La venta de PDD sube un 300% tras su negligente liberalización por Jiménez

La venta de PDD sube un 300% tras su negligente liberalización por Jiménez

<a href="http://www.hazteoir.org/node/27225">«PDD: los expertos de Sanidad desmienten a Jiménez y afirman el riesgo de trombo venoso»</a>

Sanidad, que ha reconocido los graves riesgos del fármaco, sirve a la industria de la muerte mientras los médicos se enfrentan al mismo grave problema que muchos padres: no saben quiénes las consumen ni cuántas veces.

REDACCIÓN HO / LA RAZÓN /Fórum Libertas.- Como sucede con la reforma de la ley del aborto, otra decisión del Ejecutivo de Zapatero que tiene que ver con las relaciones sexuales no beneficia precisamente al ciudadano sino a la industria implicada en esa medida. Se trata de la venta sin receta médica de la píldora postcoital.

En el primer caso las principales beneficiarias han sido las clínicas abortistas, a las que la sanidad pública pagará los abortos que no pueda asumir; en este segundo a la industria farmacéutica, que ha comprobado cómo la venta de la llamada píldora ‘del día después' crece un 300%, a pesar de que la Agencia Española del Medicamento ha desmentido a la propia ministra afirmando el riesgo de trombo venoso con su uso.

En ese sentido, la presidenta de la Asociación Española de Farmacéuticos Católicos (AEFC), Esther Fonseca, afirma que Sanidad ha "ocultado" y "tergiversado" información sobre los efectos de la píldora postcoital.

El cambio de estatus aprobado por el Gobierno con el objetivo de que el fármaco pasara a dispensarse libremente en las farmacias, sin necesidad de receta médica, ha provocado un auténtico boom de ventas en España, hasta el punto de que puede hablarse ya de que el mes de septiembre de 2009 marcará un antes y un después en la historia comercial del medicamento.

Los datos sobre su comercialización en poder de Cofares -la principal distribuidora farmacéutica española, con alrededor de un 23 por ciento de cuota de mercado-, a los que ha tenido acceso LA RAZÓN, son elocuentes al respecto. Como se recordará, el fármaco comenzó a dispensarse sin necesidad del visto bueno de los médicos el 28 de septiembre de 2009. Desde octubre hasta el 31 de diciembre del pasado año, Cofares distribuyó a las farmacias españolas un total de 45.315 envases de Postinor y Norlevo, las marcas comerciales de la píldora, fabricadas por los laboratorios farmacéuticos Bayer y Chiesi España, respectivamente. 9.121 se corresponden con el comprimido Postinor, y 36.194 son de Norlevo.

En el mismo período analizado -entre octubre y diciembre- pero de 2008, cuanto la píldora del día después sólo se daba en España bajo prescripción de los facultativos, apenas se vendieron en nuestro país 16.997 envases. De ellos, 3.075 fueron de Postinor, y 13.922 de Norlevo.

La conclusión, pues, es clara: en apenas un año, y a pesar de que el Gobierno aseguró que no iba a aumentar la demanda con la modificación, las ventas del fármaco se han multiplicado casi por tres -un 266 por ciento- al pasar de 16.997 unidades vendidas a 45.317 en el último trimestre de 2009. La gran diferencia entre ambas cifras con respecto a la regulación de la píldora es el cambio de estatus decidido por el Ejecutivo, con la aquiescencia del Ministerio de Sanidad y Política Social.

Como Cofares representa una cuarta parte del mercado farmacéutico español, cabe llegar también a la conclusión de que en sólo tres meses podrían haberse vendido más de 150.000 pastillas en nuestro país, si se multiplican las 45.317 cajas comercializadas por la distribuidora por cuatro, para extrapolar la cantidad.

Un cambio de tendencia

El análisis de los datos de ventas correspondientes ya a todo 2009 también son muy reveladores acerca del crecimiento que ha experimentado la demanda de la pastilla desde que su posibilidad de compra por parte de las mujeres se abriera en España. En las comunidades en las que Cofares tiene actividad distribuidora, las farmacias recibieron 11.012 envases de Postinor durante los nueve primeros meses del año. En los tres restantes, cuando ya se vendía sin receta médica, obtuvieron 9.121 cajas, sólo 1.891 menos.

Con respecto al otro fármaco, Norlevo, la situación tampoco es muy distinta. Entre enero y septiembre, en el territorio gestionado por Cofares se comercializaron 48.149 envases, frente a los 36.194 que se vendieron entre octubre y diciembre.

Si el análisis atiende a los meses, la subida de ventas experimentada por Norlevo es, simplemente, espectacular. Si en marzo se vendían 4.592 cajas y en junio 5.541, en octubre, tras el revuelo mediático suscitado por el polémico cambio de estatus, la cifra se disparó hasta los 11.618 envases, y ascendió hasta los 12.792 en el mes de diciembre. Sus ventas van, pues, «in crescendo». También ha sido alta la subida registrada por el otro fármaco, Postinor. En el mes de junio, Cofares distribuía 1.103 unidades. En octubre alcanzaba las 3.938.

Una subida espectacular

En total, Cofares comercializó durante el pasado año 104.476 envases de la píldora del día después. 20.133 fueron de Postinor y 84.343 de Norlevo. En todo 2008, vendió 71.523 fármacos. El incremento fue, simplemente, espectacular: de 32.953 cajas.

Los datos de ventas por territorios también muestran disparidades, aunque hay que tener en cuenta a la hora de valorarlos que la presencia de Cofares en todo el territorio español no es homogénea, siendo mucho más significativa en unas comunidades que en otras. Por ejemplo, y teniendo siempre en cuenta esta precisión, hay que decir que Madrid concentraría un 47,6 por ciento de las ventas de Postinor, y un 36,98 por ciento de las de Norlevo. En Cataluña, el porcentaje de Postinor alcanzaría el 5,83 por ciento, mientras que el de Norlevo llegaría al 5,88 por ciento.

En Valencia, el porcentaje de Postinor sería del 10,51 por ciento con respecto al total de ventas en España, y el de Norlevo llegaría al 9,42 por ciento. En Andalucía, Postinor obtiene un 3,41 por ciento de la cuota de Cofares, mientras que Norlevo copa el 3,26.