Aído calla cuando la víctima de malos tratos no es abortista

Aído calla cuando la víctima de malos tratos no es abortista

La ministra ignora el caso de una mujer nigeriana perseguida en su país por ser cristiana, víctima de la explotación sexual y embarazada, que se negó a abortar y fue expulsada de España por Zapatero.

REDACCIÓN HO.- La ministra del aborto eludió hoy en el Congreso de los Diputados pronunciarse sobre el caso de expulsión a Nigeria, el pasado 17 de marzo, de una mujer embarazada que era víctima de explotación sexual.

Durante la sesión de control al Gobierno en la Cámara Baja, el diputado del PNV Joseba Aguirretxea preguntó a Aído si comparte los criterios que llevaron al Gobierno a deportar a esta mujer y si hizo "algo" para evitarlo. Aguirretxea resumió así la historia de esta mujer:

"Fue captada bajo engaño tras ser asesinados sus padres por ser cristianos, enviada a España y obligada a ejercer la prostitución y a pagar una deuda contraída con su tratante de 20.000 dólares bajo amenaza de muerte".

La mujer, agregó el diputado del PNV, se quedó embarazada porque estaba "obligada a mantener relaciones sexuales sin preservativo", pero se negó a abortar pese a las presiones de su proxeneta y acudió a una comisaría de policía a pedir asilo, momento en el que "se la detiene y se le traslada a un Centro de Internamiento de Extranjeros" para su posterior expulsión. Aguirretxea preguntó si se necesitaba algún dato más para ayudarla.

Aído no contesta

La ministra evitó hablar de este caso concreto y aseguró que todas las decisiones que se adoptan en España en esta materia "se atienen a un procedimiento garantista y están sometidas a control judicial", y recalcó que existe "un total compromiso del Gobierno" de apoyar a las víctimas de trata y de perseguir a las redes mafiosas.