Cataluña aprueba su ley de la Infancia, que reconoce 'el derecho' de las menores al aborto

Cataluña aprueba su ley de la Infancia, que reconoce 'el derecho' de las menores al aborto

Aprobada por unanimidad, la nueva norma que suma nuevos derechos al menor y pretende mejorar su protección, reconoce 'el derecho de las menores a decidir sobre su maternidad, de acuerdo con la ley estatal del aborto'.

REDACCIÓN HO.- El Parlamento catalán aprobó ayer por unanimidad de todos los diputados -sólo uno votó en contra, y por error-, la llamada Ley de los derechos y las oportunidades de la infancia y de la adolescencia, que añade nuevos derechos a los menores y mejora su protección ante situaciones de riesgo o marginación. La nueva norma supondrá una inversión de 2,82 millones de euros anuales.

Bajo sus plausibles premisas y objetivos iniciales, entre los cuales figura también agilizar la adopción, se cuela no obstante un punto que cuanto menos sorprende a la hora de recabar ese apoyo unánime: el reconocimiento del "derecho a la maternidad' a las menores, pero desde una óptica que impulsa lo más opuesto a ser madre, que es el aborto pues, como informa Europa Press, se trata de "reconocer el derecho de las menores a decidir sobre su maternidad de acuerdo con la ley estatal sobre el aborto".  Llama la atención asimismo las prisas, cuando la ley estatal aún no ha entrado en vigor, y que ya se encuentra recurrida por el gobierno navarro de UPN ante el Supremo. Una ley estatal que el PP también se ha comprometido, por lo pronto, a recurrir. 

La nueva norma de Cataluña, con el beneplácito de todos los diputados, no presenta tampoco matiz alguno ante este ataque y menosprecio a la patria potestad, y refrendan que una menor se vea abocada, sola y sin conocimiento -no ya sólo sin consentimiento- de sus padres, a una tragedia que marcará su vida.

¿Y qué ocurrirá si la ley estatal del aborto, la Ley Aído, se declara inconstitucional? ¿Se abolirá  y quedará sin efecto este punto de la ley catalana de inmediato? ¿O habrá que pasar otra agonía ante el TC, como estamos padeciendo con el Estatut, donde el principal argumento de los nacionalistas está siendo el respeto a la voluntad de los catalanes, expresada en su Parlamento? Además, en esta ley de la Infancia, a diferencia de lo ocurrido con el Estatuto, la posición ha sido unánime....

Agilizar la adopción

Entre los objetivos de la nueva ley figura también el agilizar los trámites para adoptar a niños tutelados por la Generalitat al limitar el plazo de los padres biológicos para recurrir las resoluciones administrativas ante los tribunales.

Los padres biológicos dispondrán de tres meses -un año de forma excepcional- para recurrir las resoluciones de desamparo, que suponen separar al niño de la familia y otorgar la tutela a la Generalitat. Hasta ahora podían oponerse en cualquier momento, por lo que los expedientes de resolución judicial podían durar años, dificultando procesos como la acogida familiar y la adopción.

Asimismo, los familiares dispondrán de dos meses para oponerse a la acogida preadoptiva, que cuando sea firme hará innecesario el consentimiento de los padres biológicos para continuar con la adopción. Entre la preadopción y la adopción definitiva pasará como mucho un año y medio, frente a los tres o cuatro años actuales.

Según destacó en declaraciones a los medios la consellera de Acción Social y Ciudadanía de la Generalitat, Carme Capdevila, los plazos evitarán que la estancia de niños en centros residenciales "se eternice" por las "constantes oposiciones" de la familia biológica.

Por otra parte, la Generalitat prevé retornar la tutela a los padres de 1.136 menores víctimas de negligencias que la Administración está siguiendo, pese a que continúan viviendo con sus progenitores. La nueva normativa no los considerará 'desamparados', sino en 'situación de riesgo', de modo que la Conselleria podrá protegerlos sin necesidad de asumir su tutela. Los niños atendidos en familia propia ascienden a 1.146, un 14,1 por ciento de todos los tutelados.

Acogida especializada  

La norma incorpora también la acogida familiar permanente -cuando el desamparo es definitivo pero el menor no quiere o no puede ser adoptado-, y la acogida especializada, en la que uno de los cónyuges será un profesional del ámbito educativo que se dedicará de forma exclusiva y remunerada al cuidado de niños con alguna discapacidad o enfermedad crónica, o de grupos de hermanos.

Otras disposiciones

En referencia a los deberes y derechos de los menores, Capdevila subrayó que se les notificarán todas las resoluciones sobre su situación, y que a partir de los 12 años "podrán impugnarlas". En el caso de infractores de menos de 14 años, la Administración emprenderá acciones educativas y de mediación ante las víctimas.

En casos de abuso "será el maltratador quien abandone el domicilio en lugar de el niño", destacó Capdevila, quien explicó que a partir de ahora podrán retirar la tutela de un menor de forma preventiva durante 72 horas sin la necesidad de una autorización judicial. Para atender a los menores que han sufrido malos tratos, la ley prevé la especialización y formación de las fuerzas y cuerpos de seguridad, así como de los profesionales de la salud y de la educación. Asimismo, establece la creación de un registro unificado de malos tratos infantiles; de servicios de atención especializada para víctimas de abuso sexual, y de un centro de investigación sobre el maltrato infantil para dar voz a los niños, y el impulso de Mesas Territoriales de Infancia para coordinar la aplicación y coordinación de la norma en toda Catalunya.

La ley cuenta con una memoria económica para su despliegue progresivo durante tres años. Las medidas más urgentes se implantarán en un plazo máximo de dos meses, mientras que el resto se pondrán en marcha durante los seis meses posteriores a la entrada en vigor de la norma. Cataluña cuenta con 1,3 millones de niños y de adolescentes, de los cuales 8.110 están tutelados por la Generalitat --el 66 por ciento en familia natural o ajena, y el 34 por ciento en un centro.