Los estadounidenses marchan por la Vida y denuncian la política proabortista de Obama

Los estadounidenses marchan por la Vida y denuncian la política proabortista de Obama

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/27321">España Vida Sí: el 7 de marzo, nuevo clamor cívico por la vida</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/27215">Marcha por la vida en París</a>»

La marea en defensa del primer derecho humano y de la mujer se vivió no sólo en la calle, sino que unió a miles de ciudadanos y personalidades a través de Internet mientras, arrastrados por la opinión pública, los republicanos asumen la defensa de la vida.

REDACCIÓN HO.- Desde hace una semana, miles de personas por todo Estados Unidos se han unido en un auténtico clamor en defensa de la vida más indefensa y en apoyo de la mujer embarazada, mostrando su rechazo con la actual política abortista del gobierno de Estados Unidos presidido por Barack Obama, que tuvo como punto central la Marcha por la Vida que se realiza en Washington cada 22 de enero, a raíz del aniversario del caso Roe vs. Wade que abrió las puertas al aborto en el país -fallo que ahora el Tribunal Supremo estaría dispuesto a revisar y revocar y cuyas verdaderas intenciones ya reveló otra juez del alto tribunal-, siendo curiosamente ahora una de sus protagonistas, Norma McCorvey, que como Jane Roe "vivía, respiraba y pensaba por  y para el aborto", una de las mayores activistas internacionales en defensa de la vida.

Cada aniversario de la sentencia Roe vs Wade, con la que en 1973 el Tribunal Supremo de Estados Unidos estableció el aborto como asunto federal (considerando que las leyes estatales antiabortistas invadían el derecho a la intimidad) y abrió la vía a su legalización, se celebran en todo el país concentraciones y manifestaciones para pedir una marcha atrás en la cultura de la muerte.

En las más importantes ciudades importantes de Estados Unidos, los defensores de la vida se adhirieron a la convocatoria en la capital federal protestar por el fallo que despenalizó el aborto hace 37 años, y que ahora la administración del Presidente Obama pretende financiar con fondos federales.

  • En Dallas (Texas) fueron miles los que se juntaron en la catedral, con el lema "comenzó en Dallas, que termine en Dallas", ya que ahí se dio el caso Roe vs. Wade que desembocó en la aprobación del aborto por parte de la Corte Suprema en la década de los ‘70s.
  • En Pórtland (Oregón) se reunieron más de 3 mil personas el pasado domingo 17, donde fuertes campanazos se escucharon por toda la ciudad 50 veces, uno por cada millón de niños que han muerto desde la aprobación de la ley del aborto en Estados Unidos.
  • En Austin (Texas) la marcha se realizó el 23 de enero. El año pasado superaron la suma de tres mil asistentes y este año, con la ayuda de auspiciadores, esperaban reunir aún más personas.
  • Otras ciudades de los estados de Vermont, Maine y New Hampshire también han visto una serie de marchas en defensa de la vida

Muchos más a través de la red: unión virtual

Washington_Marcha por la Vida.jpgAsimismo, la organización Americans United for Life (AUL-Estadounidenses Unidos por la Vida) lanzó un sitio web para que, quienes no pudieran manifestarse en la calle, se pudieran unir virtualmente a la multitudinaria Marcha por la Vida. Además, diversos líderes de diferentes partes del mundo expresaron por esta vía su adhesión a la convocatoria, mostrando su total rechazo al aborto y a las políticas que lo fomentan por parte de la administración Obama.

Quienes se unieron virtualmente a la Marcha puedieron así crear su propio "avatar", que marchó por ellos en línea. Para lograr sentirse más identificados, los modelos de "avatares" eran muy diversos.

La manifestación en Washington

Las miles de personas reunidas el pasado viernes, 22 de enerom en la capital de Estados Unidos en la Marcha por la Vida, en este 37° aniversario del fallo Roe vs. Wade, expresaron su firme defensa de la vida y repudiaron la política proabortista de la administración Obama.

Uno de los oradores, el congresista republicano Chris Smith agradeció la presencia de los cientos de miles de asistentes y les indicó que son "una parte importante en defensa del más grande derecho humano por el que se pelea en la tierra: el derecho a la vida. Por gracia de Dios, lo defendemos, y defendemos a las víctimas del aborto: las mujeres y los niños".

