El PSOE confirma la participación de Lertxundi en el Pleno de mañana

El PSOE confirma la participación de Lertxundi en el Pleno de mañana

Los socialistas abusan de su posición de poder y darán voz y voto al senador que es parte interesada en el negocio del aborto, revelando con ello de paso su miedo a perder la votación ante la fuerte división existente en la Cámara.

REDACCIÓN HO.-   La portavoz del PSOE en el Senado, Carmela Silva, recordó que la secretaria de Organización socialista, Leire Pajín, será la encargada desde el PSOE de oponerse a los vetos presentados por PP, UPN y CiU a la reforma legal proabortista que mañana se debate para su posterior votación en la Cámara Alta, y desveló que también participará en el Pleno el senador socialista Roberto Lertxundi. Esto después de que HazteOir.org presentara ayer  en la Cámara Alta su escrito solicitando la abstención de Lertxundi y denunciando su incompatibilidad para debatir y votar esta reforma, ante la clara incompatibilidad que representa su condición de empresario abortista –es fundador y presidente de un centro abortista-, con lo que con esta reforma le van en juego sus propios intereses personales.

El PSOE evidencia también así su temor a perder un solo voto en una Cámara en la que se augura una más que ajustada votación, reflejo de la fuerte fractura y división creada por la polémica reforma en todos los ámbitos e instituciones, y da un nuevo golpe sobre la mesa haciendo valer su posición de fuerza gracias a su mayoría parlamentaria, aunque ello signifique, una vez más, en esta era Zapatero “del talante y del diálogo’, despreciar no ya el clamor ciudadano, sino la más mínima higiene democrática.

Frente a toda evidencia y sin sonrojarse, Silva ha defendido el derecho de Lertxundi a participar en este debate y ejercer “su derecho constitucional al voto”, enfatizando que el Grupo Parlamentario Socialista está "absolutamente orgulloso" de todos sus senadores y su trayectoria política –no sabemos también si de la empresarial, pero a tenor debe lo anunciado parece que sí–. "Cualquier cuestionamiento de los derechos fundamentales habla por sí mismo de quien lo propone", defendió falsamente, pues aquí de lo que se trata no es de negar derecho alguno, sino de ser escrupuloso con la ley, de reconocer incompatibilidades y de que quien vote no tenga intereses personales en ello, máxime cuando lo que está en juego es un tema de tanta trascendencia para la mujer.

Siempre exultante, Silva se mostró su satisfacción por el debate que acogerá mañana la Cámara y auguró que durante la tramitación de los vetos se opondrá el "alarmismo" e "intento de meter miedo" del PP al "rigor y análisis" que a su juicio mostrarán el resto de grupos parlamentarios.

Acusa la falta de valentía política de De Cospedal

En  este sentido,  indicó su "sorpresa" por que la secretaria general del PP y senadora, María Dolores de Cospedal, no vaya a defender la posición de su grupo en el Senado pese a que encabezó la manifestación en contra de la reforma de la ley y le reprochó que "se esconda".

A su juicio, la decisión de Cospedal responde a su "falta de valentía política" para sostener la "inexplicable" postura del PP, ya que enfatizó que los 'populares' sólo se preocupan por el aborto cuando la izquierda está al frente del Gobierno. "Durante su etapa de gobierno hubo más de medio millón de abortos y nadie en la derecha decía nada, nadie se manifestaba y Cospedal no era pancartera", advirtió.

En su intervención, la portavoz socialista en la Cámara Alta recordó que pese a que Cospedal no vaya a participar en el debate sobre la ley del aborto sí que realizará esta tarde su primera intervención en el Pleno en lo que va de legislatura, por lo que reconoció estar "encantada".

A su juicio, este cambio de postura responde a la llegada de Pajín al Senado y a su posición activa, que ha llevado a la secretaria general 'popular' a darse cuenta de que su designación como senadora no tiene el único objetivo de "calentar el sitio y ocupar un asiento".

Silva defendió que el mal denominado proyecto de Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo con los mismos falsos clichés oídos hasta ahora en boca de su partido: que otorgará "seguridad jurídica" tanto a las mujeres como a los profesionales sanitarios y subrayando al mismo tiempo la importancia que supone la posibilidad que da de tomar decisiones "autónomas" sobre un asunto "tan complejo y doloroso" como el aborto.