“No queremos un país católico sino libertad”

“No queremos un país católico sino libertad”

“No tenemos ningún interés en que se declare como un país católico, nos basta con el respeto a la libertad religiosa”.

REDACCION HO.- A muchos les hubiera gustado escuchar estas declaraciones en boca de algún político español que saliera al paso de las excusas (que no argumentos) utilizadas por los impulsores de la ley de “libertad” religiosa. Sin embargo han sido pronunciadas en México.

En España el laicismo acusa a los católicos y a la Iglesia de querer imponer su moral a toda la sociedad. El portavoz de la Archidiócesis de Chihuahua, Gustavo Sánchez Prieto, ha hablado de la situación de su país, pero sus palabras bien podrían referirse asimismo a España.

Gustavo Sánchez Prieto dijo que ante la recién aprobada laicidad del Estado, los fieles "no tenemos ningún interés en que se declare México como un país católico" sino que se respete la libertad religiosa:

"Como católicos y como mexicanos, no tenemos ningún interés en que se declare México como un país católico, nos basta con el respeto a la libertad religiosa, haya la libertad de expresión de los católicos, como tendrán derecho a expresión las demás convicciones religiosas."

Sánchez Prieto insistió en el respeto a la libertad de la Iglesia para cumplir con su misión, y señaló que no se puede tomar como "laico" un rechazo a la religión, porque en realidad este término significa "simple y sencillamente que no es un Estado confesional, no se identifica con una determinada creencia religiosa".

Como la memoria histórica también es una tóxica epidemia que ha contagiado a la sociedad de aquel país, el portavoz de la Archidiócesis de Chihuahua se refirió a la polémica acerca de los actos del Bicentenario de Independencia y al papel histórico de la Iglesia, y dijo que se trata de una oportunidad para hacer justicia y darle el espacio real que merece:

"La celebración del bicentenario, como la del centenario de la revolución, es una oportunidad para que muchas de estas cuestiones históricas se valoren en su justa dimensión. Como católicos ha habido distintos participantes en los movimientos armados que han derivado en constituciones, ha habido católicos de un lado y de otro."