El Papa nunca demoró la expulsión de un sacerdote de EE.UU. culpable de pederastia

El Papa nunca demoró la expulsión de un sacerdote de EE.UU. culpable de pederastia

El abogado vaticano Jeffrey Lena lamenta "el juicio precipitado" de algunos medios a raíz de una supuesta carta del prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe en 1985, misiva que “en ningún caso refleja que el entonces cardenal Ratzinger se esté resistiendo".

  • La campaña contra la Iglesia Católica te incumbe: apoya al Papa con tu mensaje
  • BLOGS HO: La persecución a la Iglesia, al Papa y a católicos, motivos indudables de alegría, en Acortando Distancias
  • BLOGS HO: Este fanático quiere encarcelar al Papa por Elentir

     

    REDACCIÓN HO.-En medio de la oleada de críticas y ataques a la Iglesia por algunos casos de pederastia algunos medios se han hecho eco de una carta del entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, firmada en 1985, dada a conocer por los abogados de las víctimas del sacerdote estadounidense Stephen Kiesle, en la afirmaban que Benedicto XVI demoró la expulsión del sacerdote.

    Sin embargo, el Vaticano ha asegurado que el Papa nunca demoró la expulsión de un sacerdote culpable de un delito de pederastia durante la década de los 80, y lamentó los "juicios precipitados" que se han emitido en relación a esta cuestión.

    El abogado vaticano Jeffrey Lena afirmó, en declaraciones recogidas por Análisis Digital, que Benedicto XVI se limitó a pedir tiempo para deliberar sobre la expulsión de Stephen Miller Kiesle, que en 1978 había sido sentenciado a tres años de libertad condicional por abusar de dos menores en una rectoría, y que en 1981 había solicitado abandonar el ministerio activo y la diócesis, "con la consiguiente exención de todas las obligaciones del sacerdocio, entre ellas el celibato".

    Por aquella época y como jefe de la Congregación de la Doctrina de la Fe, el entonces cardenal Joseph Ratzinger simplemente evaluó de manera formal si la petición recibida cumplía todos los requisitos para que Kiesle abandonara el sacerdocio, sin tener en cuenta los casos de abusos sexuales, que la Congregación no tenía competencia para juzgar, según recordó Lena.

    En su misiva, enviada en 1985, Benedicto XVI entiende que los argumentos por los que Kiesle pide abandonar el sacerdocio tienen "una grave significación" y expresa su "preocupación sobre las consecuencias que tal dispensa pudiera tener sobre los fieles, en particular los más jóvenes".

    Para el abogado vaticano "parece ser una carta formal que se suele enviar con respecto a los casos de laicización", y se declaró incapaz de confirmar la autenticidad de la carta, mecanografiada en latín, y entiende que "en ningún caso refleja que el entonces cardenal Ratzinger se esté resistiendo", añadió el abogado, quien lamentó "el juicio precipitado" que podrían estar transmitiendo algunos medios de comunicación, porque "en todo momento Kiesle estuvo bajo el control, la autoridad y el cuidado del obispo local, como estipula la ley canónica".

    Más información:

  •  "Santidad, no está solo: el Pueblo de Dios está con usted"
  • Masivo apoyo de los internautas a Benedicto XVI a través de HO