Salvar vidas en Haití y ¿eliminarlas en USA?

Salvar vidas en Haití y ¿eliminarlas en USA?

No es la primera voz en Hollywood que se alza contra la política abortista de Obama, pero ahora que Hillary Clinton recrudece su batalla internacional por hacer de tan terrible negocio un derecho, comprometíendo financiación a costa de fondos destinados a la lucha contra el SIDA o la malaria, el actor y comentarista Chuck Norris da la patada donde duele: la sinrazón.

REDACCIÓN HO.-  En su faceta como columnista de los lunes en el WorldNetDiary, convertida en un referente de la prensa estadounidense, Chuck Norris ha vuelto a levantar ampollas, esta vez por denunciar los contrasentidos de Barack Obama, inmerecido Premio Nobel de la Paz reconocido hasta por él mismo, que hace bandera de su labor humanitaria en Haití mientras por otra parte apoya la cultura de la muerte hasta haberse convertido en el mejor embajador del lobby abortista internacional.

Norris, infatigable luchador por los derechos humanos entre las estrellas de Hollywood que nos muestran mucho más que glamour -Eduardo Verástegui, Jim Caviezel y una larga lista-, publica este lunes el artículo Save lives in Haiti - end lives in America? (¿[Obama] Salva vidas en Haití y las elimina en USA?). El primer párrafo es todo un ejemplo de la doble patada de Chuck, como señala Juanjo Romero en su blog De Lapsis, en Infocatolica.com:

Mientras el Secretario de Comunicación, Robert Gibbs, anunciaba el viernes todo lo que la actual Administración hace por salvar vidas en Haití, Gibbs informaba que Obama se reunía en ese instante con representantes y senadores del Partido Demócrata para resolver la manera de utilizar los fondos federales a través del Obamacare [reforma sanitaria] con la finalidad de acabar con más vidas de norteamericanos en el seno materno.

Que adereza con un buen repaso al currículum 'pro-vida' del presidente:

  • Como Senador de Ilinois encabezó la oposición al proyecto que impedía la matanza de los bebés que sobrevivían al aborto y nacían vivos (Born-Alive Infants Protection Act)
  • Oposición a la prohibición del aborto por nacimiento parcial y críticas al Tribunal Supremo por prohibirlo (el aborto por nacimiento parcial es una técnica asesina que se aplica a los fetos de muchos meses; se provoca un parto prematuro y se les decapita, así no quedan restos en la madre, ¡angelito el Obama este!)
  • No apoyó la Enmienda Hyde, que prohíbe la financiación por los contribuyentes del aborto a través de Medicaid.
  • También votó a favor de bloquear un proyecto de ley que habría establecido el requisito de que un médico de notificase al menos a uno de los padres antes de realizar un aborto a una menor (¿os suena a algo?).

Y, por supuesto recuerda, la cruel declaración de que no castigaría a sus hijas con un bebé. Todo esto antes de ser presidente. Lo que ha ocurrido este año ya lo conocéis: FOCA y financiación del aborto en el mundo. Y ahora, el intento de intentar colar el aborto en la reforma sanitaria, el Obamacare.

El artículo, que está escrito antes de la debacle demócrata en el estado de Massachussets, termina con nueve consejos prácticos y con una llamada a la acción, a luchar por la vida de los que viven en el vientre materno, con el mismo ímpetu con el que luchamos por la vida de los haitianos.

Clinton impulsa la campaña mundial para hacer del aborto un derecho

La denuncia de Norris es muy oportuna: del 10-16 enero pasados, la Secretaria de Estado Hillary Clinton se empeño en anunciar que los Estados Unidos se involucrarán en un impulso de fondos masivos durante los siguientes cinco años para promover "cuidado en la salud reproductiva y planeación de la familia" como un "derecho básico" alrededor del mundo.  Clinton previamente ha declarado para el registro que esto incluye el aborto. El plan incluye potencialmente una desviación de fondos que actualmente se dirige a luchar contra el VIH/SIDA, tuberculosis y malaria.

Según informa camineo.info, Al conmemorar el décimo quinto aniversario de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (ICPD por sus siglas en inglés) en el Cairo, Clinton dijo que solamente faltan cinco años para lograr la meta de ICPD de que  "todos los gobiernos tengan acceso a salud reproductiva y a servicios de planeación de la familia, un derecho básico".

El pasado abril, en un testimonio en el Comité de Asuntos /Relaciones Extranjeras(os) de los EE.UU., cuando se le preguntó si la definición de los Estados Unidos de "salud reproductiva" incluía el aborto,   Clinton replicó: "Sucede que pensamos que la planeación de la familia es una parte importante de la salud de la mujer y la salud reproductiva incluye el acceso al aborto que yo pienso que debe ser seguro, legal y excepcional". 

En sus observaciones hechas la semana pasada, Clinton específicamente enfatizó la importancia del componente del aborto de la política exterior de Obama diciendo: "Una de las primeras acciones del Presidente Obama en su cargo fue la de volcar la política de la Ciudad de México, la cual enormemente limitaba nuestra habilidad para financiar programas de planeación familiar."  La política de la Ciudad de México de 1984 requirió que todas las organizaciones no gubernamentales que recibían financiamiento federal se abstuvieran de realizar servicios o promovieran el aborto, como un método de planeación familiar, en otros países. De hecho, no obstante las afirmaciones de Clinton, la ICPD publicó el documento asimismo legislaba el aborto como un método de planeación familiar. 

A pesar de la rescisión económica, Clinton anunció que "El Congreso de los EUA: recientemente destinó más de $648 millones en ayuda a países para programas de  planeación familiar y salud reproductiva en todo el mundo. ...la cantidad más grande en más de una década". La "pieza central" de la política exterior de Obama, según dijo ella, sería la Iniciativa de Salud Global.  Ella dijo que la iniciativa  "nos compromete gastar  $63 billones durante seis años.  "Esto unirá los puntos de la orden del día de derechos reproductivos a asuntos de salud global de alto perfil. Lanzada por el Foro Económico Mundial en el 2002, se supone que la iniciativa se enfocaría al SIDA/VIH, tuberculosis, y malaria.

El plan de unir los derechos a abortar a la Iniciativa de Salud Global a través del asunto de salud de la madre y del infante, se anunció en el 2007  que las Naciones Unidas (UN) patrocinaría  la conferencia "Entrega de la Mujer" a través de grupos de derechos a abortar tales como International Planned Parenthood y el Centro de Derechos Reproductivos así como el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA por sus siglas en inglés) En ese tiempo, a estos grupos también se les llamó para unir los derechos a abortar a las Metas de Desarrollo del Milenio (MDG por sus siglas en inglés) insertando un objetivo para "acceso universal a la salud reproductiva"  según MDG 5 en salud maternal.  Los críticos vieron esto como un engaño artificios para adentrarse a los fondos previamente dirigidos a luchar contra el SIDA y otras enfermedades.

La semana pasada Clinton prometió al comité de los Estados Unidos sobre salud reproductiva que el objetivo sería: "Hemos prometido Nuevo financiamiento, nuevos programas y un renovado el compromiso de lograr Meta Cinco para el Desarrollo del Milenio, principalmente  reducir ¾ partes  [tres cuartas partes] de la mortalidad materna global y un acceso universal al cuidado de la salud reproductiva." Ese objetivo nunca lo aceptó la Asamblea General en un debate abierto y se rechazó fuertemente la última vez que se levantó la voz en el 2005.

Recursos informativos