A Feijóo le preocupa la natalidad pero calla ante el aborto

A Feijóo le preocupa la natalidad pero calla ante el aborto

«<a href="../../../../../../../../node/24029">La dejadez asistencial a la mujer embarazada dispara los abortos en Galicia</a>»
«<a href="../../../../../../../../node/28868">Aborto, ¿a qué juega el PP?</a>»
«<a href="../../../../../../../../node/28804">"No vamos a parar: ni un sólo voto a los partidos que no se comprometan frente al aborto"</a>»

REDACCIÓN HO.- En el curso del debate sobre el estado de la autonomía que se desarrolla hoy en el parlamento regional gallego, Alberto Núñez Feijóo ha ofrecido a los grupos de la oposición alcanzar "un pacto por el rejuvenecimiento" de Galicia.

Al presidente regional gallego le preocupa “el progresivo envejecimiento" de la población y "la baja tasa" de natalidad de la comunidad gallega, y por ello ha propuesto  un pacto para hacerle frente en el contexto de un acuerdo sobre el desarrollo del territorio de su comunidad.Marcha por la Vida 2010 en Lugo (Foto E. Martínez)

Hace apenas tres semanas se aprobó en España la ley del aborto promovida por Zapatero, que incrementará el número de niños no nacidos en nuestro país. Esta norma se suma a la situación de emergencia que vive Galicia en materia de aborto. En 2009 el número de niños no nacidos se disparó en la región, con un incremento del 20 por ciento con respecto al año anterior. En Galicia se extermina cada año a más de dos mil seres humanos.

Frente a ello, esta mañana, en el parlamento regional, el líder del PP Núñez Feijóo no ha tenido a bien considerar que tal vez una ley que amplía la posibilidad de aumentar esas cifras no es lo más conveniente para sus paisanos. Pero sí ha mostrado su entusiasmo por "un pacto por el rejuvenecimiento", que no se sabe muy bien por dónde pasa.

Alberto Núñez Feijóo es otro de los dirigentes del Partido Popular que no se ha pronunciado con claridad ante la exigencia ciudadana de derogación de la ley del aborto Zapatero.Marcha por la Vida 2010 en Vigo (Foto Elentir)

La ciudadanía ha reclamado el fin del exterminio de seres humanos abarrotando las calles de Ferrol, La Coruña, Lugo, Vigo, Villagarcía y otras localidades. Pero parece que a Núñez Feijóo no le ha llegado el mensaje de sus votantes. O tal vez no está por la labor de escucharles.