nacional, y provocado el enfado de algunos técnicos y funcionarios del Ministerio.

Vamos, que los profesionales no ven la importancia que puede tener este cambio en los objetivos de salud sexual y reproductiva. En cualquier caso, desde el Ministerio se asegura que, sobre todo, se ha intentado evitar el lenguaje sexista.