Aborto: si tú no actúas, nadie lo hará por ti

Aborto: si tú no actúas, nadie lo hará por ti

«<a href="../../../../../../../../node/28408">HO y DAV prometen "no parar hasta que la ley del aborto sea derogada"</a>»
«<a href="../../../../../../../../node/28399">¿Te quedarás en casa mientras las niñas de 16 años pueden abortar a escondidas gracias a Zapatero?</a>»

REDACCIÓN HO.- Las tertulias radiofónicas de hoy han pasado en muchos casos de puntillas sobre el aborto Zapatero aprobado ayer por los grupos políticos más radicales de las Cortes, el PSOE, los comunistas y los secesionistas. Los periódicos de ámbito nacional están en lo mismo: a rey muerto, rey puesto.

Una vez aprobada la ley del aborto Zapatero, la no comisión de la no crisis de Zapatero y la nueva manifestación de la dictadura castrista, tan querida del PSOE, han venido a sustituir la defensa del derecho a vivir.

El Mundo ni siquiera lleva el asunto a su portada, a pesar de que con su gesto de ayer, los senadores condenaron a muerte a más de 300 niños cada día, para regocijo de quienes cobran por exterminarlos.

El País desliza el avance de la noticia, a la que apenas dedica unas líneas a una columna en portada. Menos atención merece la legalización del aborto clandestino de las menores para ABC, que en su portada ofrece tan solo un mustio titular. No resulta llamativo que Público haga lo mismo, aunque destaque más la decisión de los abortistas por medio de una tipografía llamativa.

Tan solo La Razón y La Gaceta tratan la transformación del aborto en derecho de manera destacada en sus portadas. El periódico que dirige Francisco Marhuenda titula Los 115.812 abortos anuales ya son un «derecho». Y el de Carlos Dávila señala que La derecha catalana y vasca 'bendicen' la Ley abortista.

Más que nunca, esta lucha es de los ciudadanos

El exterminio de niños no nacidos va a empezar a desaparecer de muchos medios de comunicación, como sucedió en 1985. Los partidos críticos con la ley se dedicarán a la inminente campaña electoral y nuestra clase política de ninguna manera quiere tener el aborto entre los asuntos a debatir frente a la ciudadanía.

La defensa del derecho a vivir y la lucha por erradicar el aborto, en cualquiera de sus versiones jurídicas, de nuestra vida colectiva, queda ahora, más que nunca, en manos de la ciudadanía.

Durante décadas, un puñado de voluntariosos y valientes ciudadanos estuvo saliendo a la calle para rechazar la primera ley del aborto que aprobó otro gobierno socialista. Mantuvieron la dignidad de una sociedad mayoritariamente adormecida. Eran pocos, pero no se dejaron derrotar por el aplastante peso del pensamiento políticamente correcto impuesto por una progresía que adora la muerte, sea en cárceles castristas, o en abortorios españoles.

Hoy somos más. Muchos más. La ciudadanía ha dado la vuelta al aborto y hasta los votantes socialistas rechazan la ley de Zapatero.

Pero además de ganar la batalla de la opinión pública, es preciso ganar también la política. Y para ello hay que continuar la presión a los partidos, a todos ellos, y salir a la calle para que se haga visible el rechazo de la sociedad española a leyes tan repugnantes como las que, siglos atrás, consintieron la esclavitud.

La próxima cita, el 7 de marzo, en casi un centenar de localidades, será la prueba de que los ciudadanos queremos el fin del aborto gobierne quien gobierne y sea como sea la ley que se nos proponga.