Este evento, transmitido en directo por EWTN, el canal católico más grande del mundo, se realizó solo un día después de que se diera a conocer una nueva encuesta nacional realizada por los Caballeros de Colón y el Marist College que indica la irrefrenable tendencia provida de Estados Unidos, ya que un 58 por ciento de los jóvenes entre 18 y 29 años considera que el aborto es "moralmente errado".

Frente a las políticas proabortistas de Obama

Con ello,  este año la Marcha por la Vida ha tenido una dimensión especial, dada por ese rechazo a política proabortista de Obama y en concreto a la reforma sanitaria que impulsa y que incluye la cobertura del aborto, iniciativa que en principio tuvo que modificar en este sentido el presidente para conseguir la aprobación del Congreso. Aun así, los cambios que forzó el representante demócrata por Michigan, Bart Stupak (antiabortista), no tienen garantizada su vigencia, y él mismo declaraba este viernes no confiar en que sus enmiendas formen parte de la propuesta final.

En cualquier caso, en los últimos meses se han publicado distintas encuestas que señalan que la opinión pública norteamericana ha invertido su sentido y apoya ahora mayoritariamente la causa de la vida. Y, de hecho, ante la hipótesis de un fin de ciclo, 300.000 personas secundaron la convocatoria y varios políticos decidieron sumarse a ella ante lo que es ya un caladero de votos imprescindible en cualquier elección.

Muchos jóvenes

Y, sobre todo, entre la juventudmás de la mitad de los asistentes tenían menos de 25 años, según declaró el presidente de Human Life International, el padre Thomas Euteneuer.

También contó la marcha con un fuerte respaldo de la Iglesia Católica: la manifestación en la capital había ido precedida por una vigilia y una misa en la catedral de Washington, D.C., en la que estuvieron presentes 5 cardenales, 40 obispos, 350 sacerdotes y 550 seminaristas, junto a miles de fieles que abarrotaban el templo y los alrededores.

El Partido Republicano asume la causa de la Vida tras el ejemplo cívico

Nada menos que tres posibles presidentes de Estados Unidos se sumaron a la Marcha virtual por la Vida que este año acompañó a la que, en la calle y desde hace 37 años, intenta dar la vuelta a la situación creada por la sentencia Roe vs Wade.

Entre quienes quisieron tener su avatar en la calle figuraron dos contendientes en la carrera presidencial republicana de 2008, Mitt Romney y Mike Huckabee (el hombre que hace tándem con el actor y columnista Chuck Norris, quien recientemente hizo un firme alegato antiabortista, y la compañera de ticket de John McCain, la ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin.

Tampoco faltaron el gobernador de Texas, Rick Perry, y el gobernador de Minnesota, Tim Pawlenty: ambos han sonado en alguna ocasión como firmes aspirantes a la Casa Blanca, en particular el segundo.

Quedó claro pues, aunque fuese en forma de avatares, que el Partido Republicano tiene asumida la causa de la vida como propia si quiere mantener el apoyo de sus bases y ganar elecciones. Durante el tiempo en el que George W. Bush permaneció en la presidencia apoyó siempre con un mensaje esta concentración ante el Capitol Hill.
Sarah Palin, quien capitaliza en los últimos meses el sentir de las bases conservadoras del Partido Republicano, dirigió un mensaje a los asistentes a través de Twitter: "Afirmar el valor y la dignidad de toda vida humana inocente y defender a los indefensos son valores americanos fundamentales, así que concentraos en paz y esperanza".

Ya en la calle, entre las diversas personas que se dirigieron a los manifestantes había varios dirigentes políticos, como el representante republicano por Iowa, Steve King, quien agradeció al pueblo de Massachusetts haber roto la mayoría demócrata en el Senado al elegir a Scott Brown en una circunscripción que desde hace más de medio siglo estaba en manos demócratas, y en particular de los Kennedy, el ex presidente John y el recientemente fallecido Ted. Al no contar con 60 senadores, Obama no podrá imponer la reforma sanitaria como tenía previsto.

Así sucedió, en una carrera contra el aborto que se presume larga pero en la que sus partidarios, al menos en Estados Unidos, se hallan en franco retroceso, confiando ya solamente en el baluarte de la cultura de la muerte que constituye desde hace un año la presidencia del país.

Recursos informativos