"¡Madre Mía, son tantos y tan jóvenes!"

"¡Madre Mía, son tantos y tan jóvenes!"

<a href="http://www.hazteoir.org/node/30047">«M. A. Glendon: "Estamos ganando la batalla de los corazones y de las ideas"»</a>« »
<a href="http://www.hazteoir.org/node/1751">«Dakota del Sur aprueba un histórico proyecto legislativo provida»</a>« »
<a href="http://www.hazteoir.org/node/16688">«Miles de ciudadanos llegan a Washington para participar en la gran Marcha Por la Vida»</a>
<a href="http://www.hazteoir.org/node/27542">«El TS de EE.UU. se abre a revocar la sentencia que permitió legalizar el aborto»</a>« »

REDACCIÓN HO.- Es la propia revista norteamericana Newsweek quien, sin poder evitar reflejar cierto tono de nostalgia y pesimismo,  reconoce este fenómeno en un artículo firmado por  Sarah Kliff. La presidenta de la organización abortista NARAL, Nancy Keenan,  y otras líderes del llamado movimiento pro-choice de Estados Unidos reconocen en declaraciones al semanario el escaso atractivo que hoy tiene su causa para los menores de 30 años.

Quedan atrás aquellos días en que cientos de activistas pro-choice se reunían cada 22 de enero para conmemorar un nuevo aniversario de la sentencia Roe vs. Wade (1973). Ahora el alboroto y el tono festivo se encuentran en el lado pro vida.

Así quedó patente, por ejemplo, en la última marcha por la vida celebrada en Washington, donde casi la mitad de la muchedumbre parecía tener menos de 30 años. Ciertamente, el contraste es llamativo: frente a los 400.000 activistas que se sumaron a la cita provida del 22 de enero en Washington, la marcha proabortista que tuvo lugar ese día no logró convocar a más de cien personas.

Las defensoras del derecho al aborto cada vez están más preocupadas con el relevo generacional y, por primera vez, empiezan a hablar de ello abiertamente. Su causa –admiten– atrae a muchos menos jóvenes. Esta es la impresión que sacó la veterana Nancy Keenan, presidenta de NARAL Pro-Choice America, el día de la mencionada manifestación pro vida. “Lo único que pensé fue: ¡Madre mía, son tantos y tan jóvenes!”. No deja de ser curioso que en su exclamación enfatice, precisamente, la palabra 'madre'.

Las propias encuestas proabortistas lo reconocen

Si la cosa continúa así, en una o dos décadas las filas pro aborto podrían quedar reducidas a un número insignificante. Así lo confirma una encuesta realizada por la propia NARAL entre 700 jóvenes estadounidenses (menores de 30 años). El 51% de los encuestados que se declara en contra del derecho al aborto considera la defensa de la vida un asunto “muy importante”; en cambio, sólo un 26% de los pro-choice muestra el mismo entusiasmo.

El artículo de Newsweek ofrece dos posibles explicaciones a estos resultados. La primera tendría que ver con los logros de las pro-choice:“Paradójicamente, en la medida en que NARAL protege mejor el derecho al aborto, menos falta hace apoyar esta causa”, escribe Kliff. Según esta interpretación, no es que los jóvenes estadounidenses se opongan al derecho al aborto; lo que pasa es que, como ya está garantizado, se han desentendido de la causa. Ahora bien: si alguien amenazara con revocar la doctrina, otro gallo cantaría. Y esto es algo que, por cierto, ya está ocurriendo, no solo a nivel de los diferentes estados, el más reciente ejemplo en Dakota del Sur, sino que ha llegado al mismo Tribunal Supremo, abierto a revocar la sentencia que permitió legalizar el aborto en Estados Unidos .

Aparte, esta explicación casa mal con la tendencia hacia la postura provida que revela la última encuesta Gallup.  De hecho, uno de los datos más significativos del sondeo es que los jóvenes de entre 18 y 29 años constituyen ahora el grupo más numeroso de los que declaran que el aborto debería estar prohibido en todas las circunstancias.  Entre 2005 y 2009, el 23% de los que sostenía esta postura eran jóvenes; un 21% , mayores de 65 años; y un 17% se repartía entre los demás grupos de población.

La segunda razón que apunta Kliff parece más convincente. A su juicio, la causa pro vida ha ganado simpatizantes gracias al desarrollo de las ecografías, que han hecho más visible el desarrollo del feto. “La tecnología ha ayudado claramente a definir que la gente piensa acerca del feto como un pleno ser humano vivo”, reconoce Kate Michelman, ex presidente de NARAL. Esto, unido a un lenguaje moral más persuasivo, está atrayendo a la mayoría de los jóvenes hacia las filas provida.

Recursos informativos: