Madrid Educa en Libertad denuncia cómo se da educación sexual en un instituto de El Escorial

Madrid Educa en Libertad denuncia cómo se da educación sexual en un instituto de El Escorial

Se aborda “desde planteamientos antropológicos y educativos ajenos a las convicciones de los padres”.

Madrid%20Educa%20en%20Libertad.jpgREDACCIÓN HO.- La plataforma de padres Madrid Educa en Libertad (MEL) ha denunciado hoy mediante un comunicado que, mientras en España hay una tasa de abandono escolar superior al 30%, la preocupación del Gobierno, de algunas administraciones autonómicas y de bastantes centros educativos es enseñar a los alumnos cómo ponerse un preservativo y evitar embarazos no deseados.

En la nota se menciona expresamente el caso del IES Juan de Herrera de El Escorial (Madrid), donde –según se detalla–, durante este curso y el pasado, dos monitores han impartido clases de educación sexual a alumnos de 3.º y 4.º de ESO.

MEL llama la atención sobre el contenido de algunas de las cuestiones que se han planteado a los alumnos y cita como ejemplos estas dos:

  • ¿Se puede perder la virginidad con preservativo?
  • Me han dicho que cuando se rompe el condón es bueno pillarse un buen pedo para no quedarse embarazada. ¿Es verdad?

La plataforma afirma que los monitores están contentos con los cursos impartidos, porque los alumnos “han identificado desde su propia experiencia mitos y estereotipos en torno a la sexualidad de hombres y mujeres”. Al parecer, se proponían “transformar los mitos negativos”.

María Menéndez, portavoz de Madrid Educa en Libertad, denuncia que, con intervenciones como esta, las administraciones educativas y los propios centros docentes atropellan los derechos de los padres:

“En definitiva, se está impartiendo educación sexual a los alumnos desde planteamientos antropológicos y educativos ajenos a las convicciones de los padres y generalmente sin su conocimiento. Estas actividades serán obligatorias cuando entre en vigor la Ley de Salud Sexual y Reproductiva. Desde Madrid Educa en Libertad recordamos que los padres tienen todo el derecho a educar moralmente a sus hijos sin intromisiones estatales ni autonómicas y pueden negarse a que sus hijos acudan a los talleres de educación afectivo-sexual”.