Francisco José Alcaraz: “La AVT se ha convertido en comparsa de Zapatero”

Francisco José Alcaraz: “La AVT se ha convertido en comparsa de Zapatero”

El ex presidente de la Asociación de Víctimas
del Terrorismo considera que el caso Faisán "es el GAL de Zapatero".

REDACCION HO.- Francisco José Alcaraz, ex
presidente de la Asociación
de Víctimas del Terrorismo y ligado en la actualidad a la plataforma Voces Contra el Terrorismo, expresa
hoy su preocupación en las páginas de La Gaceta por la situación que vive la AVT y por la implicación del
gobierno socialista en el caso Faisán, el aviso que desde instancias oficiales
se hizo llegar a ETA para evitar la detención de su aparato de extorsión.

-¿Cómo ha acogido que García Casquero aspire a continuar
al frente de la AVT?

-La deriva a la que
ha llevado a la organización en estos dos años es difícilmente empeorable.
Cuando entré había cientos de millones de deudas, la dejé saneada y él la ha
destruido.

-Explíquese.

-Me duele la mala
gestión que denuncian los afiliados y el que la asociación se haya convertido
en una comparsa del Gobierno de Zapatero. Es un club de socios que se van de
jarana. La agrupación está por y para contentar a los asociados que se dejan
comprar con actividades extracurriculares. Sólo hay que mirar su página web.

-¿Ésta ha sido la gestión del actual presidente?

-Su tarea ha sido
desactivar la resistencia de la rebelión cívica. En vez de reivindicar y exigir
justicia está domesticada. La ha vendido al poder para poder subsistir y vivir
de las subvenciones y las prebendas del Gobierno.

-¿En qué se basa para afirmarlo?

-La asociación ha
despedido a los abogados Juan Carlos Rodríguez Segura y Manuela Rubio, que
empujaron la personificación de la asociación en el  caso Faisán para no
incomodar al Gobierno. Eso enturbiaría las buenas relaciones que vende el
Ministerio del Interior. Además, en el último número de la revista de la
asociación entrevistan a quienes nos machacaron y persiguieron durante años.
Dan voz a personas como Patxi López o el consejero de Interior del País Vasco.

-Usted también será acusación popular del chivatazo en el
Faisán.

-En Voces contra el
Terrorismo no nos fiamos de la actitud que pueda tener la AVT, por eso iremos como
acusación particular en el juicio para no dejar margen de maniobra ni a la Fiscalía ni al Ejecutivo,
que con sus tentáculos pretenden tapar este caso. El chivatazo a ETA en el bar
Faisán es el GAL de Zapatero.   

-Como víctima de  la banda criminal, ¿ha perdonado
las negociaciones del Gobierno  con ETA?

-Ni muchísimo menos.
Continúa con ANV en las instituciones, sigue manteniendo una resolución para
negociar con ETA, no ha pedido perdón a las víctimas por las campañas de
persecución que ha llevado a cabo y todas las calumnias que han lanzado contra
nosotros durante el proceso de negociación. El Ejecutivo no ha rectificado, simplemente
ha cambiado de estrategia. Lo que más me preocupa es que todo esto no esté
siendo denunciado por quienes realmente tienen la obligación de hacerlo,
quienes hemos enterrado a nuestros familiares.

-¿Cree que volverá a sentarse con la banda criminal?

-Nunca ha dejado de
negociar. Si la puede llevar a cabo de forma oculta, para qué hacerlo visible.
Así está exento de crítica. Zapatero sabe lo contraproducentes que son.

-¿Qué situación cree que atraviesa la organización
terrorista?

-ETA es consciente de que su futuro pasa por transformarse en un partido
político. En las próximas elecciones volverá a presentarse de nuevo.
-¿Qué le parece la huelga de hambre que están llevando a cabo los etarras
encarcelados en España y Francia?

-Fenomenal. Espero
que sus alimentos se donen a Haití, que allí por desgracia sí que están pasando
hambre.

-¿No se fía ni de Casquero ni de Zapatero?

-No me puedo fiar.
Al Gobierno sólo le pido que rectifique el camino que lleva de beneficiar a los
terroristas y de utilizar la justicia en beneficio propio.

-¿Y a Casquero?

-Que tenga presente
que representa a una organización donde no sólo hay que velar por los intereses
de las víctimas y de sus familiares, sino que hay que tener presente la deuda
que tenemos con los más de mil asesinados exigiendo memoria, dignidad y
justicia.

-¿Confía en el ‘lehendakari' Patxi López?
-Tampoco. Dice que hay que olvidar lo del caso Faisán, que son cosas del
pasado. No me agrada que no sea el primero que levante la bandera y exija la
expulsión de ANV de los ayuntamientos. No sólo no lo ha hecho, sino que se ha
negado a ello. Cuando se anteponen los intereses políticos y partidistas por
delante de la defensa de la justicia, vivimos situaciones como ésta.

-A usted hubo quien lo acusó de beneficiarse de la
agrupación...

-Muchas veces hay
formas de actuar que son mucho más indignantes y deleznables que enriquecerse
económicamente como es el hecho de abandonar la búsqueda de la memoria y lo
digo por Juan Antonio García Casquero. De todos modos, la semana pasada tuve
una vistilla de la denuncia que le puse a Enric Sopena, de El Plural, por
publicar eso del enriquecimiento sobre mi esposa y sobre mí. El que tuve con
Interviú por el mismo motivo lo gané, lo recurrieron y, en breve, saldrá la
sentencia.

-Dice que la organización sólo sabe ir de jarana, ¿no le
parece correcta la forma de gestionar sus fondos?

-Me sorprende que en
plena situación de crisis hayan gastado miles de euros en comidas de Navidad o
hagan viajes con unos gastos altísimos como el que han hecho a Israel. Parece
más otra cosa que una asociación de víctimas.

-¿Cómo es la situación de la AVT?

-Aunque no soy socio
desde julio del año pasado, sé de buena tinta que en la institución existe una
crisis interna. La gestión anterior tuvo la aprobación más baja de los últimos
años. En la Junta
Directiva sólo quedan el presidente, la viuda de Múgica, el
guardia civil retirado Alfonso Sánchez, la víctima Manuela Lancharro, un
abogado y un profesor. Los trabajadores, abogados y psicólogos que había fueron
apartados.