IPPF presiona por una mayor participación en el mercado del aborto

IPPF presiona por una mayor participación en el mercado del aborto

Alardeando de éxito en España, la multinacional abortista busca salida al cierre de grifos de financiación, que intentará compensar a través de la “dinámica de poblaciones” y el “cambio climático”.

REDACCIÓN HO.- En su informe anual publicado recientemente, y recogido en un artículo  de Samantha Singson publicado en  C-Fam, la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés) -uno de cuyos principales valedores es el presidente de Estados Unidos Barack Obama-, asegura que, a pesar de que su situación económica ha empeorado y de haber sufrido una leve disminución en las rentas anuales, la gigantesca industria del aborto muestra un incremento en las actividades de todas sus líneas de trabajo, incluyendo la distribución de preservativos, las actividades de defensa y promoción y los servicios de aborto

El total recaudado por la IPPF en 2008 fue de 119,7 millones de dólares, cifra inferior a los más de 120 millones del año anterior. Si bien sufrió una baja en los ingresos totales –las protestas cívicas han ido provocando cierres en subvenciones públicas, como ha ocurrido en Canadá-, sus negocios de aborto experimentaron un boom. La organización señala que prestó casi 428 mil “servicios de aborto” sólo a la gente joven, los cuales, en total, suman la sorprendente cifra de 1.134.549 servicios en todo el mundo (casi el doble que en 2007).

A pesar del incremento en los servicios de aborto, la IPPF está insatisfecha con la cifra y argumenta que “en comparación con otra clase de servicios brindados por las Asociaciones Miembro de la IPPF, estos números son bajos e indican que hay mucho por hacer en términos de futuras inversiones en esta área si la IPPF pretende alcanzar sus objetivos de brindar a las mujeres la opción y el derecho al aborto seguro frente a un embarazo no deseado”. 

En el informe, la IPPF se jacta de promover su agenda abortista entre sus asociaciones miembro presentes en países tradicionalmente provida. En este sentido, la Federación resalta su quehacer en Irlanda, que mantiene límites estrictos al aborto, pese a presión ejercida por sus pares de la Unión Europea y los grupos de defensa y promoción del aborto, como la misma IPPF. Esta organización presume de que, mediante sus asociaciones miembro, ha estado en el lugar brindando apoyo a las ofensivas y debates tendientes a desafiar las leyes provida irlandesas, reduciendo el compromiso en defensa de la vida de estos países a un factor religioso, al indicar que “el debate público a menudo está dominado por la religión”. 

La IPPF alardea de sus éxitos en España

La IPFF se felicita igualmente de los éxitos en nuestro país, donde hasta ahora el aborto sólo es legal en casos de violación, discapacidad del feto o para resguardar la salud de la madre, supuesto sobre todo este último que se ha comprobado un coladero para todo tipo de fraudes de ley. El informe reconoce a la Asociación Miembro Española –agraciada por el PSOE- por llevar a cabo una exitosa campaña en 2008 para que se reformara la ley de aborto eliminando las restricciones y legalizando los abortos solicitados durante el primer trimestre de embarazo.

Por otra parte, el informe lamenta la “llamativa disminución en el monto de dinero destinado a la planificación familiar” por parte de los donantes internacionales y afirma que la caída “representa una disminución en el interés de los donantes más que una disminución en las necesidades”.

La IPPF proyecta centrar sus esfuerzos en asegurar la financiación que sustente sus actividades a través de la capitalización de las declaraciones efectuadas por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, sobre el respaldo económico a la planificación familiar, y de la revocación de la política de Ciudad de México por parte de la administración Obama, a fin de que se restituyan los fondos destinados a “las organizaciones internacionales de salud sexual y reproductiva”.

La IPPF no duda tampoco en disfrazar la realidad a base de eufemismos –“salud reproductiva”, “derechos de la mujer”, “salud materna”- para justificar ese afán de lucro que alimente su negocio, mintiendo al señalar que responde a una demanda social. Considera, según dice, que estos “avances” forman parte de un “creciente interés internacional” que “necesita ser aprovechado para impulsar la agenda del acceso universal a la salud reproductiva”. La organización se centrará así en el aprovechamiento del “impulso emergente en torno a la salud materna para garantizar nuevos respaldos y financiación” que subvencionen la expansión del aborto.

El Director Ejecutivo del IPPF, Gill Greer, indicó que la Federación Internacional de Planificación de la Familia irá más allá de su énfasis en el aborto, la anticoncepción, la planificación familiar, la defensa y promoción, para expandirse hacia nuevas áreas, como ser la “dinámica de poblaciones” y el “cambio climático”, con el objetivo de recaudar más fondos.