Con una Cámara muy dividida, el Senado desoye el clamor cívico por la vida

Con una Cámara muy dividida, el Senado desoye el clamor cívico por la vida

Por un escasísimo margen de cuatro votos rechaza los tres vetos presentados a la reforma legal proabortista, desoyendo así la clara demanda ciudadana en defensa del derecho a vivir y la protección a la mujer embarazada.

REDACCIÓN HO.- El Pleno del Senado ha rechazado los vetos presentados a la reforma legal de Ley del Aborto, al rechazar las tres propuestas  presentadas por el PP, un senador de Unió (UDC-CiU) y la senadora de Unión del Pueblo Navarro (UPN).Tras su paso por el Senado, el texto debería ratificarse en el Pleno del Congreso para su aprobación definitiva, seguramente en marzo, y la nueva ley entraría en vigor a los cuatro meses de ser publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El Pleno del Senado rechazó hoy los tres vetos presentados por el PP, Unió y Unión del Pueblo Navarro (UPN) por una margen de entre cuatro y ocho votos:

  • La propuesta de devolución del texto de los 'populares' y de UPN fue rechazada por 134 votos en contra, 126 a favor y dos abstenciones.
  • Por su parte, el veto de Unió fue rechazado por 132 votos en contra, 128 a favor y dos abstenciones.

La portavoz del PP, Carmen Dueñas, acusó al Gobierno socialista de "imponer el aborto libre" a la sociedad española y de despreciar "la voz de los ciudadanos", quienes "mayoritariamente rechazan" el proyecto de ley del Ejecutivo.

Asimismo, censuró al Gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero por querer "acabar con uno de los pilares de la sociedad española como es la familia" y por "desproteger la vida". "Ya que están acabando con el presente de este país, no acaben con su futuro", aseveró.

Además, criticó que la ley "libere al hombre de sus responsabilidades" y apueste "por el drama del aborto en vez de apostar por la maternidad". "Y a esto lo llaman ustedes avance histórico, avance social, progresismo y feminismo, y si esto es algo es feminismo retrógrado y trasnochado", enfatizó.

La senadora y secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, celebró que esta ley "ponga fin" a la "deuda pendiente" a su juicio  tenía la sociedad con las mujeres. "Las mujeres que no compartan la norma no harán uso de ella, pero las que quieran hacerlo no podemos ni debemos impedírselo", subrayó, como si el aborto fuera un derecho y no un delito aunque despenalziado en determinados supuestos, en detrimento de lo que sí lo es realmente, la vida.

Pajín, que se estrenó con esta norma en la tribuna del Senado, aún osó a referirse a los más de 100.000 abortos anuales para indicar que "no se puede mirar hacia otro lado y reducir las ayudas que se destinan las organizaciones que practican la educación sexual, como hacen las comunidades gobernadas por el PP, o una actitud rigurosa y realista que permita abordar el debate con sentido de la responsabilidad". Todo, cuando desprecian la labor que las organizaciones realizan en favor de las mujeres embarazadas para que encuentren salida al aborto.

Pajín llamó la atención sobre el "doble rasero" de los 'populares' a la hora de juzgar la responsabilidad de los menores, indicando que  por un lado se oponen a que puedan tomar decisiones en la "interrupción del embarazo" -no sabemos como Pajín recupera un embarazo tras un aborto- pero por otro "quieren que se les juzgue y condene como adultos".

Recursos informativos: